El Congreso avala la abdicación del Rey con un amplio respaldo político

El pleno del Congreso ha avalado hoy por una amplia mayoría de más del 85 por ciento de los diputados el proyecto de ley orgánica que permitirá la abdicación de don Juan Carlos en la persona de su hijo, el futuro Felipe VI, quien será proclamado Rey ante las Cortes Generales el próximo 19 de junio.

Rey-Juan-Carlos-1024x682

El PP y el PSOE han cerrado filas en torno a la Corona en un intenso debate con 299 votos a favor de la ley, 19 en contra y 23 abstenciones, y en el que algunos grupos han aprovechado para reivindicar un cambio de modelo de Estado y la consulta a los ciudadanos sobre Monarquía o República.

Salvo el diputado socialista Odón Elorza, que se ha abstenido, y otros dos parlamentarios del PSOE que se han ausentado sin motivo conocido del pleno, el resto de representantes del principal partido de la oposición han respaldado el criterio de su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, de apoyar a la Monarquía.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha abanderado la puesta en valor del actual modelo de Estado y, en su intervención, ha recalcado que lo que hoy se debatía en el Congreso era permitir la sucesión de don Juan Carlos.

“La forma política del Estado no está en el orden del día de esta sesión”, ha advertido Rajoy, quien ha enmarcado la sucesión dentro de la normalidad constitucional y la ha calificado de “un síntoma de estabilidad y madurez democrática”.

A su juicio, los españoles estiman que la Monarquía es la opción que mejor garantiza la imparcialidad, la estabilidad política, la continuidad de las instituciones y la convivencia en paz, y lo que hoy hacía el Congreso era sintonizar con ese sentir.

Rajoy ha dedicado gran parte de su intervención a elogiar la preparación de Felipe VI y los méritos de don Juan Carlos en el desempeño de su tarea, que ha dicho que ha permitido un cambio radical de España.

El presidente ha resumido en una frase la sucesión: “Cambiamos de página, pero seguimos escribiendo el libro de nuestra convivencia”.

Rubalcaba ha argumentado el voto a favor de los socialistas a la abdicación señalando que es una obligación “ineludible e insoslayable” cumplir la ley y la Constitución, y ha dejado claro que el PSOE no romperá el pacto constitucional y, si en algún momento cree necesario revisarlo, lo hará por los cauces legales.

En alusión a los diputados socialistas que estos días han reclamado libertad de voto sobre este asunto, Rubalcaba ha considerado que en el PSOE no ocultan su “preferencia” republicana, pero siguen sintiéndose compatibles con la Monarquía parlamentaria.

Y ha dejado claro que lo que hoy se decidía era “sobre abdicación y sólo sobre la abdicación”, y no un debate entre Monarquía o República ni sobre la sucesión de la Corona.

Entre los que han apoyado el proyecto de ley, la líder de UPyD, Rosa Díez, ha reclamado al todavía Príncipe que entienda su cargo como “una dignidad llena de obligaciones” y no de “privilegios ni corruptelas ni para él ni para su familia”, y ha aprovechado para criticar a los que piden un referéndum que considera ilegal entre Monarquía o República.

Los diputados de CiU se han abstenido, aunque su portavoz, Josep Antoni Duran Lleida, ha elogiado a don Juan Carlos y ha confiado en que el futuro Felipe VI sea sensible a las demandas de Cataluña y, desde su papel de árbitro institucional, ejerza desde el primer día el impulso necesario para que los catalanes puedan expresar sus aspiraciones de futuro.

Parafraseando a Francesc Cambó, Duran ha asegurado que ante el dilema entre Monarquía y República, él dice Cataluña.

También han optado por la abstención los representantes del PNV, cuyo portavoz, Aitor Esteban, ha recalcado que el futuro Rey debe ganarse el trono y convencer a los poderes públicos y ciudadanos de su utilidad.

Entre los que han rechazado el trámite de la abdicación, el portavoz de la Izquierda Plural, Cayo Lara, ha defendido un referéndum entre República o Monarquía y ha pedido no dar cobertura a una institución “anacrónica” y “radicalmente injusta”.

Durante su intervención, los diputados de su grupo (que habían presentado una enmienda a la totalidad al proyecto de ley) han exhibido carteles en los que se leía “Referéndum ya” y, en la votación, pública y de viva voz, todos ellos han expresado su “no” pidiendo más democracia y República.

En el grupo mixto había cuatro partidos que habían presentado también enmiendas (ERC, BNG, Compromis y Geroa Bai) y sus representantes han reclamado la celebración de una consulta sobre la jefatura del Estado.

Entre ellos, el portavoz de ERC, Alfred Bosch, ha argumentado que “los pueblos no se heredan. No somos -ha dicho- un mueble que pasa de padres a hijos”.

Los diputados de UPN y Foro Asturias han votado a favor y la de Coalición Canaria se ha abstenido, mientras que el de Nueva Canarias lo ha hecho en contra y los de Amaiur se han ausentado.

Especial tensión se ha vivido en el debate con la intervención del portavoz de este último partido, Sabino Cuadra, que se ha negado a participar en la “farsa” de la sucesión y ha asegurado que en la etapa de don Juan Carlos ha habido en Euskadi asesinatos, secuestros y torturas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Cuadra ha concluido blandiendo una ikurriña y gritando en euskera “¡Monarquía fuera!” y “¡Euskal Herria libre y republicana!”.

El portavoz del grupo popular, Alfonso Alonso, ha tildado de despreciable el discurso de Cuadra, a quien ha reprochado su defensa de ETA frente a la lucha por las libertades de los demócratas.

Tras la votación de hoy, el pleno del Senado culminará el trámite parlamentario del proyecto de ley el próximo 17 de junio, un día antes de que la norma sea sancionada por el Rey la víspera de la proclamación de Felipe VI.

Fuente [EFE]

Contenido Relacionado