Nuestra óptica: "La señora Carmen no pudo comprar pollo", por @lodicetodo - LeaNoticias.com

Nuestra óptica: “La señora Carmen no pudo comprar pollo”, por @lodicetodo

Geronimo-Figueroa @lodicetodoLa señora Carmen vive en el barrio Gramoven de la parroquia Sucre de Caracas, acompañada de dos nietos, uno de 10 años y otro de seis, porque los padres murieron atrapados en una balacera entre delincuentes hace dos años. Ella trabaja como mantenimiento en un negocio ubicado en el centro comercial Metrocenter, en la avenida Baralt, gana sueldo mínimo, y su jornada empieza a las 6 de la mañana porque debe dejar todo limpio antes de que llegue el resto del personal a las 8 de la mañana y temprano debe que preparar arepas para sus nietos desayunen cuando se levanten.

Como todos los venezolanos la señora Carmen sufre la escasez y la inflación que azota a toda Venezuela. Su número de cedula termina en 9, por lo que de acuerdo a lo establecido por el gobierno de Nicolás Maduro y apoyado por el Defensor del Pueblo, Tareck William Saab, le corresponde comprar en PDVAL, Mercal, los Bicentenarios y en la red privada de supermercados los días viernes. Ella debe hacer colas y comprar en esos sitios para poder rendir el dinero, que con las devaluaciones, la inflación y el alto costo de la vida por la especulación de algunos comerciantes inescrupulosos, todos los días pierde poder adquisitivo.

La señora Carmen tiene primero que esperar cobrar la quincena, para luego planear que viernes puede ir a realizar su plantón en la cola para entrar a los establecimientos comerciales que ese estén vendiendo pollo. Una vez que cobra, habla con “su patrón” para que por favor le conceda la mañana libre de ese viernes para poder ir a comprar, su patrono se lo concede, pero con la condición que haga la limpieza en la noche, después que el negocio haya cerrado. Así queda acordado y la señora Carmen viene a las 7 de la noche a realizar la limpieza en el establecimiento y regresar nuevamente a su casa.

Antes de salir de su casa a las 2 de la mañana montada en jeep para bajar del barrio donde vive e ir al supermercado y poder comprar pollo, la señora Carmen agarra su banquito para poder sentarse mientras hace la cola. A las 8 de la mañana abren el establecimiento y el portero empieza a pasar de seis en seis personas para que hagan las compras. En ese tiempo la señora Carmen habla con las personas que están cerca de ella haciendo la cola. Pasa el tiempo y a las once de la mañana el portero pega un grito diciendo, “señoras y señores, se acabaron los pollos, vengan mañana”.

Pero lamentablemente para la señora Carmen no hay mañana sino una semana, ya que su número de cedula como dijimos al principio termina en 9, y no puede venir sino el próximo viernes. Después del grito del portero anunciando que se acabaron los pollos y donde muchos de los que hicieron cola se van sin poder comprar, la señora Carmen queda con una inmensa frustración, una gran arrechera y con muchas ganas de llorar por la impotencia de no poder decir nada, por temor que alguno de los guardias nacionales o policía bolivariano se la lleve presa por “alterar el orden público” y sea acusad de desestabilizadora.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Ya en su casa nuevamente, la señora Carmen piensa como hará para pedirle nuevamente permiso a su patrón y poder ir el próximo viernes mas temprano la humillante cola para ver si tiene un poco mas de suerte. Pero como hay que comer, a la señora Carmen no le queda mas remedio que ir a la carnicería del portugués en la esquina a comprar un pollo, pero tampoco hay, el lucitano le dice que no hay porque el gobierno lo obliga a vender por menos de lo que compra.

El caso de la señora Carmen del barrio Gramoven en Catia no es aislado, es el drama de millones de venezolanos que viven la tragedia de la escasez, la inflación y el alto costo de la vida, por culpa de un gobierno indolente, corrupto e ineficiente que devaluó la calidad de vida de los venezolanos.

Por Gerónimo Figueroa Figuera

Contenido Relacionado