Ejercicios ideales para tener un vientre plano

Tener un vientre plano es el sueño de todos en la actualidad, y es que lamentablemente todos los excesos en la comida inevitablemente se acumulan en esta parte del cuerpo.

vientre-plano

¿A quién no le gustaría bajar la pancita, quitarse esos feos cauchitos y tener marcado el abdomen?; indiscutiblemente a todos. Para lograr esto existen infinidad de ejercicios y rutinas, que combinados con una alimentación sana pueden logra milagros.

Veamos cuáles son los ejercicios ideales para tener un vientre plano:

Unos de los ejercicios recomendados son los llamados abdominales hipopresivos, los cuales se hacen en apnea, es decir conteniendo la respiración de diez a veinte segundos. Entre los beneficios de este tipo de ejercicios se encuentran: Prevención de todo tipo de hernias, mejoría del tono muscular y prevención de lesiones lumbo-pélvicas.

Se debe tener especial cuidado, pues este tipo de abdominales no son recomendables para todo tipo de personas, pues especialmente los hipertensos y/o con problemas del corazón, deben consultar primero a su médico.

Las caminatas diarias de mínimo treinta minutos; y actividades como bailar, nadar, montar bicicleta y trotar, entre otras, ayudan a bajar la grasa abdominal, por lo que se recomienda combinar estos ejercicios con una rutina.

Pilates

Los ejercicios de pilates son ideales para bajar la grasa del abdomen, y una rutina corta es muy efectiva tanto para hombres como mujeres. El secreto está en que se utiliza el peso de nuestro cuerpo para fortalecer los músculos de esa área. Este tipo de ejercicios también ayudan a mejora la postura para lograr más flexibilidad corporal.

Recomiendan los entrenadores que al hacer esta rutina es importante enfocarse en la calidad y esfuerzo en cada postura y no en el número de repeticiones.

– Comenzamos con acostarnos con las piernas flexionadas, inhalando y exhalando mientras levantamos la cabeza y los hombros, con el mentón separado del pecho. Contenemos la respiración por cinco segundos y regresamos a la posición inicial. Para evitar lesiones en el cuello, debemos hacer fuerza en el pecho cuando levantamos la cabeza. Repetimos el ejercicio cinco veces.

– Acostados con las piernas flexionadas, levantamos la cabeza y los hombros y extendemos los brazos a los costados. Después extendemos las piernas en un ángulo de 45 grados del suelo y juntamos los talones. Contamos hasta cinco mientras inhalamos y luego otros cinco para exhalar. Hacemos cinco repeticiones.

– Recostados con los brazos extendidos hacia arriba, inhalamos y exhalamos mientras inclinamos el torso hacia adelante, con la barbilla pegada al pecho. Intentamos llegar las manos hasta las puntas de los pies; los brazos deben quedar hasta la altura de las orejas y exhalamos mientras regresamos lentamente a la posición inicial. Repetimos el ejercicio cinco veces.

– Sentados con las piernas flexionadas, rodillas al pecho y los brazos alrededor de ellas. Nos dejamos ir hacia atrás, de tal manera que los pies queden ligeramente levantados del suelo. Luego inhalamos y nos dejamos ir completamente hacia atrás, apoyando la espalda sobre el suelo, pero sin dejar de abrazar las rodillas. Exhalamos mientras regresamos a la posición inicial hacemos lo mismo cinco veces.

– Nos recostamos con las piernas flexionadas sobre el pecho; exhalamos mientras levantamos la cabeza y los hombros y al mismo tiempo extendemos la pierna izquierda a un ángulo de 45 grados del suelo. Sujetamos con ambas manos la pierna derecha que debe estar flexionada; inhalamos y cambiamos de pierna y contenemos la respiración por tres segundos, cambiando otra vez de pierna mientras exhalamos. Repetimos cinco veces.

– Nos recostamos con las manos atrás de la cabeza y los hombros arriba; flexionamos la pierna izquierda y dirigimos el codo derecho a la rodilla; mientras extendemos la derecha en un ángulo de 45 grados del suelo. Mantenemos la postura por cinco segundos y después cambiamos de lado. Cinco repeticiones.

– Sentados con las piernas flexionadas, extendemos los brazos hacia adelante al mismo tiempo que flexionamos las piernas, en un ángulo de 45 grados del suelo. En esa posición subimos y bajamos las piernas por cinco segundos y luego nos recostamos. Hacemos cinco repeticiones.

– Hacer lagartijas es indispensable para tener un vientre plano. Las piernas deben ir extendidas y los brazos a la altura de los hombros. Subimos y bajamos por cinco segundos y luego nos ponemos de pie despacio. Repetimos el ejercicio cinco veces.

– Nos recostamos con las piernas flexionadas y los brazos a los costados; exhalamos mientras levantamos la cadera, luego extendemos la pierna derecha y luego la llevamos hacia arriba lo más que se pueda. Bajamos hasta la altura de la rodilla contraria y la subimos de nuevo. Hacemos esto tres veces y cambiamos de lado. Hacemos cinco repeticiones.

Es importante recordar que estas actividades físicas se deben combinar con alimentación balanceada, estilo de vida tranquilo y relajado, así como evitar el alcohol y el cigarrillo; para así logra mejores resultados.

¿Y tú qué tipo de ejercicios haces para bajar la pancita?. Si te gustó la rutina compártela en tus redes sociales y si tienes alguna recomendación adicional para acabar con esa odiosa grasa abdominal, deja tu comentario.

LeaNoticias.com

Contenido Relacionado