Cómo el consumo de grasas y azúcares afecta tu ánimo y productividad

Ingerir azúcar y grasas en exceso puede llevarnos a un estado de obesidad lo que influye en nuestro estado anímico y en la productividad

Cómo el consumo de grasas y azúcares afecta tu productividad y estado de ánimo

“Somos lo que comemos”. Esta frase ha calado en los últimos años cuando de salud se trata ya que una de las formas de garantizar que nos encontremos en buen estado físico y anímico es mantener una alimentación balanceada. Las proteínas, frutas, hortalizas y cereales deben ser parte importante de nuestra dieta así como cantidades apropiadas de carbohidratos, grasas y azúcares.

Cuando excedemos las proporciones de estos últimos tres componentes no mantenemos la alimentación debida, y esto puede incidir en nuestra productividad y en el humor. Para empezar a conocer sobre esto, debemos recordar es que el consumo excesivo de azúcar produce diabetes, la cual es definida como un conjunto de trastornos metabólicos en los que se presenta un nivel concentrado de azúcar en la sangre.

Irritabilidad

Las personas que padecen de diabetes suelen experimentar un constante mal humor, debido a que los niveles de glucosa en la sangre contribuyen a que los sujetos pasen por distintos estados de ánimo.

La hipersensibilidad no solo es producto del consumo excesivo de azúcar. Si una persona ingiere gran cantidad de grasas tenderá a subir de peso y esto se debe a que estudios manifiestan que las comidas ricas en calorías tienen poca capacidad para saciar el hambre, por lo que tendemos a comer más. Una de las consecuencias de la obesidad es una baja de autoestima. Esto puede traducirse en una depresión leve o severa, o en un estado de agresividad hacia el mundo que nos rodea.

La obesidad y el sedentarismo

En un informe presentado por la Unión Vegetariana Española se explica que por primera vez en la historia, el número de personas que presentan un exceso de peso a nivel mundial es igual al número de aquellas que padecen de desnutrición. Una de las consecuencias de la obesidad –generada por el consumo excesivo de azúcares, grasas y carbohidratos–, es el sedentarismo, debido a que no nos sentimos con la energía necesaria para realizar distintas actividades.

Otras enfermedades que se atribuyen a esta condición son los trastornos psicológicos, alteraciones digestivas, anomalías lipídicas, diabetes y alteraciones cardiovasculares.

La hiperactividad y el azúcar

En ocasiones solemos ver a los niños muy agitados en las fiestas y, al observarlos, consideramos que el exceso de azúcar está relacionado con su hiperactividad. Sin embargo, en un artículo publicado en la BBC se señala que no se ha comprobado científicamente que el consumo de azúcar influya en la energía descontrolada de los niños.

Igualmente lo afirmaron investigadores de la Universidad de Los Ángeles, California; quienes encontraron que, por lo general, los genes de uno de los padres fomenta más la condición de hiperactividad en los niños que el ingerir azúcar.

Este sigue siendo un aspecto por investigar para la comunidad científica, ya que la idea de la hiperactividad y el azúcar está preconcebida en la sociedad. De acuerdo a los estudios esto pareciera ser una percepción de los adultos así que el consumo excesivo de azúcares y grasas tiende a estar relacionado con la pérdida de energía a largo plazo, por la obesidad.

¿Te ha gustado este post? Deja tu comentario y, si consideras que puede resultar interesante para alguien más, compártelo en tus redes sociales.

Somos LeaNoticias.com

Contenido Relacionado