¿Funcionará en Europa la receta que reactivó a la economía estadounidense? - LeaNoticias.com

¿Funcionará en Europa la receta que reactivó a la economía estadounidense?

Uno de los resultados más notorios de la Gran Recesión que afectó al mundo en 2008 es que marcó un punto de divergencia entre Estados Unidos y la eurozona. Ambos sufrieron una catástrofe económica, pero Estados Unidos se ha recuperado más rápido mientras que el Viejo Continente sigue afectado por tasas escandalosas de desempleo en medio de una crisis que se resiste a terminar. Muchos lo atribuyen a las respuestas distintas que los gobiernos le dieron a la situación. Una de esas diferencias estuvo en la política monetaria. En la eurozona se hizo más énfasis en la ortodoxia.

Mientras que en Estados Unidos, el banco central ensayó con más libertad una política de inundar de dólares los mercados, en un esfuerzo desesperado por reactivar la economía. Eso es más o menos lo que intentará ahora Europa, cuyo banco central ensaya a partir de este jueves una política de Expansión Cuantitativa (Quantitative Easing) mediante la cual se inyectará cerca de 1,1 billones de euros (cerca de US$1,26 billones) a los mercados. La esperanza es que este bombardeo de euros saque a la economía del continente de su crisis más intensa desde la Segunda Guerra Mundial.

Una herramienta de última instancia

_draghi_624x351_ap

Mario Draghi, jefe del Banco Central Europeo, dice que combatirá la deflación en Europa.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Apelar a la Expansión Cuantitativa es una señal que los recursos tradicionales de los bancos centrales para sacar a una economía de la recesión no han funcionado.

La medida más directa que pueden tomar las autoridades monetarias cuando quieren aumentar la actividad económica y reducir el desempleo es bajar las tasas de interés. De manera que los negocios e individuos encuentran más barato tomar préstamos, y presumiblemente invierten y consumen más, lo que hace que se reactive la economía, y las empresas contraten a más personas.

Sin embargo, en este caso, dada la profundidad de la crisis, el banco central europeo mantuvo las tasas en casi cero, sin que eso hubiera reactivado la economía.

Ahora utilizan una herramienta más drástica. El banco central “imprime billetes” para comprar bonos estatales a las entidades financieras y hacer así que el dinero recién creado llegue de un modo más directo a los bancos, y de ahí a los bolsillos de la gente.

Es algo parecido a la receta extrema que, medio en broma y medio en serio, presentaban el siglo pasado los teóricos del llamado monetarismo como el Premio Nobel de Economía Milton Friedman, cuando invitaban a los bancos centrales a que combatieran las recesiones profundas arrojando bolsas llenas de dinero desde helicópteros para que el público las recibiera directamente.

El objetivo de todo esto: hacer que la gente gaste más.

Mejor que la deflación

Este es un camino que en condiciones normales generaría grandes dudas, por el riesgo de generar inflación.

Pero estos definitivamente no son días normales.

Los 19 países de la eurozona enfrentan el riesgo contrario, una deflación, en la que todas las personas aplazan sus compras en la expectativa de que los precios de los productos sigan cayendo, lo que deprime aún más la economía.

En diciembre la tasa de inflación de Europa cayó por debajo de cero y el Banco Mundial advierte de un estancamiento permanente si no se toman medidas drásticas.

Por lo que las autoridades monetarias de la eurozona están dispuestas a tomar el riesgo de inflación que generalmente provoca la acción extrema de “imprimir dinero”.

La idea de Bernanke

_ben_bernanke_624x351_ap

Ben Bernanke, entonces jefe de la Reserva Federal estadounidense, impulsó un programa de Expansión Cuantitativa desde 2008.

El plan más exitoso de Expansión Cuantitativa fue impulsado por el entonces jefe de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, cuya entidad ha inyectado desde 2008 US$3.700 billones a la economía mediante la compra de bonos de los bancos.

La Reserva Federal anunció en noviembre pasado que el programa llegaba a su fin, habiendo cumplido su fin de generar una recuperación de la actividad económica, aunque sus detractores insisten que ha generado inflación, cuyos efectos más negativos se sentirán después.

¿Funcionará esta iniciativa en Europa? Algunos dicen que el impacto puede ser especialmente importante en términos de simbolismo político en una alianza monetaria cuestionada como la eurozona.

Este domingo, precisamente, tendrán lugar las elecciones en Grecia, en donde muchos auguran la victoria del partido izquierdista Syriza, opuesto a los planes de austeridad fiscal que se le han impuesto al país.

Algunos advierten que esa victoria electoral podría desencadenar el proceso que llevara a Grecia a abandonar el euro.

En ese contexto, la compra de bonos por el Banco Central en países de la eurozona podría contrarrestar el nerviosismo que muchos inversores sentirán ante el posible impacto político de la elección en Grecia.

La opinión alemana

Y en cualquier caso, la solidez de este experimento también se remitirá a la arena política europea.

En especial, a la relación de Alemania con el resto del continente, donde su influencia es determinante.

El gobierno de Angela Merkel ha sido el abanderado de mantener la ortodoxia en la política económica europea.

“Los alemanes han estado alegando por años que la Expansión Cuantitativa es ilegal en la eurozona, porque se parece demasiado a la financiación directa del gobierno por el banco central, algo prohibido”, recuerda el editor de economía de la BBC, Robert Peston.

_euro_624x351_reuters

En cualquier caso, recuerda Peston, Alemania no tiene la mayoría de los votos en la junta directiva del banco central europeo.

Pero la situación calamitosa de algunos miembros de la eurozona, como Grecia, ha llevado a que Europa y en particular Alemania estén más dispuestas a tolerar la experimentación.

Fuente [Bbc.co.uk]

Contenido Relacionado