"Mis primeros tres días con el Samsung Galaxy S4", por @EnriqueVasquez - LeaNoticias.com

“Mis primeros tres días con el Samsung Galaxy S4”, por @EnriqueVasquez

Mi primer Smartphone fue un Nokia N78. Ese teléfono utilizaba el que, en ese momento, era la referencia en sistemas operativos para teléfonos inteligentes: el ya fallecido Symbian. Posteriormente lo cambié por un Nokia E72 y luego tuve un Nokia N8 que me obsequió mi amigo Juan Abellán, teléfono que “amé” por sobre todas las cosas.

En paralelo con el N8, me vi envuelto en la “fiebre” del BlackBerry en Venezuela y, sin dejar mi Nokia, caí en las garras de la antigua RIM. Fue en ese momento cuando llegó a mi vida (por cortesía de los amigos de Samsung Venezuela) un Samsung Galaxy Note con Android Ice Cream Sandwich y la experiencia fue algo totalmente distinta, novedosa e interesante.

A partir de ese momento, los únicos otros teléfonos que he comprado han sido un Samsung Galaxy SIII (la versión de AT&T) y ahora un Samsung Galaxy S4 (el modelo internacional con LTE: i9505) que funciona sin problemas con la red de alta velocidad de Digitel, ya que soporta LTE en la banda 1.800 MHz que utiliza esta operadora móvil venezolana. Mira aquí el S4 i9505 en Amazon.

Al momento de escribir estas líneas tengo apenas tres días utilizando el nuevo buque insignia de la empresa surcoreana y les comentaré sobre mis impresiones iniciales, pero hasta este momento debo confesar que se ganó el espacio en mi corazón que había quedado vacío luego del Nokia N8. Cuando le haya “agarrado la vuelta”, como dicen coloquialmente, escribiré otro artículo para hablarles sobre el desempeño del equipo.

Lo primero que llama la atención es la caja, de cartón muy delgado pero resistente, con un diseño que parece madera, lo que hace parecer que se trata una suerte de “edición especial”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Caja del Samsung Galaxy S4

Al abrirla, lo primero que ves es el teléfono, compruebas que tiene un tamaño muy similar al del S3, pero menos redondeado; y una pantalla más grande, cubierta por una calcomanía protectora. En la parte posterior viene el manual de instrucciones en diferentes idiomas, la batería, los audífonos y el cargador USB.

Samsung Galaxy S4 en su caja

Cuando enciendes el teléfono por primera vez, un asistente que te pide conectarlo a wifi, iniciar sesión en tu cuenta Samsung y seguidamente en la cuenta Google. En mi caso, como tengo mis contactos vinculados con una cuenta Google, automáticamente los añadió a la agenda y comenzó a instalar todas las aplicaciones que tenía en el S3.

Me tomó un buen rato comenzar a utilizarlo ya que, paralelo a la instalación de las aplicaciones, me informó que había una actualización del Sistema Operativo que pesaba aproximadamente 300 Mb, la cual descargó e instaló vía OTA (Over The Air, o sea, sin tener que conectar el teléfono a la PC). Al terminar ese proceso tuve que volver a esperar, ya que había una segunda actualización, esta vez de 85 Mb.

Tardé más de tres horas en descargar e instalar todo (tomando en cuenta que lo hice vía wifi con un Internet de 1 mbps).

Al sostenerlo por primera vez, sin la batería puesta, parece un “teléfono de juguete”: extremadamente liviano. Le compré un forro Spigen SGP SGP10215 Neo Hybrid Case for Samsung Galaxy S4 que lo hace ver más grueso aunque, como tiene el borde de metal, reduce dramáticamente la posibilidad de que se le dañe la pantalla por un golpe en las esquinas que, al parecer, son su Talón de Aquiles.

 

Forro Spigen SGP para Galaxy S4

La rapidez del equipo es la que debe tener un dispositivo de 600 dólares. Prácticamente no se guinda o queda pegado, salvo cuando toca abrir la galería de imágenes. No sé si es algo de la interfaz TouchWiz de Samsung o inherente a la versión de Android 4.2.2 que trae el equipo, pero siempre se pega y tarda bastante cuando abres la galería, especialmente al momento de abrir las fotos de la cámara.

Vista de los nuevos álbumes de fotos del Galaxy S4

Los “jugueticos” de software incluidos funcionan muy bien y dan una sensación muy agradable al uso, como el SmartScreen que te permite, cuando tienes el teléfono en la mesa y quieres ver la hora o saber si hay alguna notificación, llamada perdida o mensaje; pasar la mano por encima del equipo sin tocarlo y se enciende en una pantalla muy básica con esa información que dura pocos segundos y luego “vuelve a dormir”.

SmartScreen del Samsung Galaxy S4

El “Air Gesture” también es muy efectivo en páginas web o cuando estás viendo la galería de fotos. Si bien estas opciones desde mi punto de vista tienen poca utilidad en la vida real, son excelentes para “asombrar” a usuarios de otros dispositivos jajajajaja.

Otra de las nuevas características que incluye este equipo es el seguimiento de los ojos cuando estás leyendo algún documento o página web, llamado “Air View” por Samsung. Aún no he podido determinar si lo que enfoca es el movimiento de los ojos o de la cabeza en general ya que yo utilizo anteojos y la única manera de que el sistema funcione es cuando muevo la cabeza hacia arriba, al centro o abajo, con los consiguientes desplazamientos o detención de acuerdo a la posición de la misma.

Muestra del Air Gesture del Samsung Galaxy S4

Esta característica sí que la he encontrado bastante útil, especialmente cuando tengo el teléfono agarrado con una mano mientras en la otra tengo un cigarrillo y estoy leyendo algo. Me evito que, por descuido, caiga la ceniza sobre la pantalla al desplazarme hacia abajo o hacia arriba como sí me ocurrió muchas veces con otros teléfonos (para aquellos que me van a dejar comentarios sobre los daños que produce el cigarrillo, los conozco todos. Gracias).

También ofrece la posibilidad de utilizar dos aplicaciones en la misma pantalla (creo que esta opción ya está disponible para los S3, pero como nunca lo actualicé a la última versión no lo usé; así que lo estoy viendo por primera vez ahora en este). Es muy útil, especialmente cuando necesitas ver dos aplicaciones al mismo tiempo. Por ejemplo tienes una imagen con un texto específico y quieres escribir ese texto en Twitter, pues simple, ya no necesitas repetir como un loco el texto en tu mente para que no se te olvide, ahora lo puedes hacer tal cual en la PC, una pantalla encima de la otra.

Doble pantalla en el Samsung Galaxy S4

La opción de doble pantalla tiene una función poco promocionada pero muy útil, una suerte de barra lateral con las aplicaciones más importantes, personalizable por ti, que te permite acceder a ellas sin tener que volver a la pantalla principal.

Barra lateral del Samsung Galaxy S4

Sobre la calidad de la cámara me atrevería a decir que es casi tan buena como la del N8 aunque, con las características de software que incluye este equipo, se la lleva por los cachos. El dispositivo permite tomar una foto doble, con las cámaras delantera y trasera al mismo tiempo, lo que es una idea genial para colocar una suerte de “marca de agua” con tu cara y evitar que te las roben en internet, si las publicas al momento desde el celular, igualmente tiene diversos filtros en tiempo real con los que puedes ver como quedaría la foto mientras la estás tomando.

Cámara del Samsung Galaxy S4

También tiene muchos modos de escena accesibles con el toque de un botón, automático, belleza facial, mejor foto, mejor rostro, sonido y captura, drama, foto animada, tono enriquecido, borrador y uno que echaba mucho de menos, el panorámico, que lo vi por última vez en el N8. En otro artículo hablaré al detalle de cada uno de ellos luego de haberlos utilizado, por ahora, les dejo una pequeña panorámica nocturna.

Foto panorámica tomada con el Samsung Galaxy S4

Por supuesto, debo hacer mención a los 48 GB adicionales que obtuve por 48 meses en mi cuenta de Dropbox al vincularla con el equipo, opción que no está incluida en el S3 i747 de AT&T que yo tenía.

Con respecto a la configuración del equipo, Samsung lo rediseñó y lo separó por categorías, haciendo que la tradicionalmente larga lista de opciones ahora esté dividida y mejor organizada, haciendo que sea más fácil y rápido encontrar el apartado que se busca.

Pantalla de configuración del Samsung Galaxy S4

Un detalle que hay que tomar en cuenta es que el sistema operativo sólo te deja aproximadamente 8 Gb libres de espacio para tus archivos, por lo que si eres de los que le gusta tener música, videos, fotos y demás coroticos en el teléfono, cómprate una tarjeta microSD para que no tengas problemas. Yo compré esta SanDisk Ultra de 32 Gb por 23 dólares.

En resumen, y para terminar este primer review del Samsung Galaxy S4; si quieres un equipo gama alta te lo recomiendo con los ojos cerrados, siempre y cuando le compres un buen protector para las esquinas porque, debido a que aumentaron el tamaño de la pantalla dejando igual las dimensiones exteriores; hay más posibilidades de que sufra daños por una caída.

En el apartado de la batería, aún no he tenido tiempo suficiente de probar su duración en un entorno más cotidiano o cercano a mi agenda real del día a día (todo el día en la calle, por ejemplo), pero tengo la sensación de que dura más que la del S3… Eso lo comentaré en la reseña que escribiré en los próximos 15 días, por supuesto, lo que más batería gasta es la pantalla.

Pantalla de gasto de batería del Samsung Galaxy S4

Los dejo con esta foto tomada con lo que yo acabo de bautizar como el “modo farandi” del Samsung Galaxy S4:

Modo Farandi del Samsung Galaxy S4

Gracias por leer mi reseña, bienvenidos sus comentarios y los invito a seguirme en Twitter: @EnriqueVasquez

Contenido Relacionado