«El aumento de la gasolina será más luz para la calle y obscuridad para Venezuela» Por @LesterToledo

FOTO LESTER TOLEDO @LesterToledoCon estupor leímos las declaraciones del ministro Rafael Ramírez en su visita reciente al Zulia donde reconoce que se pierden cien mil barriles diarios de combustible por el contrabando en la frontera, cuya responsabilidad es del desgobierno de Maduro y de Arias en el Zulia. Nosotros creemos que esta cifra es mayor, pero ajustémonos a esa declaración, al mea culpa del titular de la cartera energética para estas reflexiones.

Luego de hacer unos cálculos matemáticos, si se pierden cien mil barriles diarios de combustible, queda claro que desde el Zulia se esfuman 9 mil cien bolívares mensuales, es decir 3 millones 276 mil bolívares anuales por el bachaqueo de gasolina hacia Colombia.

Pese a ese desangramiento económico impune que no quieren resolver y a la pérdida de la soberanía, los platos rotos de esta situación los pagarán los ciudadanos con el inminente incremento del precio del combustible. Ramírez afirma que es necesario este ajuste pues se pierden 12 mil millones de bolívares por este «subsidio», y es cierto que desde hace 17 años no hay un aumento en el precio de la gasolina. Lo que nos parece injusto es que, mientras a Cuba se le regalan (porque así lo reconoció el mismo Chávez) cien mil barriles diarios de petróleo, que son 3 mil 500 millones de dólares, Bolivia, Nicaragua, Argentina y otros países «hermanos» reciben también dádivas sustanciales de la renta petrolera, a los venezolanos se nos aplique este aumento. Luz para la calle y oscuridad para la casa decían nuestros abuelos.

Durante el acto el ministro precisó que el precio de la gasolina no será equivalente al “precio alternativo internacional, pero sí a un precio razonable. Señor ministro lo razonable no es que aumente, lo razonable es que ustedes dejen de regalar lo que es de todos los venezolanos y comencemos a organizar la economía para evitar que la inflación, ya insoportable para los venezolanos, se magnifique con un aumento del combustible. Ya bastante hemos sufrido con la devaluación, la desinversión por falta de incentivos, las expropiaciones, la persecución a capital extranjero, la inseguridad jurídica, la mal llamada guerra económica con la que han acabado con el sector productivo del país, para que ahora se proyecte más aumentos para el bolsillo de los más pobres sobre quienes recaerá más duramente esta medida.

También nos resulta inverosímil se tenga que «quemar», por ejemplo, otro valioso activo de PDVSA como lo es la Citgo por 10 mil millones de dólares, que seguramente se destinarán para financiar el gasto corriente y donde habrá oportunidad de más corruptela.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La venta de esa en otrora exitosa empresa internacional que llegó a tener más sucursales que McDonald’s en Estados Unidos es una medida desesperada del gobierno hambriento de ingresos para tratar de cubrir el déficit fiscal en desmedro de activos valiosísimos para los venezolanos.

Esto lo que evidencia es la grave situación de liquidez del desgobierno en ausencia de ajustes económicos significativos por el retroceso de nuestra economía, evidente para lo cual no hay que ser ningún experto.

Dejen la regaladera y paren los obsequios onerosos a Cuba, Nicaragua, Bolivia, Argentina, países con los que podemos ser solidarios, pero no obsequiosos, pues no estamos para estar manteniendo ningún otro país primero que el nuestro. La prioridad son los venezolanos que los eligieron para solventar los problemas y no los de otras naciones.

Por Lester Toledo

Contenido Relacionado