"El rancho sí se lleva en la mente", por @Karla_IsabelR - LeaNoticias.com

“El rancho sí se lleva en la mente”, por @Karla_IsabelR

Karla RodríguezHace ya varias semanas conseguí un grupo en internet de venezolanos que se van a otros países, ya sea por trabajo, para estudiar inglés o por otros motivos, y comparten en esta página sus experiencias para intercambiar opiniones con personas que están en otras partes o con aquellos que están pensando en salir del país y quieren tener la mayor información posible.

Pues bien, uno de estos días que estaba leyendo algunos post de personas que están en Irlanda, me conseguí con la publicación de una muchacha que expresaba su gran molestia y decepción hacia un grupo de venezolanos residenciados en ese país. Esta chica contaba que iba en un bus, sentada al lado de un irlandés que iba hablando por teléfono, y de pronto un grupo de personas que ella conocía y sabía que son de Venezuela, colocaron una salsa (música) a todo volumen y comenzaron a cantar y hacer un escándalo (así mismo como solemos ver aquí).

Según esta joven, el irlandés que iba a su lado no podía mantener bien la llamada que estaba haciendo porque el ruido no lo dejaba, y había comenzado a quejarse de eso, entonces ella se levantó y se acercó al grupo que tenía el desorden y les pidió que por favor bajaran el volumen de la música, que tuvieran un poco de respeto por las personas que iban en el bus, que no tenían nada que ver con ellos ni con sus gustos musicales.

Ella cuenta que al hacer esto, las personas que estaban cantando solo le dijeron “ok” y se rieron de ella y obviamente continuaron con el alboroto, acción que la motivó a escribir este post en la página, comentando que se sentía avergonzada de decir que es venezolana, que le da pena que la gente sepa que ella es de aquí, porque por culpa de muchos venezolanos que no aprenden a comportarse es que nos engloban a todos y nos meten en ese paquetico de los mal portados, los mal educados, los ignorantes.

Sinceramente, y en mi humilde opinión, yo también me hubiera sentido decepcionada y avergonzada, porque es cierto lo que dicen por ahí, el rancho se lleva en la mente. Esta frase encaja a la perfección con muchas personas de este país, que no aprendieron nunca que hay que crecer de mente para poder vivir en un país desarrollado, que al montarse en un medio de transporte público de otro país, no es como montarse en un autobús venezolano, en el que te ponen el vallenato a todo volumen y te lo terminas aprendiendo porque suena tan fuerte que no te deja escuchar ni tus propios pensamientos.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La verdad es que sería bueno, o mejor dicho, sería buenísimo, que existiera algún “filtro”, algún método que le permitiera a las autoridades saber a ciencia cierta qué clase de persona entra o sale del país, porque estos que viven en su ranchito mental no deberían salir de Venezuela, que ya está hasta la madre de ranchos, tanto físicos como mentales. Ya es suficiente con calarse a los “tukis” aquí adentro, como para que además, uno trate de irse para seguir creciendo personal y profesionalmente, y se consiga con esta clase de personas que no se saben comportar.

En fin, yo personalmente, no tengo ningún rancho en la mente, lo que tengo es ganas de crecer, ganas de ser mejor persona, y sobre todo, ser cada día más respetuosa con quienes me rodean, sea en Venezuela, o en cualquier otro país del mundo. Si queremos que nos respeten, comencemos por respetar.

@Karla_IsabelR / Karla Isabel Rodríguez

Contenido Relacionado