Jägermeister, el licor que marcó un antes y un después en la historia del fútbol - LeaNoticias.com

Jägermeister, el licor que marcó un antes y un después en la historia del fútbol

El pasado 10 de marzo en la última jornada de la Bundesliga, el histórico Eintracht Braunschweig se iba a segunda solo una temporada después de haber conseguido el ascenso. No era un descenso cualquiera. Alejado de los focos durante las últimas tres décadas, el club de la Baja Sajonia alternó un larguísimo período a caballo entre la segunda y la tercera división alemana. Sin embargo, su camino no siempre discurrió por tales derroteros. Hubo un tiempo donde el Braunschweig podía permitirse el lujo de fichar a iconos de la época,como el por entonces jugador del Real Madrid Paul Breitner. Era el verano de 1978 y el equipo acababa de conseguir una meritoria tercera posición, después de varios años de escándalos y un acontecimiento que grabaría su nombre en la particular historia del fútbol moderno.

jager-historia-futbol-

A mediados de 1973, el Braunschweig se convertía en el primer equipo que lucía una marca comercial en su camiseta. Sobre un amarillo intenso y en armonía con la tonalidad de azul que fijaba los detalles en cuello y mangas, aparecía sobreimpreso en la zona pectoral el famoso ciervo de Jägermeister. La peligrosa falta de liquidez del club teutón encontró su «némesis» en la figura de Günter Mast, por entonces director de la empresa patrocinadora, que ofreció una generosa cantidad de dinero a cambio de pasear su logotipo por los estadios alemanes. Vicens Bisbal, Director de márketing de la empresa en España explica aquella decisión, «el acuerdo se hizo realidad el 24 de marzo de 1973 en un partido frente al Schalke 04, demostrando que Jägermeister siempre ha destacado por la originalidad en sus diferentes formas de comunicación, ya sea en el fútbol o en otros ámbitos. Por ejemplo, también fue pionera en creación de campañas publicitarias en las que personas «normales», literalmente sacadas de la calle, aparecían como protagonistas».

Este hecho es solo un capítulo más en la singular trayectoria que ha trazado un brebaje, convertido ya en un «boom» de todas las fiestas españolas. A pesar de nacer en 1935 y ser la séptima marca de bebidas premium más vendida del mundo, su expansión por España ha sido relativamente reciente. «Lo que le faltaba a Jägermeister era darse a conocer. En la última década hemos estado apoyando en España aquellos locales, eventos e iniciativas afines a sus valores y a partir de ahí su crecimiento ha sido natural», revela Bisbal, para quien, con independencia del furor generado en las discotecas, no existe un modelo preestablecido de cliente, «Jägermeister tiene la fuerza de tener una personalidad muy marcada y transgresora y al mismo tiempo ser auténtico y cercano. En este sentido, es una bebida que por su estilo propio es atractiva y establece una relación de cercanía con cualquiera que la pruebe. Por ello, no consideramos que haya un perfil determinado de consumidor y desde la compañía, nosotros no hacemos ninguna diferencia siempre que se trate, por supuesto, de consumidores mayores de edad».

«La estética de Jägermeister ha dado origen a innumerables leyendas urbanas»

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

No son pocos los misterios que rodean un brebaje que en pleno S.XXI, mantiene parte de su fórmula escondida, «la receta original se guarda en secreto, aunque se sabe que es un licor elaborado a partir de 56 ingredientes naturales, entre los que se incluyen especias, hierbas, frutos y raíces. Canela, jengibre, clavo, regaliz, anís, naranja amarga y bayas de enebro son sólo una pequeña muestra de ellos». Cuestionado por sus orígenes como remedio para la tos y los problemas digestivos, Bisbal ni confirma ni desmiente y reacciona con una frase rotunda, «la estética de Jägermeister, icónica e inclasificable (el logotipo, la botella, la tipografía, el color…), la han convertido en una bebida de culto que ha dado origen a innumerables leyendas urbanas».

Precisamente, dada la cercanía en tiempo y espacio, una de las leyendas más famosas guarda relación con las tropas de Hitler y su uso como anestésico durante la Segunda Guerra Mundial. «Jägermeister nació en Alemania, en el año 1934, cinco años antes del inicio de la contienda. Es posible que durante este período se consolidase en Alemania y que durante la Guerra fuese consumido por civiles y militares, aunque no tenemos constancia de ello. Lo que sí podemos decir es que desde la marca no se jugó ningún papel relevante en temas políticos o militares durante este período».

«Casa Jäger»

En la web de la compañía se puede leer que el «espíritu Jäger» está vinculado con conciertos salvajes, fiestas inacabables, noches muy largas, festivales de verano, bandas cañeras… toda una declaración de intenciones que alcanza su punto más álgido el lo que se conoce como «Casa Jäger», un evento que consiste en organizar una fiesta dentro de una casa familiar grande y situada a las afueras de la ciudad donde se lleve a cabo. «Entre sus particularidades destaca el hecho de que los invitados desconocen el lugar en el que se celebrará la fiesta. Lo único que saben los invitados de este exclusivo evento es que deberán acudir a un punto de encuentro y desde allí un autocar les llevará hasta la casa». Bisbal recuerda que esta actividad se inició «hace cuatro años» y que «ya ha pasado por varias ciudades de la geografía española comoBarcelona, Madrid o Málaga».

Esta iniciativa se enmarca dentro de la apuesta que Jägermeister viene desarrollando por fomentar el talento emergente.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado