EE.UU. tiene una "certeza razonable" de la muerte del "Yihadi John" - LeaNoticias.com

EE.UU. tiene una “certeza razonable” de la muerte del “Yihadi John”

El Gobierno de Estados Unidos dijo hoy que tiene “una certeza razonable” de la muerte del miembro del grupo Estado Islámico (EI) Mohamed Emwazi, conocido como “Yihadista John”, quien fue el objetivo de un ataque aéreo estadounidenses en Siria. Con información de EFE y AFP, tomado de Yahoo Noticias.

yihadi-john

“Es aún un poco pronto. Tenemos una certeza razonable de haber matado al objetivo que intentábamos matar, que era el Yihadista John. Tomará algún tiempo, como siempre, declarar formalmente que tuvimos éxito en la operación”, dijo hoy el portavoz del Pentágono en Irak, Steven Warren, en una rueda de prensa transmitida desde territorio iraquí.

Warren insistió en que aún hay que hacer ciertas “verificaciones” para corroborar su muerte, pero aseguró que los sistemas de operaciones indicaron que habían alcanzado el blanco con éxito y el personal encargado de ejecutarla la confirmó.

El portavoz indicó que el ataque fue realizado con un avión no tripulado que disparó un misil Hellfire en la ciudad siria de Raqqa, similar a los que suelen ejecutar las fuerzas aéreas desde que comenzaron a atacar al EI hace más de un año.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

“Hemos matado a algún alto cargo del EI cada dos días de media. Así que para nosotros esto fue muy rutinario. Ahora, esto es importante porque el ‘Yihadista John’ era una de las estrellas, si quieren llamarlo así, del EI, una de las caras de la organización en muchos sentidos”, agregó Warren.

Emwazi, de nacionalidad británica, aparecía en los vídeos del EI que mostraban la decapitación de los periodistas estadounidenses Steven Sotloff y James Foley, el cooperante estadounidense Abdul-Rahman Kassig, los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, y el periodista japonés Kenji Goto.

‘Jihadi John’, blanco de una operación estadounidense en Siria, parecía un muchacho londinense normal y corriente hasta el día en el que se transformó en el verdugo del Estado Islámico (EI) que decapitaba a los rehenes occidentales.

Mohamed Emwazi nació en Kuwait el 17 de agosto de 1988 -tiene, pues, 27 años, según un documento logrado por Sky News- y creció en el oeste de Londres, en North Kensington, un barrio cercano a Notting Hill que no tiene nada que ver con los guetos a los que se suele atribuir la radicalización de muchos jóvenes musulmanes.

 

“Dicen que era un joven inteligente. ¿Cómo pudo volverse diabólico?”, se preguntaba James, un exvecino suyo, que no quiso dar su apellido.

Licenciado en informática por la Universidad de Westminster y aficionado al club de fútbol del Manchester United, quienes conocieron al veinteañero londinense Emwaz hablan de un muchacho amable y simpático.

En cambio, quienes tuvieron la desgracia de cruzarse con él en Siria lo describen como “frío, sádico, y sin piedad”, en palabras de un rehén de Estado Islámico.

Emwazi viene de un hogar de clase media, tiene dos hermanas y un hermano, su padre tiene una empresa de taxis y su madre es una ama de casa.

Se fue a Siria en 2012, donde se ganó el apodo de ‘Jihadi John’ (‘John el Yihadista’), en alusión a John Lennon y a un grupo de yihadistas británicos a los que se conocía como The Beatles.

Con su distintivo acento inglés, cuchillo en mano y con una túnica negra que sólo permitía verle los ojos, lanzaba sus proclamas antes de cortar la cabeza de los rehenes en los vídeos del grupo Estado Islámico.

Se cree que es el responsable de los asesinatos de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, y los cooperantes británicos David Haines y Allan Henning y estadounidense Abdul Rahman Kassig. También apareció en vídeos con los rehenes japoneses Haruna Yukawa y Kenji Goto antes de que fueran asesinados.

– “Quiero ser futbolista” –

En una ficha de información escolar recuperada por el diario The Sun, afirmaba: “lo que quiero ser de mayor es futbolista”.

Un profesor suyo en la escuela secundaria Quintin Kynaston lo describió, en declaraciones a la televisión Channel 4, como un muchacho “diligente, trabajador, responsable y tranquilo”. “Era alguien que siempre buscaba la manera correcta de abordar las cosas. Nunca dio ningún indicio de violencia”, agregó.

En 2006, el año en que cumplió 18 años, entró en la Universidad londinense de Westminster, donde se le recuerda como un joven “educado” que vestía a la occidental pero que empezaba a mostrar los primeros signos de religiosidad y a ir con más frecuencia a la mezquita.

– Tanzania, aparente punto de inflexión –

Asim Qureshi, responsable de CAGE, una organización que defiende a los musulmanes de lo que considera acoso de las autoridades británicas, empezó a tratar a Emwazi después de un viaje que hizo a Tanzania con dos amigos de infancia, en 2009.

Su viaje, para un safari, según ellos, duró un día. Tal como llegaron les esperaba la policía y fueron devueltos a Europa al día siguiente, a Ámsterdam.

Ahí, según Emwazi explicó a CAGE, fue recibido por un agente de los servicios de inteligencia británicos que le acusó de haber viajado a Tanzania para desde ahí ir a Somalia a sumarse a la organización islamista Al Shabab.

Luego, las autoridades británicas siguieron vigilándolo y “hostigándolo”, en términos de CAGE, que culpó a los servicios de seguridad de su radicalización.

Qureshi afirmó que el Emwazi que él conoció era “un joven bello”, “amable”, que dista mucho de John el Yihadista.

“Cuesta mucho imaginar la trayectoria” entre uno y otro, “pero nos resulta familiar”, añadió.

Contenido Relacionado