Fallece el cantante Antonio Morales viudo de Rocío Durcal - LeaNoticias.com

Fallece el cantante Antonio Morales viudo de Rocío Durcal

Antonio Morales, ‘Junior’, cantante y compositor de Los Brincos y viudo de Rocío Dúrcal, ha muerto en Madrid a los 70 años. El cadáver ha sido hallado por su hija sobre las 12.15 horas, cuando acudió al domicilio después de que su padre no contestará a sus llamadas. Los servicios de urgencias trasladaron al músico a un médico del centro de salud del pueblo, que ha confirmado la muerte por causas naturales. Después, ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde no se han hallado signos de violencia. El cantante podría llevar muerto ente 12 y 14 horas cuando fue descubierto.

antonio

El sabor de boca que deja la muerte de ‘Junior’ es amargo. Y no es justo que sea así, porque su nombre debería sonarnos a todos a ‘Mejor’ o a ‘Flamenco’ y no a su cuesta abajo, lenta y sórdida, en las revistas del corazón.

‘Mejor, era cuando decías que tú a mí me querías, ahora todo cambió’, cantaban Juan y ‘Junior’, vestidos como unos ‘beatles’ encapados y con chalinas (alguien pensó que aquello quedaba castizo) en 1965. Era su gran momento, su primer gran momento.

La historia empieza en los años 50, cuando llegaron a España los soldados estadounidenses y las familias de la burguesía de habla hispana de Filipinas. O sea, las primeras semillas de una cultura anglosajona popular en España: el rock asomaba la cabeza en el desarrollismo.

Morales, que nació en Manila, estaba en esa migración.

Aunque antes estuvieron Los Estudiantes, que rompieron el cascarón en 1959, con los hermanos Arbex, Fernando y Luis, como grandes impulsores. Ellos abrieron el camino con cuatro EPs publicados hasta 1964, pero su carrera se cortó ese año con la muerte de Luis en un accidente de tráfico. Los Estudiantes absorbieron a Juan Pardo, su antiguo rival en Los Pekenikes; alguien (Luis Sartorius, el ideólogo de Los Brincos) encontró al tal ‘Junior’, un niño bien que hasta entonces estudiaba y salía de noche, y todos se convirtieron entonces en Los Brincos, la formación que dio con la tecla y acertó con el momento (llegaban ya los ecos de Paul y John) para cambiar la historia de la música popular en España.

Los Brincos eran, por tanto, una especie de supergrupo de la prehistoria del pop español, pensada hasta el último detalle para triunfar en el país e, incluso, en Europa. Por eso su nombre y no ‘Las Ovejas Negras’ (que fue la primera idea), más difícil de vender. Por eso, el juego de amistad-rivalidad creativa entre Juan y ‘Junior’.

Aunque eso importa poco en comparación con los ‘singles’ que fueron cayendo durante 1964 (primero en inglés, después en español),pilotados por la productora Maryní Callejo, anticipando el primer LP de la banda: ‘Brincos’ y las campanadas que hicieron que su nombre llegara a públicos que hasta entonces ignoraran el pop: ‘Flamenco’ y ‘Sola’.

Un año después, el cuarteto estaba en Milán, grabando su segundo LP, conocido como ‘Brincos II’. Su cosecha incluía ‘Mejor’, ‘Borracho’ o ‘Un sorbito de champagne’. El delirio y la explosión: Juan y ‘Junior’ sólo aguantarían un año más antes de descolgarse de Fernando Arbex (que mantuvo vivos a Los Brincos y entregó éxitos como ‘Lola’ y algún disco más sobresaliente ‘Mundo, demonio, carne’).

Juan Pardo y Morales pusieron sus nombres, Juan y ‘Junior’, y se lanzaron a por el mundo en 1967. A pesar de su breve trayectoria (apenas tres años), la pareja siguió conformando la identidad del pop nacional, con temas como ‘La caza’ y ‘Anduriña’. ‘Junior’ fue tan famoso que llegó a probar en el cine Actor (por ejemplo en la película ‘Me enveneno de azules’) y poco a poco escoró su carrera hacia la composición de bandas sonoras, como ‘Sólo los dos’.

Cuando se separó de Pardo, ‘Junior’ inició una irregular carrera en solitario a caballo entre España y Filipinas. Aunque su principal actividad consistió en ejercer de pareja de la también cantante y actriz Rocío Dúrcal, con la que estuvo casado desde 1970 hasta el fallecimiento de ésta, en 2006, y con la que tuvo tres hijos, entre ellos la actriz Carmen Morales y la cantante Shaila Dúrcal.

El relato de estos últimos años es confuso y pesaroso. ‘Junior’ sobrevivió a su mujer con un rostro casi inexpresivo y un buen número de leyendas alrededor. Nada más lejos de la historia del chico que encarnó la idea de la juventud y la frescura en España.

[Fuente: elmundo.es]

Contenido Relacionado

Related Topics