Nuestra Óptica: “Solidaridad como valor humano” por @lodicetodo - LeaNoticias.com

Nuestra Óptica: “Solidaridad como valor humano” por @lodicetodo

Geronimo-FigueroaLa solidaridad es uno de los valores humanos de los que durante mucho tiempo hablo Arturo Uslar Pietri en su columna del diario El Nacional y en el programa de televisión en RCTV. Decía Uslar Pietri que había que ser solidario con los demás, pero también era importante recibirla de familiares y amigos.

La solidaridad hay que darla espontáneamente y recibirla igual, porque cuando impone por la fuerza o por medio del chantaje, deja de ser solidaridad y se convierte en un servilismo obligado. Hay que ganársela para que cuando la recibamos, podamos sentirla de corazón y de sinceridad.

Hay personas que critican a otras sobre el comportamiento y la falta de solidaridad que tienen con algunas personas conocidas, pero son incapaces de reflexionar el porque se tiene ese comportamiento, no piensan cual ha sido el comportamiento de quien reclama solidaridad en ese momento con quienes deben darla.

Si bien es cierto que la solidaridad no tiene precio, ni para darla ni recibirla, no es menos cierto que por ser valor humano hay que ganárselo. Hay personas que llegan a un sitio y la prepotencia que siempre cargan elevada al máximo no los deja ver mas allá de la nariz, no saludan y pasan que casi tumban a los demás sin pedir permiso, violentando las mínimas normas elementales de convivencia ciudadana.

La solidaridad no puede ni debe ser confundida con la obligatoriedad que quieran imponer para hacer barras en algunos momentos de la vida y mucho menos si esos actos son de carácter político con intereses personales definidos, la presencia en cualquier acto debe estar preñado de buena voluntad y ganas de participar.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Mis diferencias con el presidente Chávez son precisamente esas, nunca aceptaré que me obliguen a participar en un acto y mucho menos vestirme de un color determinado o pensar igual a otro que quiera imponerlo por el sometimiento, por el solo hecho de mantener un cargo donde mas que ganar un salario digno producto del trabajo realizado, sea un bozal de arepa a cambio de la dignidad que debo mantener como ser humano.

He criticado la forma como los ministros y demás empleados de Chávez aceptan humillación por televisión. Siempre me hago la pregunta de con que ojos miran a sus esposas y a sus hijos cuando llegan a la casa, una vez terminada la maratónica cadena de radio y televisión. Como será el comportamiento de esas esposas cuando se encuentran con amigas en el supermercado o el de los hijos en liceos y universidades.

Hay personas que fueron mis amigas y mis amigos antes que el presidente Chávez llegara al poder, a quienes sigo queriendo como en el pasado, que en mas de una oportunidad me han ofrecido cargos en la administración pública y mi respuesta siempre ha sido la misma, prefiero no tener buenos ingresos como ellos, pero poder mirar de frente y a los ojos de mis hijos cuando hablemos, sin tener que pasar por esa vergüenza por unos cuantos bolívares.

Estas reflexiones las hago a propósito de muchos correos enviados por amigos y amigas que después de estar varios años desempleados, lograron ingresar a trabajar en gobernaciones y alcaldías ganadas por los sectores democráticos en noviembre de 2008, pero que les ha tocado como jefes a personas que mas que supervisores laborales, son unos verdaderos caporales de hatos ganaderos de la edad media.

Estos señores caporales creen que esos compatriotas trabajadores a quienes les firman contratos de trabajo por tiempo determinado, pueden ser humillados y “pateados” verbalmente, por el solo hecho que creen que cuando les firman el contrato de trabajo, creen que les hacen un favor y no es que ese compañero o compañera como venezolano o venezolana tienen derecho a trabajar.

Esos caporales gubernamentales, por lo general son arribistas que aparecen de repente cuando se ganan elecciones y los que son atropellados, en su mayoría son de los padrones electorales que ayudan a cuidar los votos para que vengan estos arribistas a disfrutar de las mieles del poder.

Gerónimo Figueroa Figuera

Twitter: @lodicetodo

[email protected]

Contenido Relacionado