Las calles de Venezuela tras 15 años de "bolivarianismo" (video + realidad) - Lea Noticias

Las calles de Venezuela tras 15 años de «bolivarianismo» (video + realidad)

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

Cuando la prioridad de un gobierno es la política y la ideología, los aspectos del día a día, relacionados con el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos; quedan relegados a un segundo plano. La historia ha demostrado que las crisis económicas son el caldo cultivo perfecto para que los mensajes socialistas se constituyan en esa tabla de salvación a la que se aferra la esperanza de hombres y mujeres que sienten que nada podría ser peor, pero solo el testimonio de aquellos pueblos que han padecido las consecuencias de haber privilegiado a los sentimientos a la hora tomar una decisión política, es capaz de dar luces sobre lo que significa, al final del camino, dejar en manos de los gobernantes el control de los medios de producción y comunicación.

Este video refleja el aspecto de cualquier calle venezolana. Fue grabado por LeaNoticias.com en Puerto La Cruz, una ciudad ubicada en el oriente del país, en la que se encuentra una de las refinerías más importantes de la estatal «Petróleos de Venezuela» y que forma parte de la geografía del estado Anzoátegui, una región bendecida con grandes reservas de petróleo, gas natural, agua, hermosas playas, clima privilegiado y tierras fértiles, aptas para la agricultura y la ganadería.

Tras 15 años de construcción del socialismo, el proyecto bolivariano no ha logrado con la fórmula para garantizar servicios públicos de calidad pues, al privar el componente ideológico, variables como la capacitación, talento, méritos profesionales y vocación de servicio de los servidores públicos queda, como he dicho en las primeras líneas de este post, relegado a un segundo plano. Es claro que la lealtad al líder carismático es el requisito más importante a la hora de designar a los responsables de velar por el funcionamiento de las instituciones del Estado.

Pero Venezuela no es único ejemplo de este tipo de políticas en el manejo de la economía. Basta leer, en la red social Twitter, el time lime de Yusnavy Pérez (@Yusnavi) para estremecerse con las miserias que padece el pueblo cubano luego de más de 50 años de socialismo y padrinazgo del bolivarianismo. Un Estado con recursos limitados no puede garantizar, sin hacer sinergia con el sector privado, el bienestar para todos. Quizás fue por esto que el notable estadista británico Winston Churchill aseguró que «el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria».

Sobre el socialismo también se expresó el novelista, periodista e inventor español, autor de más de 80 libros, Alberto Vásquez Figueroa: «El socialismo, como el fuego, es muy hermoso cuando se contempla desde una cierta distancia. Pero cuando te encuentras rodeado por cierto tipo de socialistas, como por cierto de tipo de llamas, empieza a no serlo tanto. A su paso tan solo dejan decepción, desolación y cenizas».

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Quien quiera hablar de las bondades del sistema político bolivariano (adjetivo discutible si pensamos que el propio Simón Bolívar ya no puede opinar al respecto) debería darse una vueltica por Europa del este, por Cuba o por el país de Hugo Chávez, y vivir en carne propia su legado.

Convencer solo con palabras es un arte que solo los encantadores de serpientes dominan de manera magistral. Pero aprender de la historia es requisito indispensable para que los errores del pasado no se conviertan en dolorosas penas que pagar con años de frustración y pobreza. Por eso me refugio en la enseñanza de Friedrich Hayek, un filósofo, jurista y economista de la escuela austríaca, que fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974, quien criticó la economía planificada y socialista por considerarla un peligro para la libertad individual que conduce al totalitarismo.

Nadie aprende de errores ajenos pero, como dicen en Venezuela, «quien no oye consejos no llega a viejo».

calles bolivarianismo

María José Flores (@MarijoEscribe)

Deje un comentario