“Nunca sabemos dónde vamos a parar”, por @HendmarysP

la fotoDesde que estamos pequeños, que ya sabemos hablar, nuestros abuelos, mamá, papá, hermanos, tíos, etc. comienzan a preguntarnos qué queremos ser cuando seamos grandes, incluso llega un momento en que nosotros mismos escogemos una profesión porque seguramente en navidad nos regalaron un kit de doctora o  un kit de herramientas para acabar con cada enchufe de la casa y ponerle los nervios de punta a nuestros familiares.

De esta manera comienzan a jugar lentamente con nuestras mentes para inculcarnos que debemos estudiar y ser profesionales, crecer como personas y servir a una población. Muchos saben desde su infancia qué es lo que quieren y llevan a cabo ese sueño, mientras que otros cambian de opinión durante su crecimiento porque maduraron o porque simplemente se dieron cuenta que son mejores para otras áreas.

En otros casos existen personas que no pueden cumplir sus sueños porque seguramente sus padres no tienen las posibilidades económicas con que cubrirle los gastos de universidad y residencia, o porque son los niños consentidos de casa que aún a eso de los 17-18 años no los quieren dejar ser independientes.

Es allí cuando se presentan esos momentos incómodos que llegas a una universidad a buscar pensum de estudios para ver más o menos qué carrera se parece a ti o cuál es esa carrera que posiblemente quieres ejercer, pues créanme, es el peor momento porque nada te gusta o lo más posible es que veas los nombres de algunas materias con los que arrugues la cara.

Hace aproximadamente seis años me encontraba en una indecisión terrible, se trataba de mi futuro, no se trataba de cualquier prenda de vestir que me combinara o no. Sin tener mucho tiempo para pensarlo me inscribí con los ojos cerrados en Contaduría teniendo en cuenta que soy mala para los números tanto así que ni los sé escribir (risas). Después de un año me armé de valor para comenzar de nuevo en otra carrera, porque siempre supe que esa no era para mí.

Es así como llegué a comunicación social, una carrera donde el 70% de las personas que te rodean siempre te van a decir que no tienes futuro o que estudiar eso es para mediocres que les gusta recortar y pegar. Señores tengan presente que cada quien tiene diferentes habilidades y esta es una carrera como cualquier ingeniería o igual a los 14 semestres de medicina.

Debo confesar que nunca me imaginé que esta área de la comunicación se me iba a dar tan fácil y que me iba a gustar tanto. Desde los inicios de mi carrera tuve altos y bajos con respecto a algunas materias, pero nada se me hacía imposible, y a pesar de los pésimos comentarios que me desalentaban, le agarré cariño poco a poco y ahora no me arrepiento de estar culminando esta área en la que nunca me imaginé verme involucrada.

Y estoy segura que todos en este mundo somos comunicadores, pero no todos tenemos la habilidad para trasmitir una información a una masa y que llegue de la manera indicada, para eso tenemos que aprender las técnicas necesarias y adecuadas para aplicarlas en cada espacio.

@HendmarysP / Hendmarys Palazzi

Contenido Relacionado

Related Topics