Dieta saludable para un embarazo perfecto - LeaNoticias.com

Dieta saludable para un embarazo perfecto

Cuando se trata de quedar embarazada, el viejo dicho “eres lo que comes” parece ser cierto. Lo que comes afecta a todo, desde tu sangre y tus células hasta tus hormonas. Mira estas recomendaciones si estás lista para dar el gran paso y quiere garantizar que tu cuerpo también lo esté.

embarazo2

Controla la cafeína

Los resultados de los estudios del efecto de la cafeína en la fertilidad son variados. Los especialistas en general coinciden en que el consumo bajo o moderado de cafeína (dos tazas de café de 250 ml), no es un obstáculo para encargar un bebé.

Sin embargo, quizás te convenga suprimir la cafeína por completo si están teniendo dificultad para concebir o en caso de que te estés sometiendo a fertilización in vitro.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Bebe alcohol con moderación

Beber un vaso de vino o una botella de cerveza de vez en cuando, probablemente no afectará tus posibilidades de concebir, pero si bebes con frecuencia, asegúrate de no estar embarazada porque el alcohol puede ocasionar daños al feto en desarrollo. Esto quiere decir que el momento de ser abstemia es entre la ovulación y la menstruación.

Replantéate el consumo de carbohidratos refinados

Los carbohidratos no entran dentro de lo prohibido, pero ello no quiere decir que puedas ingerirlos con desenfreno. Muchos carbohidratos refinados, como el pan blanco, las pastas o el arroz blanco, no reducirán de forma directa la probabilidad de que quedes embarazada pero castigarán tu cuerpo.

En el proceso de refinamiento se pierden 17 nutrientes clave de los granos. Entre los nutrientes perdidos hay algunos que estimulan la fertilidad, tales como por ejemplo los antioxidantes, las vitaminas B y el hierro. Una mujer que tenga planes de concebir debería incluir en su dieta la mayor cantidad posible de alimentos ricos en sustancias nutritivas, y los granos integrales son una buena manera de comenzar.

Come alimentos verdes, rojos y amarillos

Considera las frutas y verduras como un complejo multivitamínico 100% natural. Las frutas y las verduras no sólo son ricas en vitaminas y minerales, sino que también tienen micronutrientes que degradan los radicales libres, como por ejemplo los fitoquímicos y antioxidantes.

Los radicales libres son moléculas nocivas que ingresan en el organismo a través de diferentes sustancias como la luz del sol o los gases de los tubos de escape de los autos y pueden producir daños a los óvulos, los espermatozoides y los órganos reproductivos.

Sé cuidadosa con el pescado

Si las denuncias sobre los altos niveles de contaminación por mercurio te han alejado del pescado, es hora de reconsiderar tu decisión. Para una fertilidad óptima tu organismo necesita ácidos grasos omega-3, y el pescado es la mejor fuente. Aun así, las noticias acerca de la contaminación por mercurio en el pescado pueden asustar a las futuras mamá el mercurio es sólo tóxico para un feto en gestación aunque debes considerar que puede permanecer en el torrente sanguíneo.

Consume mucho hierro

Asegúrate de tener un buen aporte de hierro ahora porque una vez estés embarazada tu organismo tendrá dificultad en mantener sus provisiones de hierro a medida que tu bebé extraiga minerales de tu cuerpo. Para colmo, si dispones de muy poco hierro al comienzo del embarazo tendrás riesgo de padecer anemia posparto, una afección que se observa en el 27 por ciento de las nuevas mamás y que se caracteriza por presentar un nivel de glóbulos rojos por debajo del normal, lo cual te deja sin energías.

No dejes de comer proteínas

Sin embargo, las dietas populares y la fertilidad no van de la mano. Evita las dietas que excluyan a un grupo entero de alimentos o hagan demasiado énfasis en un solo tipo de alimento. Como alternativa, intenta comer al menos 85 gramos de proteínas por día, que incluyan pescado, carnes magras, frutos secos y legumbres.

Vitaminas y más vitaminas

Incorporar todos los nutrientes que necesitas para la fertilidad únicamente a través de los alimentos es una tarea difícil. Para estar segura toma una vitamina prenatal o un complejo multivitamínico regular.

Debes cerciorarte de que no supere la dosis diaria recomendada de 770 mcg (2.565 UI) de vitamina A, a menos que proceda toda de beta-caroteno. Tomar en exceso una cierta clase de vitamina A puede producir anomalías congénitas. La clase que aparece en forma natural en los alimentos es segura, de modo que no tienes que preocuparte si te pasas cuando ingieres alimentos ricos en vitamina A.

[Fuente: erikatipoweb.com]

Contenido Relacionado