La industria de la belleza se digitaliza con el BeautyExplorer de Sony

Durante siglos, el espejo ha sido el consejero de belleza más fiable, aquel que siempre responde y que nunca miente. Pero incluso ese reinado puede tocar a su fin, ahora que la tecnología se ha propuesto entrar de lleno en la industria de la belleza con dispositivos que llegan donde el espejo no puede.

Ayer, Sony presentó en su sede de Tokio el BeautyExplorer, un sistema de medición de piel, consistente en tres partes: una cámara compacta, una tableta con la aplicación que permite analizar los resultados y un servidor en la nube que almacena y trata los datos recogidos con la cámara Skin View. La pequeña máquina de medición funciona con un sensor CMOS o de Píxel Activo, que sirve para detectar variaciones en la luz y un algoritmo de análisis que aplica la tecnología de procesamiento de imágenes.

beauty-explorer--575x323--478x270

Examen objetivo

Esto permite cuantificar de forma objetiva en qué condición está la piel, teniendo en cuenta aspectos como textura, los poros, manchas con diferentes tonalidades de color, la humedad o la grasa de la piel con precisión y velocidad.

El objetivo comercial de este equipo no es, de momento, el consumidor final, sino el cliente profesional: salones de belleza, profesionales de la estética, distribuidores o fabricantes de cosméticos, como forma de aportar a sus clientes información muy precisa sobre el estado de la piel, así como datos que no son visibles para el ojo humano.

Sony, que empezará a distribuir su BeautyExplorer en marzo, ha avisado que su división de sensores de alta calidad seguirá expandiéndose a otros campos de detección, como el del cuero cabelludo.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado