“Maduro y su guerra… psicológica”, por @omaravila2010

Omar Avila @omaravila2010Este mes de febrero se cumplieron 16 años del comienzo del “proceso de transformación política, social y económica del país”, tal como señalan los que dicen llamarse “Revolucionarios”. A mi juicio es la única verdad que he escuchado en estos últimos años por parte del gobierno, y es que lamentablemente ese 2 de febrero de 1999 empezó la debacle de un país –que con todos y sus defectos- iba por el camino del progreso.

Hemos sido testigos del acelerado proceso de descomposición política, social y económica de Venezuela; en vez de evolucionar hemos involucionado como país, justamente por las malas prácticas políticas. Lo que los ciudadanos jamás perdonaremos ni mucho menos olvidaremos, será esa división que crearon entre hermanos, entre el pueblo solidario que éramos y por lo que nos reconocían internacionalmente.

En ese particular, estamos atravesando el atropello más vil de este gobierno; donde pretenden meter miedo a los ciudadanos para que no se expresen, no opinen, ni manifiesten libremente el rechazo del pueblo que ya está cansado de hacer colas para comprar comida, de no conseguir medicinas, ni alimentos de la cesta básica, ni repuestos; ese pueblo que un día apoyó “La Revolución” y que está despertando de ese letargo en el que se ha mantenido sumergido con la esperanza de que todo mejore. Al gobierno ya no le queda más que aplicar la estrategia de la guerra psicológica o infundir el psicoterror.

Maduro y sus acólitos, a través del poder, encarcelan a políticos y jóvenes, y a todo aquel que disiente de este régimen, amedrentando y metiendo miedo como único instrumento de control para pretender callar a la gente. Coaccionando las libertades de los ciudadanos y con ello buscan enmudecer al pueblo para mantenerse en el poder a toda costa bajo una falsa fachada de democracia.

Veámonos reflejados en Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma, sólo por nombrar a las figuras recientes que han sido injustamente privadas de su libertad; donde sus verdugos son los verdaderos temerosos de perder lo que no han sabido conservar, siendo ellos mismos los causantes de los problemas de los venezolanos y que se empeñan en responsabilizar a los demás.

Los oficialistas dicen que desde finales de los años noventa vienen impulsando un nuevo modelo de desarrollo orientado hacia el respeto a los Derechos Humanos y la construcción de una sociedad libre del colonialismo. De ser así, por qué arremeten contra los venezolanos que no son afectos a sus ideales, por qué meter preso a los jóvenes estudiantes sólo por querer un país distinto, o lo que es peor, por qué matarlos –bajo la fachada de una Resolución- simplemente por querer expresar el descontento con un gobierno que lamentablemente no ofrece futuro.

Lo cierto es que la crisis política y económica está en pleno desarrollo y el gobierno insiste en perseguir, y no es así como vamos a salir de este trance, como tampoco lo es por firmar un papel. Más del 80% del pueblo venezolano quiere escuchar propuestas que ayuden a resolver los problemas.

Se acerca el día donde democráticamente lograremos la verdadera igualdad y libertad y sobre todo, donde los patriotas y demócratas saquemos al país adelante, seamos valientes, luchemos por lo que más queremos que es una Venezuela próspera, pujante y productiva, pero sobre todo sin miedo.

Por Omar Ávila

Contenido Relacionado

Related Topics