¿Cuánto vale un bigote marchito?, por José Luis Zambrano - LeaNoticias.com

¿Cuánto vale un bigote marchito?, por José Luis Zambrano

Siempre se han desgañitado los más críticos de nuestro país en señalar que Venezuela parece un garito. Las apuestas desde hace décadas han sido como un plato consumido sin reproches por el ciudadano común, a sabiendas que las probabilidades de obtener las ganancias son extremadamente bajas. Peñas hípicas se atiborran de furibundos apostadores, mientras la ama de casa más silvestre se aviene a comprar su terminal de lotería para ver si logra el triunfo cantado, aunque el monto jamás le resolverá su apremiante vida.

Jose-Luis-Zambrano-Padauy

Ahora en esa ruleta de ocurrencias para avivar una campaña electoral agria para su bando, el presidente Maduro dejó de lado el fervor del espejo por hacerlo ver con la misma catadura, y ha lanzado semejante apuesta decembrina como para llamar la atención a los más serios, pues tal escaramuza tiene más de risible que de creíble: Apostó su bigote de no llegar a un millón de viviendas este año.

Podemos efectuar un ejercicio malicioso de matemáticas furtivas, desenfundar la calculadora de las apariencias y tabular con un esfuerzo creativo su algoritmo probable para llegar a tan descomunal cifra.

Si entrega 100 viviendas en una localidad, efectúa su montaje para elevarlas a mil -cuyos ceros devienen de los estrategas políticos y no de resolverle el hogar a tantos venezolanos sin techo- , multiplicadas por el cortinaje televisivo a cinco mil, no llegaremos a abultar una realidad que se despeña en el decadente y falto de gracia cuadro gubernamental de este gobierno.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Resulta imposible generar tantas edificaciones en menos de dos meses, pues no hace falta ser suspicaz para entender que no existen tantas viviendas en construcción en este país, levantadas por un gobierno que prefiere la inventiva, que la excusa juiciosa de los incumplidos.

Podemos reflexionar entonces sobre la mercadotecnia de un bigote. El relamido y acicalado vello facial de un presidente tan controversial y con tan poca aceptación en las encuestas, podría no tener tanto valor si nos regimos por los análisis bursátiles del mundo.

No sabemos si tan desaforada apuesta la realizó para probar si alguien escucha su discurso diario o, en todo caso, se siente cansado de su acostumbrado mostacho. Si quería cambiar de look, no debió apelar a tal alharaca que sólo ha provocado que algunos ansíen de cierta forma, verlo con toda la cara rasurada en año nuevo.

Tantas premisas pueden escaparse hacia el sugestivo esquema de las probabilidades. Quizá se cree el programa de televisión: “Cuánto vale un bigote”. Tal vez si llegase a una cifra habitacional no tan baja, se decida a perfilarse un look menguado a lo Chaplin, aunque no le convendría contornearse con esa inapropiada fachada, pues podrían confundirlo con Hitler y bastante se ha dicho de su gestión como para echarle más bigote al fuego.

Lo inequívoco es que el bigote presidencial está ahora en riesgo. Lo más seguro es que no pueda mojarse el mostacho con el brindis de fin de año y mucho menos libar las mieles del triunfo. Entonces prevalecerá el hecho que su disminuido grupo de partidarios podrá verlo rejuvenecido y el mandatario no tendrá que dignarse a la tarea de pintárselo constantemente. Pero a fin de cuentas, nadie ha visto nunca a Pinocho con bigote.

MgS. José Luis Zambrano Padauy

[email protected]

@Joseluis5571

Contenido Relacionado