"El nuevo típico en Venezuela", por @Karla_IsabelR - Lea Noticias

«El nuevo típico en Venezuela», por @Karla_IsabelR

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

IMG_20131225_214007Normal, ahora cuando te piden que digas algunas cosas típicas de Venezuela, antes de pensar en la arepa y en el pabellón, lo primero que te viene a la mente es una palabra… “Colas”, y detrás de esas muchas más que, lamentablemente, solo tienen que ver con la decadencia que vivimos hoy en día, como “escasez” o incluso frases completas como “me negaron los dólares”.

Es bastante triste que ya para los venezolanos sea algo típico ver al menos una cola al día en algún local o mercado, y más triste todavía que para muchos no solo sea normal ver las colas, sino que también se acostumbraron ya a formar parte de ellas, a levantarse al menos dos veces a la semana (si no es que más) a las 3:00 am (algunos hasta acampan en los locales) para hacer su respectiva colita, y de paso, calarse horas de cola, calor, sol, dolor de pies, hambre, sed y hasta ganas de ir al baño, solo para comprar dos pollos, una harina y ya, más nada, porque nunca hay.

Lo peor del caso es que lo de hacer cola se puso peor desde que anunciaron los cambios en todo lo referente a los cupos electrónicos, viajeros, etc. porque, por lo menos en lo que a mí respecta, he notado un revuelo a mi alrededor de personas que de pronto se están mostrando “desesperadas” por irse del país (sinceramente, yo soy una de ellas). Y hablando con toda honestidad, no me sorprende, porque si la cosa estaba ruda, ahora nos la pusieron más apretada todavía.

En fin, el caso es que ahora hasta para salir del país se hace cola (y creo que hasta más larga que cualquier otra que haya visto), y para colmo, según lo que he leído y escuchado, ya ni vuelos internacionales hay, es decir, entre la reducción de los cupos y la deuda que tiene el gobierno con las aerolíneas, nos estamos quedando atrapados en una cárcel de escasez e ineficiencia, en un claustro de decepciones y frustraciones, del cual muchos quizás no podrán salir.

Personalmente, espero no tener que cumplir con una “cadena perpetua” de encierro en Venezuela, primero porque me incluyo en el grupo de quienes piensan que en este país ya no hay futuro para la juventud, y precisamente lo que quiero para mi es tener un buen futuro, por lo tanto, no me queda de otra que luchar con uñas y dientes por salir de aquí.

Y segundo, porque siempre he pensado que el hecho de haber nacido en un país no te hace ser su esclavo ni su prisionero, el mundo es de quienes viven en él, así que, desde mi modo de ver las cosas, todos deberíamos poder ir a donde nos plazca, siempre y cuando tengamos los medios para hacerlo, y que esos medios hayan sido adquiridos de manera digna.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Para terminar solo puedo añadir que la cola de personas que están todavía esperando que les den una casa, que les den dos pollos y una harina, que les den un “trabajito” no se va a terminar pronto, de eso estoy convencida, y en lo que a mí respecta, no quiero envejecer en una cola, mientras todos mis sueños se pudren de tanta espera y se pierden en los “hubiera”.

@Karla_IsabelR / Karla Isabel Rodríguez

Temas relacionados

Deje un comentario