Nuestra óptica: "Sanciones son contra corruptos y violadores", por @lodicetodo - LeaNoticias.com

Nuestra óptica: “Sanciones son contra corruptos y violadores”, por @lodicetodo

Geronimo-Figueroa @lodicetodoEn los últimos meses hemos escuchado al presidente Nicolás Maduro y a muchos de sus empleados, especialmente al teniente retirado Diosdado Cabello, decir que el imperio está sancionando a Venezuela y que esas acciones servirán de excusas para que el ejército de los Estados Unidos venga al país a robarse nuestro petróleo, cuando la verdad verdadera es que, las sanciones son individuales contra corruptos y violadores de Derechos Humanos. Con esas afirmaciones solo buscan crear un enemigo externo para ocultar la terrible realidad de la escasez de productos alimenticios generada por la ineficiencia y el saqueo contra los dineros públicos, e igualmente la altísima inseguridad personal que está liquidando a los venezolanos.
Las sanciones aplicadas por el Departamento de Estado y de la Reserva Federal de Estados Unidos y ejecutadas por decreto por el presidente Barack Obama, son contra violadores de los Derechos Humanos en contra de los estudiantes y ciudadanos en general que manifestaron pacíficamente entre los meses de febrero y mayo de 2014 para protestar contra la inseguridad y la escasez de productos alimenticios en nuestro país, con saldo de 43 asesinados. Igualmente las sanciones es contra aquellos que presuntamente saquearon el dinero de los venezolano y los tienen depositados en bancos del imperio al que tanto dicen odiar, pero como les gusta visitar para darse la gran vida.
En cuanto a que Barack Obama calificó a Venezuela como un peligro para la seguridad de los Estados Unidos, la verdad verdadera es que la calificación es para el gobierno de Nicolás Maduro, y no para la integración física de los venezolanos. Estados Unidos lo que soberanamente es reservarse la autorización de quien entre a su territorio, tal como lo hizo Maduro al suspender la visa de entrada a nuestro país a varios políticos de los Estados Unidos. Igualmente es para combatir el lavado de dinero proveniente de la corrupción y el narcotráfico que es depositado en bancos estadounidenses, para evitar que la economía de ese país sea contaminada con dinero proveniente del narcotráfico y la corrupción.
El discurso que el imperio nos va a invadir para robarse nuestro petróleo, la presunta presencia de paramilitares colombianos para asesinar a altos funcionarios del gobierno venezolano, el de la derecha fascista para desestabilizar al régimen y los mas de 60 presuntos magnicidios sin ninguna prueba, entre otros, forman parte del guión cinematográfico que durante quince años ha sostenido el régimen represor castro-comunista para justificar su fracaso, primero con el comandante galáctico ya fallecido, y ahora con Nicolás Maduro, quien en menos de dos años logró, no solo terminar de saquear las finanzas públicas, sino liquidar la calidad de vida de los venezolanos.
Hoy hasta los niños, en vez de estar pendiente de hacer sus tareas para luego entrar en la fase de los juegos y la diversión acordes con su edad, deben estar pendientes en que supermercado, abasto o cadenas de farmacias hay colas, averiguar que están vendiendo, informarle a sus padres via celular para que acudan a comprar. En ese sentido también están acabando con el sueño de la mayoría de los niños venezolanos, menos con los de los hijos de los enchufaos que no saben lo que es escasez ni lo de hacer colas para comprar alimentos.

Aunque de acuerdo a las leyes norteamericanas no estaría planteada una invasión a nuestro país, nosotros tampoco la apoyaríamos. Sin embargo, estamos casi seguros, que no faltarán algunos pocos que me  acusen de apátrida y de agente del imperio por este escrito, pero prefiero esa calificación, a tener que apoyar un régimen que durante 15 años lo ha destrozado todo, y vivir el resto de lo que me queda de vida sin poder mirar a los ojos a mis hijos y a mis nietos. Que mañana cuando mis nietos crezcan y tengan conocimiento del país, si es que se mantiene como está, me acusen con su mirada reclamándome no haber hecho nada para entregarles un país de esperanzas y oportunidades.

Por Gerónimo Figueroa Figuera

Contenido Relacionado