La circuncisión reduce el riesgo de infección por VIH en entre un 50 y un 60%.

Se sabe que la circuncisión ofrece una protección contra el VIH y otras infecciones virales. En concreto, la circuncisión reduce el riesgo de infección por VIH en hombres en entre un 50 y un 60% y rebaja las posibilidades de infección por el virus del papiloma humano (VPH) y el virus del herpes simple de tipo 2. Sin embargo, la biología que hay tras estos beneficios no se entiende bien.

cinrcunciso-vih

Ahora, un estudio norteamericano –que publica mBio, revista de la Sociedad Americana de Microbiología– ha encontrado una posible explicación. Han encontrado que la circuncisión altera drásticamente el microbioma –el material genético que se encuentra dentro de un microbio– del pene.

Los investigadores estudiaron los efectos de la circuncisión masculina adulta en los tipos de bacterias que viven bajo el prepucio antes y después de la circuncisión. Un año después de la cirugía, la carga total de bacterias en ese área se había reducido significativamente y también la prevalencia de bacterias anaeróbicas –que prosperan en lugares con oxígeno limitado–, mientras que creció ligeramente el número de algunas bacterias aerobias.

Cambiar el ecosistema del pene

El autor principal del estudio, Lance Price, del Translational Genomics Research Institute (TGen) y la Universidad George Washington (ambas en Estados Unidos), explica que “desde el punto de vista ecológico, es como deshacer una roca y ver el cambio en los ecosistemas. Se ha retirado el prepucio y está aumentando la cantidad de oxígeno y disminuyendo la humedad, es decir, estamos cambiando el ecosistema”.
Podría ser que la anatomía del pene circuncidado ayude a prevenir la infección o podría ser que los cambios en el material genético de los microbios confiere protección o una combinación de los dos.

“Hubo un cambio drástico y significativo en el microbioma del pene como consecuencia de la circuncisión masculina”, dice Price. Al principio, la microbiota de los dos grupos de hombres era comparable, pero un año después de su operación, la carga bacteriana en todos los hombres había disminuido un poco, pero en los circuncidados el descenso fue significativamente mayor y casi todos los grupos de bacterias que disminuyeron fueron anaerobios estrictos o anaerobios facultativos.
Según el investigador, “estamos acostumbrados a pensar en que romper el microbioma intestinal hace que alguien sea más susceptible a una infección. Ahora pensamos que tal vez esta perturbación en el microbioma del pene podría ser una cosa buena, podría tener un efecto positivo”.

EP

Contenido Relacionado

Related Topics