Obama asegura que la alianza de EEUU con Israel convierte al mundo en un lugar mejor - LeaNoticias.com

Obama asegura que la alianza de EEUU con Israel convierte al mundo en un lugar mejor

El presidente de EE UU, Barack Obama, llegó este miércoles al aeropuerto de Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, en su primera visita a Israel desde que ocupa el cargo.

obama-alianza-eeuu-israel

El dirigente realizó sus primeras manifestaciones públicas desde el mismo aeropuerto. El líder estadounidense aseguró que el “interés fundamental” EE UU es “estar con Israel” porque esa alianza “hace a ambas naciones más fuertes y convierte al mundo en un lugar mejor”.

“La paz debe llegar a Tierra Santa”, añadió.

Su discurso fue respondido por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. que agradeció el “apoyo inequívoco” de Obama al derecho de Israel a “defenderse de cualquier amenaza”.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

“Gracias. Gracias por apoyar a Israel en este tiempo de histórico cambio en Oriente Medio, por afirmar inequívocamente el derecho de Israel a defenderse ante cualquier amenaza y por defender ese derecho en Naciones Unidas”, dijo en la recepción, a la que asistió el presidente israelí, Simón Peres. Según informó 20minutos.es

Netanyahu ensalzó la “irrompible alianza entre nuestra dos naciones” que es “más necesaria que nunca” en un Oriente Medio “inestable” como “clave para conseguir una paz segura y estable”. “Buscamos una paz con nuestros vecinos palestinos”, afirmó el primer ministro antes de subrayar su intención de “trabajar en los próximos cuatro años por estrechar esta alianza”.

Próximo interlocutor: Mahmud Abbas

En esta primera visita, Obama se reunirá además con el presidente palestino, Mahmud Abbas.

Obama viajará en los próximos tres días a algunos emplazamientos de Palestina y continuará su gira en Jordania hasta el próximo sábado.

Las calles más céntricas de Jerusalén y la carretera principal que la une con el aeropuerto y Tel Aviv llevan días adornadas con grandes banderas de Estados Unidos, aunque algunas han sido dañadas como muestra del rechazo que provoca el presidente estadounidense en la derecha israelí más radical, que le llama Barack Husein Obama.

Pese a que George W. Bush hijo tardó ocho años en visitar Israel, Obama fue muy criticado por no sacar unos días en sus primeros cuatro años en la Casa Blanca para desplazarse a uno de sus principales aliados, pero sí para acudir al vecino Egipto para pronunciar su famoso discurso de acercamiento al mundo musulmán. “Obama viene ante todo a hacer una declaración sobre el vínculo EE UU-Israel, no sobre la ocupación ilegal, el conflicto sin resolver o los intereses estadounidenses”, escribe en el diario Haaretz Daniel Levy, analista y exmiembro de equipos negociadores israelíes.

Es el noveno presidente de EE UU en activo en pisar el Estado judío, después de Bush hijo en 2008, que pronunció en el Parlamento un discurso de apoyo sin matices. Lo hará bajo la protección de sus fuerzas especiales reforzadas por 15.000 agentes israelíesde Policía —donde se han congelado vacaciones y libranzas— que se encargarán de apoyar al equipo presidencial con una presencia visible y constante.

Reuniones con Netanyahu

Obama mantendrá tres encuentros con Netanyahu: el único que aparece en la agenda oficial, otro a tres bandas con Peres y un tercero un día después de entrevistarse con Abás.

En uno de ellos, Netanyahu le entregará un nanochip bañado en oro de 0,04 milímetros cuadrados con las declaraciones de independencia de ambos países, tallado en una pieza de la época de presencia judía en la zona hace 2.000 años. Todo un símbolo para conjugar la conexión histórica judía con la zona, las capacidades tecnológicas de Israel y la alianza entre ambos países.

Al día siguiente visitará en el Museo Israel de Jerusalén los Rollos del Mar Muerto, una serie de manuscritos atribuidos a la antigua comunidad judía de los esenios.

A su regreso de Ramala tendrá lugar uno de los momentos álgidos de la visita: un discurso ante 600 estudiantes en un gran centro de convenciones de Jerusalén, con el que pretende conectar directamente con la juventud israelí, lejos de los pasillos de la alta política.

Su último día comenzará con actos protocolarios, como una visita al cementerio donde están enterradas las principales figuras del movimiento sionista y de Israel, y un recorrido por el Museo del Holocausto.

Luego, hará una visita relámpago a la Basílica de la Natividad de Belén, el único lugar religioso al que accederá —no irá a santuarios judíos o musulmanes— antes de partir a su siguiente destino: Jordania.

Contenido Relacionado

Related Topics