Mar de Leva: “María Corina y su comunicación”, por @jdsolorzano

jos-dionisio-solorzanoMucho se ha hablado del manejo impecable de los elementos comunicacionales en la era de la Revolución del Siglo XXI, sobre todo en los días que el ex presidente hoy fallecido controlaba los hilos del poder en el país, no obstante ellos no son los únicos que se afanan en emplear las reglas de la comunicación a la perfección.

Es grato citar la labor comunicacional que se está llevando adelante la diputada María Corina Machado y su equipo de colaboradores; ella, una mujer “históricamente” vinculada con los sectores altos de la sociedad hoy luce como una campeona de la venezolanidad, ¿gracias a?

A raíz del desinfle de imagen de Henrique Capriles Radonski, detonado luego de los resultados electorales del 14 de abril del 2013, ya casi un año, cuando debió ser más enfático en su reclamo electoral y pasando por sus aseveraciones pocos asertivas en el esquema de la Opinión Pública, las figuras de Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, han tomado un interesante auge.

Sin embargo en esta ocasión abordaremos, en la medida de las posibilidades y del espacio, el caso de la legisladora Machado.

Esta dirigente independiente ha tomado la batuta de la llamada resistencia ante el régimen de Nicolás Maduro luego del encarcelamiento injusto de Leopoldo López en la cárcel militar de Ramo Verde, con lo cual asumió de hecho la representatividad de los sectores más radicales de la oposición.

De la noche a la mañana mucho sectores de la vida nacional que no se sentían cómodos con María Corina empezaron a defenderla, apoyarla y seguirla, ¿por qué pasó esto?

La parlamentaria inició su periplo por la representatividad opositora elevando su voz, pasó de ser la compañera de lucha de Leopoldo a ser la atleta que tomaba el testigo para continuar la carrera y ¡vaya que lo ha hecho bien!

Su presencia en la Organización de Estado Americanos (OEA), acompañado por un joven dirigente estudiantil, por la madre de Génesis, una muchacha víctima de la ola de represión nacional, y un dirigente sindical petrolero la colocó en el centro de la venezolanidad, es decir: juventud, maternidad y obrerismo.

Se convirtió en víctima internacional de los acuerdos del régimen al evitarle hablar en  la instancia de beligerancia internacional, no obstante su rueda de prensa y posiciones duras la convirtieron en una “heroína”.

La arremetida por parte del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, calificado como el hombre fuerte del Gobierno, y su respuesta valiente le ha dado un puesto de honor en la lista de “mujeres embraguetadas”.

Todos estos episodios y más han marcado su imagen de mujer luchadora, incansable, fuerte y triunfadora, sin ningún vestigio de miedo. Esto sumado a lo que ya poseía en el bolsillo las simpatías de sectores más radicales de la sociedad venezolana.

La foto de ella abrazada con Lilian Tintori (esposa de Leopoldo López) y con su mirada en el horizonte mientras aquélla descansaba en su regazo, fue épica. Su constante llamado a las mujeres en su lenguaje político y su permanente “calle” en la boca la hacen portadora de un estandarte que muchos quieren ver flamear en los cielos.

Su manejo en Redes Sociales ha sido extraordinario, a través de @MariaCorinaYa @PrensaMCM y @VenteVenezuela la lideresa se ha comunicado con importantes sectores de la vida pública del país, sobre todo de la clase media criolla.

Cada una de las cosas mencionadas se resume en un detallado discurso que mantiene milimétricamente el mensaje, así como en su momento lo manejaba el expresidente Chávez.  Su posición es creciente y competitiva en la opinión de muchos de los venezolanos.

Su comunicación, hasta el momento, ha sido exitosa ¡Enhorabuena!

José Dionisio Solorzano /  @jdsolorzano

Contenido Relacionado