¿La "comida trampa" realmente funciona para adelgazar? - LeaNoticias.com

¿La “comida trampa” realmente funciona para adelgazar?

Últimamente está muy de moda escuchar la palabra “trampa” mientras se realiza un plan nutricional para bajar de peso. Pero ¿realmente esa estrategia es solo una excusa para pegar unos “cachitos” a la alimentación saludable o aporta un beneficio a tu alimentación cuando quieres bajar de peso? Aclaremos la controversia.

comida trampa

Para los que no están familiarizados con esta frase, la comida trampa -o cheat meal en inglés- es una comida que realizas una o dos veces a la semana que está totalmente fuera de tu plan nutricional.

Durante toda la semana se cumple con una alimentación saludable y se escoge una o dos comidas de esos días para salirse por completo de lo considerado “saludable”, escogiendo alimentos calóricos que usualmente no forman parte de un plan nutricional para bajar de peso.

Comida trampa, ¿saludable o no?

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Aunque el objetivo de la nutrición es la salud y esta debe estar dirigida a mantener un peso adecuado, también es importante recordar que comer es un placer. Realizar una comida trampa no debe enfocarse en el objetivo de perder peso, debe formar parte de la historia natural de los hábitos alimentarios de un individuo.

Para nadie es secreto que una alimentación saludable llena de nutrientes es la base para mantener un peso saludable y brindar protección frente ciertas enfermedades. La alimentación saludable debe estar fundamentada en una dieta variada, suficiente, completa, balanceada, presentable y adecuada a la edad, género, condición física, factor individual y a cada situación de salud, dirigida a lograr el mantenimiento de la salud y el bienestar personal.

¡No podemos vivir atados a un régimen de alimentación! Salirnos ocasionalmente de nuestra rutina y hábitos es saludable y contribuye a mantener un equilibrio físico y emocional. Si el 90 % de nuestra alimentación es buena, no importa si el otro 10% no lo es.

Para que un plan nutricional sea sano y tenga efecto, es necesario que no privemos nunca a nuestro cuerpo de algunos nutrientes como las grasas saturadas o los azúcares, ya que es cierto que, aunque en menor medida, el organismo los necesita para sobrevivir y realizar sus funciones de manera adecuada.

No podemos eliminar estos alimentos o no consumirlos nunca, pero tampoco podemos comerlos a diario en cantidades ilimitadas. Por esto, una estrategia es planificar algunas comidas (máximo dos si están en un plan nutricional para bajar de peso) que te permitan incluir estos alimentos.

Ni premio ni castigo

Las comidas trampa pueden verse como opción de disfrutar y salirte de la rutina que realizas durante la semana, de una alimentación balanceada y realizando tu práctica de ejercicios. Además, es una oportunidad para saciar un antojo de una comida en particular que desees.

Pero recuerda, de ninguna forma puede representar el castigo de no haber cumplido con tu objetivo durante la semana. La comida no es una herramienta para recompensarte o castigarte.

Solo los animales son recompensados con alimentos. Recompensarte por comer o no comer solo prueba conductas alimentarias erradas, que pueden conllevar a trastornos severos. La comida es una necesidad y también es un placer, disfrútala, no te sientas obligado a consumir algún tipo de alimento para verte de determinada manera. Lo que lleves a tu boca debe ser agradable al gusto y a la vista, debes disfrutarlo y comerlo con satisfacción.

¿Aporta beneficios la comida trampa?

Desde un punto de vista fisiológico, la comida trampa puede ofrecer algunos beneficios.

Es un buen acelerador de metabolismo. Al darle a tu cuerpo algo que no estaba esperando, es como si le dieran un empujón. Tu cuerpo se sentirá compensado, creerá que ha llegado el momento de no tener que reservar la grasa y descansará de almacenar para los momentos malos. Es algo que tanto mentalmente como corporalmente será aceptado de una forma perfecta por nuestro organismo.

Evitará que caigas frecuentemente en la tentación. Puedes verlo como una especie de motivador, ya que sabes que determinado día podrás disfrutar de esa comida que deseas, y luego seguir mantenido una buena alimentación durante el resto de la semana.

El día trampa, buena estrategia para alejarte de las tentaciones. Es cierto que si estas realizando un plan nutricional para bajar de peso, debes evitar ciertos alimentos que dificultan la pérdida de peso como las golosinas, comida rápida, alimentos muy calóricos, comida frita y alimentos procesados y refinados. Pero es obvio que sentirás la tentación ocasional de comerlos.

La comida trampa puede resultar adecuada si se utiliza como herramienta para no caer continuamente en tentaciones, y la mejor manera es programar esas tentaciones a una comida a la semana en la que te puedes comer lo que te apetezca.

¿Cómo incorporar una comida trampa?

Lo usual es realizar una comida trampa por semana, escogiendo un día que será de “descanso” para tu cuerpo. Pero ¡cuidado! Hacer trampa muy seguido o en altas cantidades puede poner en peligro tu objetivo de bajar o mantener un peso adecuado.

La comida trampa suele cargar el cuerpo de azucares = más energía; lo cual es ideal para que el día siguiente le pongas más ganas a tu rutina de ejercicios.

El día trampa no sirve para todos

Recordemos que cada persona es diferente, tenemos objetivos distintos y nuestro cuerpo no responde de igual manera ante cada situación. No todos pueden resultar beneficiados a la hora de realizar una comida trampa. Es importante que si estás en un plan nutricional para bajar de peso, consultes con tu médico o nutricionista sobre la posibilidad de realizar estas comidas trampa.

Por otra parte, para quienes les resulta difícil mantenerse adaptados a un plan nutricional específico y tiene como meta bajar de peso, pecar de vez en cuando es la llama que enciende la hoguera. En ocasiones una comida trampa se convierte en reiteradas comidas trampa, saliéndote por completo de tu plan nutricional. En estos casos es mejor evitar este método.

Además, recuerda que si no te alimentas de forma saludable la mayor parte de las veces y no realizas actividad física regular, la comida trampa simplemente no tiene sentido.

[Fuente: Estampas.com]

Contenido Relacionado