Ministro británico asegura que los servicios secretos no rompen las leyes

El primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado que los servicios secretos del Reino Unido trabajan dentro de la legalidad, tras la polémica generada por el presunto espionaje en el centro de escuchas GCHQ.

1370866141_0

En unas declaraciones en Essex, a las afueras de Londres, Cameron ha dicho que las agencias de inteligencia están sujetas a un “control adecuado” y son necesarias para proteger a los ciudadanos de un “mundo peligroso”, en referencia a las actividades terroristas, según indicó elmundo.es

El primer ministro conservador respondió de esta manera a las filtraciones en el diario ‘The Guardian’ sobre las labores del GCHQ, el centro británico de escuchas ubicado en Cheltenham, al oeste de Inglaterra, cuyas actividades son secretas.

De acuerdo con el rotativo británico, el centro utiliza desde 2010 un programa secreto estadounidense, Prism, para recolectar información privada de los principales servidores de internet.

“Es bueno recordar por qué tenemos servicios de inteligencia y lo que hacen por nosotros. Vivimos en un mundo peligroso, vivimos en un mundo con terrorismo. Lo hemos visto recientemente en las calles de Woolwich”, ha dicho Cameron, en referencia al asesinato en mayo del soldado británico Lee Rigby a manos de dos islamistas radicales.

Según el jefe del Gobierno, las agencias de espionaje trabajan “dentro de la ley” y “están sujetas al escrutinio del Comité de Seguridad e Inteligencia de la Cámara de los Comunes”.

Cameron ha hecho estos comentarios antes de que el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, haga esta tarde una declaración en los Comunes para dar cuenta del supuesto espionaje desde el centro de escuchas británico.

El presidente del citado comité parlamentario, el conservador Malcolm Rifkind, ha dicho hoy que la ley es muy clara sobre la actuación del GCHQ.

“Si las agencias de inteligencia británicas quieren saber el contenido de los correos de la gente que vive en el Reino Unido, entonces deben obtener una autorización legal. Eso normalmente significa una autoridad ministerial”, ha afirmado Rifkind.

Las revelaciones sobre este centro se añadieron a las informaciones publicadas también por ‘The Guardian’ sobre la vigilancia en las comunicaciones telefónicas y digitales de millones de usuarios llevado a cabo en secreto por la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) de Estados Unidos.

El periódico ha revelado que un joven estadounidense de 29 años llamado Edward Snowden, un ex técnico de la CIA que trabajó como consultor para la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) de EEUU, es la fuente de las últimas filtraciones sobre el ciberespionaje estadounidense.

Contenido Relacionado

Related Topics