Dietas full proteínas son riesgosas - LeaNoticias.com

Dietas full proteínas son riesgosas

La mayor preocupación de los profesionales de la salud cuando vemos que se siguen recomendando planes nutricionales altos en proteínas, es que con frecuencia dejan a un lado otros alimentos tan importante como es el caso de ¡carbohidratos, fibras, y vegetales con vitaminas y minerales!

proteinas

Pero, ¿Representan realmente un peligro estas dietas hiperproteicas? ¿Quién las defiende y por qué?

Estas preguntas son tan frecuentes como… ¿Por qué hay tantas dietas milagro? ¡Porque no funciona ninguna! ¡Sería la respuesta! El uso de las dietas hiperproteicas tiene por finalidad que el aporte de este nutriente reemplace la ingesta de otros grupos de alimentos.

Todos creemos que las proteínas al ser ingeridas, son capaces de generar saciedad, y por lo tanto al consumirlas pensamos que comeremos menos de otros alimentos.

PERO esto no es cierto. Muchos estudios han realizado seguimiento de grupos de personas quienes prefieren ingerir mayor cantidad de proteínas pensando que con esto disminuirán el ¡aporte calórico que pueden ofrecer los carbohidratos o grasa, pero los resultados suelen ser inconclusos!

La verdad es que solo tú decides que comes y cuanto comes, no existen un mecanismo fisiológico que demuestre que comiendo proteínas, desaparecerá el apetito o no sentirás ganas de probar otro alimento.

Muchas investigaciones al comparar el tipo de alimentación hiperproteica con otros regímenes nutricionales equilibrados y diseñados para bajar de peso, obtuvieron la misma respuesta, con la diferencia de que en uno puedes disfrutar de alimentos variados y saludables, mientras en otro te restringes de comer algunos, para solo ingerir proteínas.

No hay opinión científica que sustente la alegación de que la proteína incrementa el poder saciante y que esto implique un menor ingesta de alimentos. ¡La alimentación balanceada sigue siendo nuestro norte!

El remedio puede ser peor que la enfermedad:

Recientes estudios se han encaminado en demostrar que una alimentación variada, equilibrada y balanceada es el camino adecuado para lograr una pérdida de peso, sin recuperarlo en un futuro. Es esta búsqueda se han hallado resultados sorprendentes!

¿Qué dirías si te cuento que una dieta rica en proteínas puede aumentar tu peso en lugar de disminuirlo?

¡Probablemente creerás que estoy en lo incorrecto! Sin embargo la evidencia científica demuestra lo contrario.

En el año 2009 según el British Journal of Nutrition la ingesta de proteína se asocia de forma significativa con un mayor índice de masa corporal, en un estudio de 168 varones y 182 mujeres seguidas durante 23 años.

No obstante, un estudio publicado en el Journal of Obesity, 2011, con una muestra muy grande de 89.000 participantes durante 6,5 años concluyo que el consumo de proteína procedente de alimentos de origen animal, especialmente carne y aves, parece asociarse positivamente con la ganancia de peso a largo plazo.

Y en el estudio más reciente (2013 Vergnaud AC), con una muestra de 373.000 seguida durante 5 años, se afirma que los participantes que consumen una cantidad de proteína por encima de las recomendaciones de la American Diabetes Association podrían estar expuestos a un mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

Sustituir una alimentación balanceada por proteínas principalmente de origen animal NO genera beneficio para la pérdida de peso, y contrario a esto, favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares, debido al gran aporte de grasas saturadas en este tipo de alimentos.

Evidencia científica irrefutable:

British Medical Journal, 2012: seguimiento a 43.000 mujeres durante 17 años con utilización de dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas sin considerar su naturaleza o fuente (independientemente de si su origen es animal o vegetal) = aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Revista Stroke, 2012: un metanálisis arroja que el consumo de carne roja y sus derivados procesados se asocia al aumento del riesgo de accidentes cardiovasculares.

European Journal of Clinical Nutritrion, 2013: consumo de carne roja y de carne procesada aumenta el riesgo de accidente cardiovascular, concretamente, el accidente cerebrovascular isquémico.

International Journal of Cancer , 2013: el consumo de proteína total, ya sea animal o vegetal, podría estar directamente relacionado con el cáncer urotelial.
Por lo tanto, nadie debería asociar el consumo de más proteínas (más allá de las recomendaciones establecidas) a beneficio extra alguno! Incluso el consumo extra de proteínas puede conllevar al acumulo de grasa, lo cual no resulta para nada beneficioso cuando decides bajar de peso.

En base a esas evidencias se han establecido las siguientes recomendaciones internacionales:

Para mantener o aumentar la masa magra, durante un plan de alimentación hipocalórico para bajar de peso, lo recomendables es mantener el contenido de proteínas de la alimentación alrededor de 1,05 g por kilogramo de peso corporal. No más ni menos!

Tengamos siempre en cuenta que lo peor de las dietas hiperproteicas, disociadas, milagrosas o mágicas es que transmiten conceptos erróneos sobre la obesidad y su tratamiento! Las falsas creencias en el tema de la nutrición se va haciendo cada vez más grande, atribuyendo, en este caso a las proteínas, un papel que no tienen y dejando de nombrar el que sí tienen.

Una alimentación saludable es la clave para una vida plena, si restricción ni tortura.

[Fuente: soysaludable.com]

Contenido Relacionado