Pirotecnia: La enemiga de nuestras mascotas en Navidad - LeaNoticias.com

Pirotecnia: La enemiga de nuestras mascotas en Navidad

Las fiestas de Navidad son una época que da para todo. La gente se reúne para comer, beber y compartir con los familiares y amigos, con los que tal vez no comparte en el resto del año. Pero a veces ocurre que nos olvidamos de esos amigos que sí nos acompañan luego de la época decembrina, las mascotas.

Existen dos factores de riesgo para nuestros amigos en esta celebración, el primero es la comida. Nuestra mesa se ve rodeada de suculentos manjares que, por descuido o por error, pueden ir a parar a los estómagos de nuestras mascotas; pudiendo ocasionarles severos problemas gástricos. Ya hemos visto en anteriores entregas la importancia de que perros y gatos consuman solo alimento concentrado.

Amigos de Navidad-461696_800

El segundo problema que podemos tener con las mascotas en estas fechas está relacionado con la pirotecnia. Este es un mes en el que tradicionalmente abundan los fuegos artificiales, sobre todo cuando se acerca el fin de año. Y generalmente observamos que perros y gatos adoptan una conducta extraña. Pero ¿Te has preguntado cómo los afecta la pirotecnia?

Las mascotas pueden verse seriamente aturdidas por esos ruidos, ya que son mucho más sensibles que los seres humanos. Esto puede ocasionarles un estado de tensión nerviosa considerable. En medio de una situación como esta, los animales pueden cometer algunos destrozos en casa o hacerse daño sin pretenderlo.
Otro comportamiento que podemos observar, sobre todo en los perros, es la agresividad. Durante las fiestas aumentan los casos de agresiones de canes, ya que su sentido auditivo es cuatro veces más sensible que el del ser humano, lo que quiere decir, que pueden escuchar hasta 60 veces más y el ruido de los cohetes afecta su sistema nervioso e incluso les puede dejar secuelas irreversibles.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

En este sentido, Eugenio Aponte Maysse, médico veterinario especialista en el tema, explicó que “el intenso barullo de los juegos pirotécnicos es un ruido al que los oídos de los animales no están acostumbrados y que pueden alterar desde su conducta, hasta provocar la pérdida de la audición”.

Aponte asegura que incluso las mascotas pueden resultar afectadas en el ámbito psicológico; además pueden cambiar de estado de ánimo y volverse agresivos incluso con sus amos. “Las reacciones más comunes en las distintas razas, edades y tamaños, pueden ir desde que comienzan a temblar, a correr de un lado a otro, buscar refugio, hasta perder el sentido de la dirección”.

¿QUÉ HACER CON LAS MASCOTAS EN EL PASO DE FIN DE AÑO?

• Lo primero y más importante es resguardarlos. Ubica un lugar en casa, el más lejano con relación a la calle. Allí coloca su cesta para dormir y algunos paños con los que el animal pueda entretenerse, acostarse o zarandear. Trata de que el lugar escogido tenga puerta. Sella la puerta con una toalla en la parte inferior para que los ruidos entren lo menos posible.

• Deja una radio o un televisor encendido para que tu mascota sienta el sonido de voces humanas. Importante, no coloques un canal en donde transmitan el pase de Fin de Año, no vaya a ser que termines por atormentarla más.

• No dejes a tu mascota amarrada. En un momento de nerviosismo o estrés podría hacerse daño.

• No dejes acceso a puertas, ventanas o cercos de electricidad, y mucho menos si vives en edificios, ya que un perro o un gato estresado podría saltar al vacío o salir a la calle y resultar arrollado en medio de la confusión.

• Trata que tu mascota coma varias horas antes que comiencen los fuegos artificiales. Sin embargo, déjale agua y comida para que la tome en caso de que lo desee.

• Deja también cerca de él sus juguetes habituales, algún hueso de juguete o su bolita de estambre, en caso de los gatos.

• Cuida que en la habitación no haya nada con lo que pueda hacerse daño y eso incluye instalaciones de luces navideñas.

• Si estás en casa, de vez en cuando entra y hazle saber que todo está bien con cariño.

• Si tienes a una mascota muy sensible, consulta a tu médico para hablar la posibilidad de suministrarle un tranquilizante suave. Por ningún motivo le des un sedante sin supervisión del médico veterinario.
Finalmente, recuerda que los animales son seres vivos y como tales sufren, se asustan y tienen problemas de salud. Toma estas medidas y estarás realizando un aporte importante a la salud de esos amigos que durante todo el año te hacen compañía. ¡Felices fiestas!

Fuente [Elperiodiquito.com]

Contenido Relacionado