Mira por qué Portugal es la nueva meca del surf - LeaNoticias.com

Mira por qué Portugal es la nueva meca del surf

Portugal, como la California retratada por la banda de los hermanos Wilson en los años 60, condensa los principales ingredientes de los paraísos del Surf: buenas olas, buen clima, buenos accesos y una figura legendaria a la que asociar el país.

Pocos han contribuido tanto a la fama mundial de los 1.000 kilómetros de costa Atlántica de Portugal como el hawaiano Garrett McNamara.

Moche Rip Curl Pro Portugal

Especialista en grandes desafíos acuáticos, McNamara, hoy con 47 años, puso la playa de Nazaré en el mapa de peregrinación de los amantes de la plancha cuando, en noviembre del 2011, tomó una gigantesca ola de varios metros de altura.

Repitió la proeza en enero del 2013, esta vez con una medición más precisa: Fueron 30 metros sobre los que navegó. Se consideró entonces la mayor ola jamás surcada. “Fue un poco avasallador”, declaró entonces el valiente McNamara. El vídeo del deportista dominando la gigantesca ola dio la vuelta al mundo.

Que el surfista hawaino eligiera Nazaré no fue por casualidad. Esta playa, a unos 100 kilómetros al norte de Lisboa, está bendecida por un fenómeno subacuático denominado “Cañón de Nazaré”, el mayor de Europa, al alcanzar los cinco kilómetros de profundidad y los 200 kilómetros de extensión.

Es precisamente la cercanía de la playa con la cabecera del cañón -está a menos de un kilómetros de la costa- la que provoca gigantescas olas como la que hizo mundialmente famoso a McNamara.

A remolque de la promoción del surfista -muchos lo consideran uno de los mejores embajadores de Portugal, a pesar de haber nacido a miles de kilómetros del país-, Turismo de Portugal se lanzó a la “caza” del turista de surf, sobre todo extranjero.

La más llamativa iniciativa, lanzada a finales del 2012, se trató de reembolsar el pasaje de avión y de hotel para los que encontrasen un mar demasiado tranquilo -y, por tanto, menos propicio al surf- durante tres días consecutivos.

GRAN IMPACTO ECONÓMICO

Anécdotas aparte, el sector de este deporte de alta adrenalina contribuye en Portugal con una nada desdeñable aportación de 400 millones de euros (más de 500 millones de dólares) anuales entre industria, servicios y acontecimientos asociados a la modalidad deportiva, que cuenta con más de 200.000 practicantes portugueses.

Según la Asociación Nacional de Surfistas (ANS), el impacto del Surf en la maltrecha economía lusa puede ser aún mayor si se viese como un negocio lucrativo.

surf portugal 3

Inspiradas por ese consejo, localidades surfistas como la de Lourinhã han intentado seguir este camino. Con la campaña “Surf para Viejos”, lanzada a finales del 2013, el municipio al norte de Lisboa quiso ampliar la franja de edad de sus visitantes y posibilitar la práctica del deporte en un ambiente propicio para un aprendizaje relajado.

“Surf para kotas” (Surf para viejos) ha brindado paquetes especiales que incluyeron alojamiento, clases de surf y visitas a los atracciones turísticas de la zona.

Otros municipios ya se han apresurado a enarbolar la bandera de este deporte de altas dosis de adrenalina. La señorial Cascais, una ciudad balneario a 25 kilómetros al oeste de Lisboa, es ejemplo de ello. Su alcalde, Carlos Carreiras, se ha destacado como un entusiasta defensor de la modalidad, a la que considera “estratégica” para su ciudad.

“No solamente por el impacto turístico, sino también por la imagen que se transmite al mundo, de belleza natural y destino sostenible”, dijo a Efe. Entre septiembre y octubre de este año, Cascais recibió competiciones internacionales de surf como la Women’s Pro o la Billabong Pro masculina, aunque la guinda del pastel fue, de nuevo, para Peniche, a 80 kilómetros de la capital lusa.

Allí se citaron grandes de la modalidad, entre los que destacaron el brasileño Gabriel Medina, el estadounidense Kelly Slater y los australianos Mick Fanning y Joel Parkinson.
Pero antes de la primera proeza de McNamara, en noviembre del 2011, ya se gestaba la ascensión de Portugal como un paraíso de los surfistas.

En febrero de aquel año, la localidad costera de Ericeira, situada a 40 kilómetros al oeste de Lisboa, fue galardonada como la primera reserva europea del Surf por “Save The Waves” (Salve las olas), organización internacional cuyo cometido es crear zonas de olas protegidas. Las áreas distinguidas comprenden los cerca de cuatro kilómetros entre las playas de Empa y Sao Lourenco, donde se encuentran olas de “calidad y consistencia”.

No solo las citadas playas de Peniche, Cascais, Ericeira o las de alrededor de Lisboa, como las populares de Caparica o Carcavelos, atraen a los surfistas. Las del meridional Algarve, cuyas aguas son las más templadas en el país; la de Figueira da Foz y el gran Oporto, en el norte; y los archipiélagos de Madeira y Las Azores son otros puntos de atracción.

La meca surfista en la que se ha convertido Portugal no deja de seducir a turistas británicos, franceses, escandinavos, alemanes o españoles. Y tampoco deja de atraer a otros especialistas de la modalidad ávidos por romper el récord de McNamara.

PRIMERA PRUEBA DE LA MOCHE RIP CURL

En octubre de 2013, el brasileño Carlos Burle y el británico Andrew Cotton se lanzaron a las olas de Nazaré y lograron “domar” algunas de la envergadura de las de McNamara.

Pero el peligro que entraña montar olas gigantescas está siempre latente. Durante aquel mismo mes, la china le tocó a la brasileña Maya Gabeira. A pesar de su experiencia en esas lides, Gabeira sufrió una situación de pre-ahogo por agua salada cuando intentó remontar una ola gigante. La intervención del propio Burle dejó todo en un gran susto.

El país conocido por el fado, los pasteles de nata o el vino verde, tiene una etiqueta más con la que identificarse. “Es importante reforzar la asociación entre Portugal y surf, porque así también se relaciona con la naturaleza y la estética”, resumió en declaraciones a Efe el presidente de Turismo de Portugal Cotrim de Figueiredo.

Fuente [Americaeconomia.com]

Contenido Relacionado