¿Por qué hay cada vez más parejas que no desean tener hijos?

Durante los últimos años, conocer a alguien, casarte y tener hijos es un proceso que no se sucede con la asiduidad de antes.

En lo que respecta a los retoños, muchas parejas han decidido no crear progenie, algo totalmente respetable aunque muchas personas aún lo tilden de “gesto egoísta”. Sin embargo, en lo que atañe a esos motivos nosotros nos preguntamos por qué hay cada vez más parejas que no desean tener hijos.

pros-y-contras-de-compartir-una-mascota-con-tu-pareja_4

La “regla”: casarse y tener hijos

En primer lugar, debemos tener en cuenta los muchos motivos por los que la gente tiene hijos: antiguamente, tener o no hijos no podía permitirse ser una duda. Había que hacerlo, era la fase que continuaba al casamiento, algo que, aún hoy día, se sigue repitiendo. La sociedad espera que, una vez te cases, tengas hijos, porque sí, porque es lo que debe hacer toda pareja consolidada.

Hace mucho tiempo, tener hijos también simbolizaba el tener a alguien que cuidase de ti cuando fueras mayor, algo que puede resultar un tanto arcaico en siglo XXI (o quizás no tanto). A estas razones sumamos la irracional necesidad de muchas personas por inculcar en su descendencia las soluciones a los fracasos que ellos cometieron, a reflejar en alguien sus insatisfacciones o, también, prolongar el apellido de una familia.

Por último, también está la razón, quizás la más triste, en la que una pareja concibe un hijo como supuesta solución a sus problemas de pareja. ERROR.

Por lo tanto, queda preguntarnos: ¿hay gente que no siga ese tipo de pensamiento? Sí, y cada vez más. Muchas parejas realmente felices no necesitan un hijo para prolongar su satisfacción, les gusta su modo de vida, la posibilidad de viajar y realizar diversas actividades cuando les apetece, mantener su espacio e independencia dentro de la pareja y no correr con otras responsabilidades que, además, conlleven una alta suma económica, algo que en un principio puede resultar algo frío pero que es totalmente respetable en estos tiempos de crisis.

Muchas parejas también conciben el mundo como un lugar demasiado superpoblado, de futuro negro e incierto al que no quieren arrojar un nuevo eslabón; prefieren vivir la vida en pareja, sin más personas que rompan esa armonía. Ciertas personas (y más de las que pensamos) siguen considerando esta actitud como inmadura o, sobre todo, “egoísta”.

No traer un hijo al mundo lo consideran una obstrucción a la naturaleza e, incluso, a una sociedad a la que no contribuirán más personas mientras una pareja sigue recibiendo prestaciones de la misma. Hay opiniones para todos los gustos, algunas más suaves y otras mucho más discutibles. Sin embargo, nosotros estamos a favor de cualquier decisión. Tener o no hijos no es lo importante, sino realmente plantearse las razones que nos llevan a actuar como lo hacemos. De modo que si tener un hijo entra en tus planes analiza bien el por qué de tal cambio y, especialmente, las consecuencias del mismo.

Saber el motivo por el que cada vez existen más parejas que no quieren tener hijos es algo que se apoya en numerosas razones, todas ellas respetables entre sí. No obstante, sí deberíamos empezar a educar a la sociedad a medir sus actitudes frente a otros individuos cuyo derecho a no traer hijos al mundo es totalmente apto e, incluso, necesario.

Alejemos la mirada hacia el otro y centrémonos en nosotros, especialmente, cuando se trata de la responsabilidad más importante que un ser humano deba asumir en toda su vida.

Fuente [Imujer.com]

Contenido Relacionado

Related Topics