Emoción en Argentina por el reencuentro del nieto de activista histórica de las Abuelas de Plaza de Mayo

Este miércoles Argentina despertó en la conmoción, expresada en sus titulares de diarios, comentarios de radio y televisión de una noticia que tiene como protagonistas a la reconocida ‘abuela’ Carlotto, de 83 años, madre de Laura, y Hortensia Ardua, de 91 años, madre de Walmis Oscar. Laura y Walmer son los padres de Guido, asesinados cuando era un recién nacido en 1978 durante la dictadura argentina (1976-83).

abuelas de playa mayo

«Es igualito a su padre, no puede negar que sea hijo de mi hijo», dijo Ardua el miércoles en la mañana, entrevistada por la radio Red desde la provincia patagónica de Santa Cruz.
«Verlo a él fue ver a mi hijo, porque son un calco. Emociona saber que es nuestro. Lo quiero ver, abrazar, saber que es mi nieto», sostuvo Ardua sin poder contener las lágrimas al describir cómo se enteró el martes por su hijo Jorge de la recuperación de su nieto.

Carlotto conmmovió al país el martes al confirmar la recuperación de su nieto en una conferencia de prensa donde se vio a una mujer feliz.
«Doy gracias a todos, a Dios, a la vida, porque yo no me quería morir sin abrazarlo», dijo Carlotto en la sede de la organización que preside desde fines de la década del 80 y que ya ha encontrado a otros 113 nietos.
Esta mujer jovial de 83 años, rodeada de sus tres hijos, 14 nietos y dos bisnietos, además de compañeras de lucha y varios nietos recuperados por la entidad humanitaria, se comprometió a seguir buscando los otros casi 400 niños que aún no fueron hallados.

«Laura sonríe desde el cielo», afirmó Estela al recordar a su hija, una militante montonera – la guerrilla de izquierda de los años 70 – que estaba embarazada de tres meses cuando fue secuestrada y llevada a un campo de concentración de la dictadura.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Tras dar a luz en condiciones infrahumanas a Guido, el nieto identificado este martes, el 26 de junio de 1978, Laura fue asesinada y su cuerpo fue entregado más tarde a su madre, que la reclamaba.
Se espera que en las próximas horas la abuela más célebre de Argentina se reencuentre personalmente con su nieto, un músico criado bajo el nombre de Ignacio Hurban al que Carlotto siempre buscó como Guido.

– «Soy el nieto de Estela» –
Este músico de profesión, que había participado en actos de la organización humanitaria de su abuela, se presentó hace apenas un mes voluntariamente a hacerse un examen genético para sacarse dudas sobre su identidad.
Cuando aún no sospechaba su verdadera identidad, este jazzista que reside en Olavarría, 350 km al sudoeste de Buenos Aires, escribió una canción titulada «Para la Memoria», dedicada al tema de los desaparecidos en Argentina.

Según reveló la prensa local, no hubo ningún hecho muy concreto que llevara a Ignacio Hurban a hacerse la prueba de ADN, dicen que fue más bien un presentimiento, reveló al diario La Nación un amigo que no dio su nombre.
«Soy el nieto de Estela de Carlotto», dicen que le confesó el martes al pianista de su banda, uno de sus amigos más íntimos. «Él estaba sereno. Lo que le preocupaba a Pacho’ -como lo llaman- es cómo les iba a afectar la noticia a sus padres, los que lo criaron, porque se iban a enterar por televisión», indicó.

De acuerdo a la versión de su amigo, Hurban decidió hacerse los estudios de ADN hace unas dos semanas y le dijeron que iban a tardar tres meses.
«Pero le dieron los resultados a los diez días. Lo tomaron por sorpresa» y por lo tanto no le dio tiempo de avisarle a nadie.
La historia de estos 36 años de la vida de Guido se inició con su apropiación por un miembro de las fuerzas represivas, al que Carlotto no nombró, que lo entregó a «una familia que lo ha criado bien, quizás inocentemente», dijo Estela.

Otros niños robados fueron criados como hijos propios por los policías y militares e incluso por los mismos verdugos de sus propios padres.
En 2012, los exdictadores Jorge Videla, ya fallecido, y Reynaldo Bignone fueron condenados a 50 años y 15 años de cárcel, respectivamente, por un plan sistemático de robo de bebés en el régimen.

Fuente [Lanacion.com.py]

Contenido Relacionado