Precios regulados: Sale perdiendo el pueblo por @EnriqueVasquez - Lea Noticias

Precios regulados: Sale perdiendo el pueblo por @EnriqueVasquez

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más ¡Es gratis!

30042010392

Hoy deberán disculparme por no abordar el tema al que regularmente me refiero en este espacio, es decir, la tecnología. Esta vez prefiero compartir con ustedes mi punto de vista sobre una situación que, como venezolano, me afecta igual que a la gran mayoría.

La regulación de precios de productos de primera necesidad siempre fue una constante durante los llamados “gobiernos de la cuarta república” y el actual, que se autodenomina “revolucionario”, lo que ha hecho es revolucionar la capacidad de los venezolanos para “zanquear” entre abastos, supermercados y mercados para conseguir esos artículos que por razones nutritivas, médicas o de placer, forman parte de la dieta diaria de sus familias.

Lo que no logro determinar es si los representantes del Ejecutivo nacional realmente no se dan cuenta del daño que esta situación le hace al pueblo, al soberano cuya defensa y protección es la bandera que enarbolan con más pasión.

Para los que no disponemos de grandes recursos económicos, conseguir una lata de leche es una tarea titánica que finalmente genera frustración e impotencia. La presentación de 900 gramos está regulada a BsF. 19,24. ¡Pero sólo se consigue en los buhoneros a BsF. 35!

Otro ejemplo tangible es la carne de res de primera, que tiene un precio de venta fijado por el gobierno de BsF. 22,74/kilo. Sin embargo, hace años que no se consigue a precio regulado y cuando usted tiene la suerte de conseguirla, le venden la pieza entera sin picar ni limpiar. Si quiere comprarla de la manera a la que está acostumbrado el venezolano, es decir picada en bistecs y despojada de la grasa, debe acudir a una carnicería pequeña donde el precio no baja de BsF. 45 por kilo.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Si por el contrario se anda en la búsqueda de aceite vegetal, le tengo una noticia: Sólo conseguirá la versión de canola y tendrá que pagar mínimo BsF. 40 por un litro. Si insiste en buscar un aceite de calidad y económico, por ejemplo, de maíz o girasol, olvídese de eso y evítese el mal rato. En épocas de regulación conseguirá Vatel a 25 BsF. el litro en los buhoneros.

Es así como la regulación de precios, un instrumento para salvaguardar el poder económico del pueblo, logra justo lo contrario: La población no consigue los alimentos que está buscando. O peor aún, los paga a un precio mucho, pero mucho, más alto.

En una situación como la que vivimos actualmente, donde la única leche que se consigue es una de larga duración hecha en Ecuador (que, valga acotar, es como marrón y sabe horrible) a un precio exorbitante, considero que si el gobierno realmente quiere ayudar a su pueblo debería aplicar un método dual para garantizar el abastecimiento de esos productos, por una parte, y precios bajos, por la otra

Este método es bastante simple y factible, debido al hecho de que gran parte de la producción de alimentos en el país ya es propiedad del Estado. Estas empresas podrían seguir fabricando bienes de primera necesidad a precios bajos y permitir a las organizaciones privadas que abastezcan el mercado a precios libres.

Así todos salen ganando y se acaba con las “mafias” que distribuyen los productos regulados a los buhoneros para que con sus prácticas usureras desangren a los que tienen menos recursos, que son los que salen más perjudicados con el control de precios.

Enrique Vásquez

[email protected]

Twitter: @EnriqueVasquez

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

Temas relacionados

Deje un comentario