Las consecuencias de una mala alimentación, no es cuestión de belleza, es por tu salud - LeaNoticias.com

Las consecuencias de una mala alimentación, no es cuestión de belleza, es por tu salud

Si buscas la felicidad en la comida entonces tienes un grave problema. Si eres capaz de sacrificar tu salud por un “placer” momentáneo, definitivamente debes leer este artículo.

mala alimentación 2

Las calorías que no se queman al momento se convierten en triglicéridos y se almacenan en el tejido adiposo y esta grasa nos afecta de distinta manera provocando varias patologías y enfermedades que podemos prevenir.
Tener sobrepeso disminuye el colesterol bueno, obstruye las arterias, aumenta el riesgo de sufrir hipertensión y perjudica el funcionamiento del corazón. También hace que la insulina tenga dificultades para controlar la glucosa, facilitando la aparición de diabetes tipo 2.

Provoca patologías en el sistema digestivo, como los cálculos de vesícula, el reflujo esofogástrico y cánceres como el de colon y el de páncreas. Aumenta el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer relacionados con las hormonas como el de mama y el de endometrio.

La grasa acumulada en el cuello puede provocar apnea del sueño, acelera el envejecimiento y según recientes estudios, el exceso de grasa en el abdomen acelera la oxidación de las células.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Por eso es que los especialistas insisten tanto en llevar una dieta sana y tener alguna actividad física que nos permitan mantenernos en un peso saludable. Si sufres sobrepeso, la siguiente vez que pases frente al espejo no te digas “debo bajar de peso para que se me vea mejor la ropa”, mejor piensa que nadie quiere verte enferma o en un hospital por esos kilitos de más. ¡Quererte es cuidarte!

Los malos hábitos alimenticios, camino de ser la primera causa de enfermedad hepática Los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo se relacionan con el aumento de grasa en el hígado. Estos comportamientos inadecuados incrementan la acumulación de grasa en el hígado, lo que se relaciona con el aumento de la incidencia de síndrome metabólico. Este síndrome se caracteriza por sobrepeso, diabetes, hipertensión y altos niveles de colesterol y/o triglicéridos. Este síndrome puede prevenirse con una dieta sana y ejercicio regular.

mala alimentación

El 25% de la población que se hace una ecografía del hígado presenta grasa según los expertos en Patología Digestiva que se han reunido estos días en el Complejo Hospitalario de Navarra, los malos hábitos alimenticios podría convertirse a medio plazo en una de las principales causas de daño hepático en los países desarrollados. Así, la mala alimentación sumada al sedentarismo superarían al consumo de alcohol o de las enfermedades infecciosas, como la hepatitis C, que son en la actualidad las causas más habituales de enfermedad hepática crónica. Según estudios recientes, el 25% de la población que se somete a una ecografía del hígado presenta grasa en este órgano y un pequeño porcentaje de ellos puede desarrollar cirrosis si no corrige sus factores de riesgo. ¿Qué causa el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo para la enfermedad coronaria. Muchas personas que tienen diabetes de tipo 2 también tienen síndrome metabólico. El síndrome metabólico es el resultado de comer una dieta con demasiadas calorías y demasiada grasa saturada, y por no hacer suficiente actividad física. Se puede disminuir el riesgo de enfermedad coronaria y diabetes mejorando los hábitos alimenticios, haciendo más actividad física y bajando de peso. Si se fuma, debe dejarse de fumar.

Fuente [20minutos.es]

Contenido Relacionado