En Tiempo Real: "Democracia acorralada", por @carlosvalero08 - LeaNoticias.com

En Tiempo Real: “Democracia acorralada”, por @carlosvalero08

a7704c83167eddeec62a2a54839ad28eNuestro país está atravesando el umbral del autoritarismo abierto contra todo individuo que piense distinto. Lo ocurrido a Mardo, Juan Carlos Caldera, Oscar López es sólo un abreboca de la arremetida de las instituciones del Estado contra los ciudadanos, estén o no politizados. La excusa del poder seguro será acusarlos de derechistas o ultra derechistas, término que muy pocos de ellos entienden y que sirve igual para clasificar a personas provenientes del mundo de la izquierda como Miquilena, Pompeyo o Gabriel Puerta así como a algún dirigente social cristiano o social demócrata, por ejemplo Eduardo Fernández, Henry Ramos o Ramón Guillermo Aveledo.

Para el poder constituido, dirigido por Cabello y Rodríguez Torres, bajo la mirada cómplice e impotente de Nicolás, ejercer la democracia a través de la opinión, la palabra y la crítica constituye un acto sedicioso, subversivo, cuasi criminal. La acción de articular ideas, producir pensamientos, concatenar letras, palabras, sílabas, oraciones para comunicar una visión alternativa se transforma para estos personajes enloquecidos y sedientos de odio, con el alma ahogada por el pus de la inmoralidad, en elementos suficientes para perseguir, encarcelar, asesinar moralmente y es altamente probable que derive en desapariciones y en actos de violencia física.

La historia nos demuestra en forma clara como los gobiernos totalitarios son incapaces de promover bienestar y progreso, paz social o desarrollo humano integral pero pueden ser muy eficaces en mantener el poder político debido a que transforman al Estado en herramientas de acumulación de poder. No es nuevo que para ello se intente legalizar cualquier atrocidad por más enloquecida, usando la jerga de Cabello, que ella parezca. Además el nuevo pensamiento totalitario acorrala a la sociedad y al ciudadano mediante el asalto a las instituciones y desde ahí crea una “legalidad gelatinosa” que irá mutando dependiendo de las necesidades de control y los niveles de aprobación. Un totalitarismo dirigido por un líder carismático, conectado emocionalmente con las masas tenderá a ser menos violento, ya que se apalancará en la popularidad para impulsar su proyecto, en caso contrario recurrirán a la violencia institucional sin ningún tipo de límites.

Podría afirmarse, haciendo uso de una exageración pedagógica, que nuestro país se encuentra inmerso en lo que Tomas Hobbes llamaba el “Estado naturaleza”, situación previa al surgimiento del Estado moderno donde impera la ley del más fuerte y el que tiene armas y pocos escrúpulos somete al resto de la sociedad. La manifestación del estado de anomia la encontramos a cada momento. Las personas sienten que no tienen derecho de propiedad porque el encargado de hacer cumplir las leyes promueve invasiones y crea instrumentos jurídicos que inducen al caos y la confrontación, como por ejemplo la ley de alquileres, instrumento jurídico creado supuestamente para castigar a los “grandes propietarios de viviendas de alquiler” pero que en la práctica dejó sin efecto el derecho de propiedad de millones que destinaban el ahorro de su vida a comprar una vivienda y arrendarla para pasar su vejez y hoy se encuentran con una decisión administrativa que los arruinó. Lo mismo acurre con el irrespeto a la vida, la promoción de anti valores y cualquier espacio tomado por el oficialismo.

¿Qué hacer frente a esta situación que por momentos luce difícil de superar? Lo primero es aferrarnos a nuestras creencias y valores. Los que somos cristianos debemos buscar en las palabras del Señor una luz en medio del caos; en segundo lugar es imperativo aumentar el nivel de organización social y crear instrumentos de comunicación alternativas. En las redes sociales tenemos un aliado contra la censura, la autocensura y el apartheid político en el cual intentan encerrar al pensamiento crítico..

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Al mismo tiempo es indispensable preservar la unidad no como algo retórico mientras me sirva de apoyo – como desafortunadamente ocurrió con algunos personajes y partidos políticos- sino como un muro de contención frente a las arremetidas totalitarias y en el marco de la unidad es fundamental fortalecer y acompañar el liderazgo de Capriles. Por último, es clave asociar nuestra lucha a los temas cotidianos de la gente para no quedar etiquetados como individuos que luchan por el poder. La gente tiene que asociar el problema de la inseguridad, el caos vial, la falta de papel higiénico, la inflación y falta de todo a un modelo que se preocupa y ocupa básicamente de mantener los privilegios de pocos y no del bienestar de la mayoría.

En las elecciones de diciembre debemos promover una reacción popular masiva que transforme el voto en una forma de canalizar el descontento. Debemos propiciar la rebelión de los votos para rechazar el conjunto de cosas que tienen a nuestra democracia acorralada. El pueblo venezolano tiene un sentido de la democracia y la libertad mucho más desarrollado que la que posee la élite que hoy nos gobierna y no aceptará vivir en un país signado por la violencia institucional. Es altamente probable que en la larga lucha por la dignidad y la democracia sea necesario encontrarnos con un sector del oficialismo que está espantado de los arrebatos de locura desatados contra la sociedad y debemos recibirlos con los brazos abiertos. Creo que más temprano que tarde el mismo Nicolás pedirá ayuda para intentar frenar el espiral de odio.

Carlos Enrique Valero / @carlosvalero08

Contenido Relacionado

Related Topics