Estos son los "negros" de los presidentes de EE.UU - Lea Noticias

Estos son los «negros» de los presidentes de EE.UU

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

Se llamaba Judson C. Welliver y era un periodista de prestigio cuando empezó a trabajar para el senador Warren Harding durante la campaña presidencial de 1920. Al llegar a la Casa Blanca, Harding le designó «secretario literario». Un cargo cuya responsabilidad esencial era elaborar los discursos de un presidente que no era un buen orador.

WhiteHouseSouthFacade

Así fue como Welliver se convirtió en el primer escritor de discursos de la Casa Blanca. Hasta entonces las apariciones públicas de los presidentes eran muy limitadas. Pero la llegada de la radio transformó para siempre el perfil del cargo y obligó a quien aspirara a alcanzar la Presidencia a potenciar sus habilidades como comunicador.

A principios del siglo XX, los presidentes empezaron a confiar sus discursos a profesionales como Welliver, cuyo nombre agrupa a una asociación informal de escritores que trabajaron en la Casa Blanca y que se reúnen periódicamente para charlar.

Durante años estas veladas contaron con la presencia recurrente del demócrata Arthur Schlesinger Jr, historiador de cabecera de John F. Kennedy y cronista destacado de su administración. A menudo lo acompañaba su hijo Robert, cuya fascinación por los ‘negros’ de los presidentes le llevó a escribir ‘White House Ghosts’: un libro que se detiene en las historias de quienes han escrito los discursos de la Casa Blanca desde Franklin D. Roosevelt hasta George W. Bush.

El joven Schlesinger charló esta semana con El Mundo sobre el desafío que supone escribir para los presidentes y sobre las dificultades añadidas que conlleva elaborar el discurso sobre el estado de la Unión.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

[Fuente: elmundo.es]

Deje un comentario