La Comisión Europea propone estrategia para facilitar acceso a servicios digitales

La Comisión Europea (CE) presentó hoy una estrategia integral para garantizar antes de fines de 2016 un acceso en igualdad de condiciones y más seguro a servicios y bienes a través de internet, a fin de impulsar un verdadero mercado único digital en toda la UE.

La Comisión Europea propone estrategia para facilitar acceso a servicios digitales

“Quiero que todos los consumidores reciban las mejores ofertas y que todas las empresas accedan al más amplio mercado en cualquier lugar de Europa”, destacó el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

La estrategia está basada en tres pilares: mejorar el acceso de los consumidores y las empresas a los bienes y servicios digitales, crear las condiciones adecuadas e igualitarias para que las redes digitales y los servicios innovadores prosperen y maximizar el potencial de crecimiento de la economía digital.

En el primer pilar, la CE propone armonizar las normas sobre contratos y protección de los consumidores en la compraventa en línea, o el fin del “bloqueo injustificado” que discrimina servicios en línea según el Estado miembro en que se encuentre el consumidor.

También sugiere unas normas de protección de los consumidores más coherentes, una paquetería “más eficiente y asequible” en sus costes, identificar posibles problemas de competencia o “modernizar y europeizar” la legislación sobre derechos de autor, para lo que la CE presentará propuestas legislativas antes de fin de año.

Asimismo, insta a estudiar si la directiva sobre la transmisión por satélite y cable debe extenderse también a la emisión de radio o televisión en línea y a reducir la carga administrativa de las empresas por los diferentes regímenes de IVA en Europa, de modo que se beneficien de un “umbral común” de ese impuesto.

Por lo que respecta al segundo pilar, la CE propone revisar la normativa sobre telecomunicaciones de manera que se coordine con más eficiencia el espectro radioeléctrico, se creen “incentivos a la inversión” en banda ancha de alta velocidad y se garantice la igualdad de condiciones tanto para los agentes nuevos del mercado como para los tradicionales.

Además, aboga por adaptar la directiva de servicios de comunicación audiovisual a los nuevos modelos empresariales para la distribución de contenidos, examinar “la mejor manera de combatir los contenidos ilícitos” en internet y “analizar exhaustivamente el papel de las plataformas en línea” como buscadores, redes sociales o tiendas de aplicaciones.

Ahí estudiará cuestiones como la transparencia de los resultados de búsqueda, las políticas de fijación de precios, el uso de la información obtenida, la relación entre plataformas y proveedores o la promoción de sus propios servicios en detrimento de los competidores, “en la medida en que no estén ya regulados por el Derecho de la Competencia”.

La CE también quiere reforzar la confianza y la seguridad de los servicios digitales, para lo que revisará la directiva sobre privacidad en línea sobre la base de la nueva normativa de protección de datos que se adoptará a finales de 2015, e impulsará una asociación con la industria de la ciberseguridad.

Por último, en el tercer pilar, la CE persigue una “iniciativa europea de libre flujo de datos” y de computación “en nube”, así como la definición de normas e interoperabilidad en ámbitos como la sanidad en línea o la planificación del transporte o la energía.

Según cálculos de la CE, el 15 % de los europeos compra a través de internet en otro país de la UE y el 7 % de las empresas realiza ventas transfronterizas por ese medio.

Si ese mercado único digital funcionase plenamente, podría aportar 415.000 millones de euros anuales al PIB comunitario y “centenares de miles de nuevos puestos de trabajo”, de acuerdo con la Comisión.

La asociación de los principales operadores de telecomunicaciones europeos, ETNO, valoró que la propuesta “dé prioridad al despliegue de redes y la inversión” mientras que DigitalEurope, que representa a la industria tecnológica digital europea, celebró la iniciativa pero pidió evitar riesgos como caer en el proteccionismo o “regular cuando exista otro enfoque más ágil y eficaz”.

El grupo del Partido Popular en la Eurocámara dijo en un comunicado que la estrategia “va en la buena dirección” pero que aún debe ser concretada, mientras que el grupo de los socialistas consideró que “le falta visión e implementación práctica”.

Fuente:  [EFE]

Contenido Relacionado