Lo bueno y lo malo de hacerte un tatuaje

El tatuaje puede ser visto como algo propio de las minorías rebeldes, pero es en realidad una técnica ancestral que indígenas y primitivos usaban para decorarse el cuerpo y realizar rituales. Con la cultura punk, la moda del tatuaje comenzó a expandirse y aparecieron nuevos diseños.

mujer tatuada 3

Ahora, es una técnica muy común y accesible para cualquiera. Puede ser un bonito accesorio para tu piel; sin embargo, si estás pensando en hacerte uno, te contamos qué cosas tener en cuenta y qué riesgos podrías correr.

Lo malo

•    La lastimadura. Hacerse un tatuaje implica lesionar la piel y esto puede causar sangrados, tal como lo explica un artículo en el sitio de la Universidad de Michigan. Como cualquier otra herida abierta, esta podría infectarse y provocar cicatrices, enfermedades o, incluso, la muerte.

•   Las agujas. Si el equipo que usan para tatuarte no es nuevo o no está esterilizado correctamente, o si no se siguen los pasos higiénicos adecuados, podrías contraer enfermedades transmitidas por la sangre infectada, como hepatitis B o C, Sida, tétanos o tuberculosis, según el mismo artículo.

•    Las tintas y las reacciones alérgicas. De acuerdo con la institución, muchas de las tintas están hechas con metales, que podrían generarte reacciones alérgicas o irritaciones en la piel. El único modo de acabar con la alergia en estos casos es removiendo la parte del tatuaje que resulta irritante. Si bien esto no pondría en riesgo tu vida, según explican, tu tatuaje tal vez no luzca como esperabas.

•    La permanencia. Si te hiciste un tatuaje con un (ahora) exnovio o si tienes alguno de la adolescencia que ya no te gusta, es posible removerlo, pero puede ser doloroso. Según el portal WebMD, el proceso normalmente incluye varios tratamientos y es costoso, y algunos tatuajes puede que dejen cicatriz. Por esto, antes de hacértelo, piensa bien si quieres que te acompañe de por vida o si podrías arrepentirte en el futuro.

mujer tatuada

Medidas de precaución

Es indispensable encontrar un lugar serio, donde te sientas cómoda y con profesionales que te transmitan confianza. Según el artículo mencionado, deberían utilizar un autoclave (equipo para esterilizar elementos), y las agujas y otros punzantes que empleen para hacerte el tatuaje deberían extraerse de paquetes individuales, abiertos delante de ti.

La tinta que utilicen, ya sea negra o de color, debería estar contenida en vasos individuales y descartables. Nunca deberían extraerla directamente del envase original, ni devolver a este la que haya sobrado.

Para quedarte tranquila, la Universidad de Michigan aconseja:

1.    Preguntar. Averigua hace cuánto que tatúa la persona que te va a atender, si es famosa, y pide ver fotos de otros trabajos que haya hecho. ¿Te gustan?

2.    Mirar. Pregúntale a tu tatuador si puedes ver la preparación de los elementos y cuando tatúen a otra persona. Podría darte una idea de cuán limpios son y qué técnicas de esterilización emplean.

3.    Retirarte si te sientes incómoda. No tengas vergüenza. Si hay algo que no te inspira confianza es mejor que busques otro lugar.

Debes observar que las agujas estén en perfecto estado al igual que las tintas.

mujer tatuada 2

¿Y lo bueno?

Hasta ahora lo único que hicimos ¡fue asustarte! Sin embrago, el hecho de hacerte un tatuaje y de decorar tu cuerpo es un signo de libertad y de individualidad que nadie puede quitarte. Además, es una expresión de arte. Por eso, si estás decidida a dejar una marca en tu piel, hazlo con cuidado y ¡anímate! Consulta a un profesional de la salud ante cualquier duda.

Fuente [Mujer.yahoo.com]

Contenido Relacionado