Destinos turísticos que debes visitar al menos una vez en la vida (increíbles) - LeaNoticias.com

Destinos turísticos que debes visitar al menos una vez en la vida (increíbles)

Uno de los grandes placeres de los que disfruta el hombre durante su existencia, es viajar. Su necesidad por conocer y explorar nuevos lugares, se ha convertido en uno de los pasatiempos favoritos del ser humano; es por ello que cada año, millones de personas planean viajar a distintas partes del mundo, arman sus propias rutas y contratan los servicios de guías experimentados que los lleven a través de esta aventura.

image

No obstante, existen ciertos sitios que se consideran con indispensables para conocer, ya sea por su belleza natural, atractivos culturales, arquitectónicos o las actividades que se pueden realizar en él.

De10.mx, con información de 20minutos.es y revistaviajar.es, enlista los 10 destinos que no puedes dejar de visitar de este mundo.

1. El valle sagrado Inca. En Perú se encuentra este destino, el cual alberga la ciudad de Cuzco y las ruinas arqueológicas de Machu Picchu. De hecho, la ruta que se sugiere hacer, es llegar a Cuzco, recorrer su centro y alrededores, para después emprender el viaje hacia  “La Ciudad Perdida de los Incas”, como se le conoce a Machu Picchu.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Debido a la riqueza arquitectónica y cultural con la que cuenta Cuzco, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y es la Capital Turística de Perú. Además, fue la capital del Imperio Inca durante su explendor; y es paso obligado para los viajeros que quieren conocer una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo: Machu Picchu, cuya construcción se ubica en la cima de una montaña, en cuyo fondo, atraviesa el río Urubamba en plena selva.

Para llegar a la zona arqueológica, desde Cuzco, existen dos formas: la primera consiste en tomar un tren, el cual hace un recorrido de 3 horas, visitando interesantes y pintorescos pueblitos hasta llegar a Aguas Calientes, donde tendrás que tomar un autobús que te llevará, en 15 minutos, a tu destino.

La segunda, consiste en realizar el antiguo Camino del Inca; mismo que tarda cuatro días y tres noches, y en el que una buena condición física es necesaria.

clip_image001

2. El triángulo italiano Venecia-Milán-Florencia. Estas tres ciudades conforman el recorrido que, en sin duda, es uno de los indispensables si visitas Italia. Es recomendable iniciar en la famosa Venecia, conformada por 120 islas unidas a través de puentes, y donde no puedes dejar pasar la oportunidad de subirte a una góndola y cruzar sus canales, para conocer sus Museos, Palacios e Iglesias como la Basílica de San Marco, considerada el alma de la ciudad.

El siguiente punto, es Milán, la ciudad más rica de Italia, ya que los milaneses, son conocidos como negociadores natos. Además, Milán alberga parte del legado cultural y arquitectónico más importante de Europa.

Para cerrar el triangulo, está Florencia donde se respira aire de arte. La capital toscana es la maravilla del renacimiento; el lugar donde se hallan las huellas de personajes como Dante o Miguel Ángel, y miles de obras de hombres que al final de la Edad Media impulsaron el desarrollo de las más bellas creaciones artísticas de todos los tiempos.

clip_image002

3. Petra y el Wadi Rum. El desierto de Jordania, afamado por las formaciones rojizas del Wadi Rum, es una de las zonas más deleitantes del mundo; donde también se encuentra la octava maravilla del mundo antiguo, la ciudad de Petra. Sus construcciones fueron excavadas en las rocas, de color rojo, por los nabateos, una tribu árabe.

Parte de la experiencia consiste en entrar a la ciudad, ya que lo tienes que caminar a través del Siq, un estrecho cañón rodeado de acantilados con más de 80 metros de altura. Pero al recorrer Petra, te impactará la fachada de la tumba de un importante rey nabeteo, la cual mide 30 m de ancho y 43 m de alto, y está excavada en una roca color rosa pálido. También vivirás la experiencia de montar un camello y la posibilidad de dormir en el desierto.

clip_image003

4. Las islas griegas y la costa turca del Egeo. Actualmente, este recorrido es uno de los solicitados por los turistas que quieren conocer el mediterráneo. Dentro de las islas griegas es indispensable hacer una visita a: Mikonos, la Ibiza del Egeo; Santorini, con sus imponentes acantilados; Patmos, la Jerusalén del Egeo por haber servido de refugio a San Juan Evangelista; el archipiélago de las Cícladas, con sus casas blancas y las cúpulas turquesas de sus iglesias; Creta, la mayor isla griega y quinta del Mediterráneo, y Rodas, más cercana ya de la costa turca que de la griega.

Mientras que en la costa turca del Ego, tienes que pasar desde Assos, donde vivió Aristóteles y por donde pasó San Pablo, hasta Bodrum, en el punto donde se encuentran el Egeo y el Mediterráneo, pasando por la hermosa Izmir, cuna de Homero; Pérgamo, cuya biblioteca compitió con la de Alejandría; entre otros puntos.

Cabe destacar que hay cruceros que hacen el recorrido desde Grecia a Turquía y viceversa.

clip_image004

5. Siete días en barco de Iquitos a Manaos. Esta ruta, que va de Perú a Brasil, es señalada como una de las travesías amazónicas más aventuras y enriquecedoras.

Iquitos es una ciudad animada y divertida, a la que sólo se puede llegar por barco o avión; es afamada por su mercado de barrio llamado La Venecia, debido a que sus casas están levantadas sobre pilotes y balsas que flotan con la crecida de los ríos. En este punto, existen diversos prestadores de servicios que organizan excursiones por la jungla.

También, inmerso en la selva, se encuentra Manaos, la cosmopolita capital del Amazonas brasileño, con un centro urbano donde los esplendores coloniales coexisten con la modernidad y las favelas. Los mejores meses para evitar calores, lluvias y demasiados mosquitos son abril, mayo y septiembre.

clip_image005

6. Los Mares del Sur. Entre Tahití y sus islas a los “moais” de Pascua, se ubican los Mares del Sur, junto a la laguna de Bora Bora y el resto de las perlas que han encantado a infinidad de turistas y aventureros en el Océano Pacífico.

Es un placer conocer las islas de la Polinesia Francesa e ir a la isla de Pascua, visitada por Pablo Neruda, dond se inspiró para escribir los veros del poema La rosa separada: “A la Isla de Pascua y las presencias salgo saciado de puertas y calles, a buscar algo que allí no perdí”.

clip_image006

7. El Palacio de Potala. En la capital del Tíber, Lhasa, se encuentra este palacio, centro de poder y residencia de los Dalai Lamas. Uno de los lugares más emblemáticos es el templo Jokhang, donde los peregrinos tibetanos llegan para mover sus molinillos de oraciones desde la mañana hasta la noche, recitando sus plegarias en la ciudad santa.

En este lugar, se organizan recorridos para visitar los monasterios, como el de Sara y el  Drepung y los jardines de Norbulinka. Los más aventureros se internan en el Tíbet para visitar los poblados de Gyantse y Xigatse, así como ir al Monte Kailash y las ruinas del reino perdido de Guge.

clip_image007

8. Archipiélago de las Maldivas. Este es considerado un verdadero paraíso, el cual está conformado por miles de islas y poco más de un centenar de ellas, están abiertas al turismo, pero la característica principal, es que sólo cuenta con un único hotel en cada una. Es por este motivo que al momento de contratar tu viaje, elijas correctamente a qué isla u hotel quieres llegar, pues el traslado entre una y otra es difícil y costoso.

Visitar una de estas islas-hotel, es como planear un retiro, ya que en ellas no existen poblados, sólo la playa y el mar. Pero si quieres enriquecer tu viaje, al sur de la India, se encuentra la capital del Estado de Kerala, Thiruvananthapuram, que también posee playas estupendas con muy buenos hoteles, como Varkala o Kovalam, reservas de vida salvaje bellísimas, como Periyar, una estación de montaña rodeada por campos de té y café y el área, excepcional, que crean los canales interiores junto a Allepey y Kumarakom, a los que se llega desde Cochi, antes llamada Cochín.

clip_image008

9. Fiordos y glaciares en Nueva Zelanda. En la otra esquina del mundo, en la costa oeste de la isla sur de Nueva Zelanda, existen grutas habitadas por gusanos que se iluminan, cascadas gigantes, bosques y deliciosas playas.

Y para los que son amantes de los deportes extremos aquí se puede practicar puenting, trekking, zorbing, climbing o rafting, con el pretexto de disfrutar de la naturaleza de esta zona.

La capital del sur es Queenstown, cobijada bajo los picos de los Alpes neozelandeses que sirvieron como fondo en algunas escenas de la saga de El Señor de los Anillos y sus taxistas por un tiempo se convirtieron en orcos.

clip_image009

10. Japón, modernidad absoluta y culto al pasado. Japón está conformado por más de 3 mil islas, sin embargo, el 97 por ciento de su superficie solamente se concentra en las islas de Hokkaido, Honshu, Shikoku y Kyushu.

En Honshu tienes que recorrer el arco clásico: en la región de Kanto, la capital Tokio, y su puerto de Yokohama; y en la región de Kansai, el triángulo Kioto-Nara-Nikko y la ciudad de Osaka.

Tokio y Osaka condensan la modernidad cosmopolita, la arquitectura más audaz y la diversión desaforada, los paraísos del manga, los videojuegos y la electrónica. Pero el alma tranquila de Japón está en su naturaleza y en esas joyas llamadas Nara: con sus ciervos sagrados y su aroma a crisantemos. Nikko: exponente del barroco japonés de influencia china y, sobre todo, Kioto: con sus santuarios shinto, sus templos budistas y jardines.

clip_image010

Contenido Relacionado

Related Topics