“Numeritos de Tiby”; por @PlacidoMalave

Los números no mienten, la que siempre ha mentido es Tibisay Lucena. Quienes hemos transitado el mundo de la organización política y hemos trabajado en equipos de asuntos electorales, y los que nos hemos especializado en manejo de estadísticas, proyecciones y tendencias, tenemos muy claro que los número son eso, son números, valoraciones exactas e inmutables.

Sin embargo, luego de estos 18 años de oprobio e inmoralidad gubernamental, también conocemos los métodos huérfanos de honrradez y honestidad que han caracterizado al régimen.

Una de las mayores exponentes de la amoralidad del Gobierno ha sido Tibisay Lucena, no obstante siempre hubo un límite que ni ella pudo romper, hasta el pasado 30 de julio.

Durante la jornada del domingo 30J el país pudo palpar el fracaso en la convocatoria de electores en su fraude de constituyente, los centros vacíos, las calles desoladas avizoraban un fiasco de jornada y el fraude previsto por las rectoras del Consejo Nacional Electoral.

En la voz de Tibisay Lucena se escuchaba el eco de 8 millones de ánimas o fantasmas que supuestamente votaron por los constituyentistas, 8 millones de mentiras y de falsedades que sumó  un CNE que se encuentra viciado y corroído por el régimen.

Cuando analizamos el flujo normal de electores en un centro electoral, y lo cotejamos con el número de mesas y centros de votación nos indican proyecciones, y si éstas se comparan con los números de los estudios que realizamos desde el equipo técnico de AD en Barcelona, podemos concluir que a más contar solo el 6,7% de los electores de, por lo menos, nuestra ciudad participaron.

A nivel nacional, y esta afirmación la expreso en mi calidad de profesor universitario en el área estadística, no pudieron votar más de 2.7 millones de venezolanos, y si activaron un procedimiento de “remate” o “arrastre” de última hora, en una especie de demostración de logística y organización política sin errores, si damos esto por cierto con todo y eso a duras penas pudieron alcanzar los 3 millones de electores.

Esta es la verdad, más de esto es matemáticamente imposible. Si tomamos como cierto, el dato que se fugaron de los pasillos del CNE y difundidos por la agencia de noticias Reuters, de 3,7 millones de personas a lo sumo, aún así sigue evidenciándose el rotundo fracaso oficial.

Y es que, no podemos olvidar que muchos venezolanos acudieron a la elección coaccionados y amenazados por un gobierno que perseguió, intimidó y frontamente atacó psicológicamente a los venezolanos.

Si tomamos los 3,7 millones de electores informado por Reuters, o la tendencia de 2,7 millones de votantes reales el 30J, en cualquiera de los dos escenarios es notorio que Tibisay Lucena es un fraude en sí misma.

Y aún más queda en evidencia por, el despojo de culpas, que realizó el CEO de la empresa Smarmatic que Tibisay Lucena es una tramposa consumada, y así lo dicen los números y los hechos.

Plácido Malavé / @PlacidoMalave

Contenido Relacionado