¿Qué tipos de besos prefieres?

Los registros más antiguos sobre el beso datan del año 2 mil 500 antes de Cristo, cuando fue esculpido en las paredes de los templos de Khajuraho en la India, aunque seguramente ya existía como gesto instintivo para establecer jerarquía, demostrar emociones y hasta para elegir pareja.

beso

Platón el filósofo escribió sobre “sentir gozo al besar”, mientras los Celtas hablaban de sus propiedades curativas. A pesar de semejantes buenas nuevas, durante los tiempos de la revolución industrial se prohibió besar en público, hasta que el movimiento hippie en la década de los años ´60 convirtió al beso en símbolo de rebeldía.

Desde entonces el beso es un saludo natural entre familiares y amigos, en público y en privado. Por ejemplo, en Inglaterra es costumbre que un invitado a casa ajena bese al anfitrión, a su mujer, a todos los hijos y hasta a las mascotas.

En Escocia, la felicidad conyugal se bendice cuando el padre besa los labios de la novia al final de la ceremonia de casamiento, y durante la fiesta ella se pasea entre los invitados besando a todos los hombres en la boca a cambio de algo de dinero.

Durante la época del Renacimiento los besos en la boca fueron una forma muy común de saludar. Los nobles franceses podían besar a cualquier mujer que desearan sin mayor compromiso, mientras que en Italia un hombre estaba obligado a casarse de inmediato si osaba besar en público a una doncella.

En España y otros países de Europa el saludo incluye dos besos, uno en cada mejilla. En algunas regiones de Francia se dan cuatro besos para igualar cargas eléctricas e intercambiar feromonas, y en Holanda la cosa es impar porque incluye tres besos, dos en una mejilla y uno más en la otra. En Venezuela nos encanta saludar con besitos que a veces ni contacto físico incluye, pues es más bien un roce de mejillas con un ´muack´ voladito.

Lo que esconden los besos

Según la Filematología que es la ciencia que estudia los besos, éstos combinan gusto, tacto y olfato, y cada uno de estos sentidos, por separado, es capaz de producir una importante reacción química y emocional entre quienes se besan.

Helen Fisher, antropóloga experta en biología del amor, dice que besar es un poderoso mecanismo de adaptación en más del 90 por ciento de las sociedades humanas. Y agrega que aunque también monos, elefantes, zorros, perros y aves -entre otras especies animales- ejercitan el gesto del beso, lo hacen por motivos diferentes al humano.

Hablando de esos besos apasionados entre amantes, Fisher dice que en los humanos es fundamentalmente una cuestión de química. “Los hombres prefieren los besos húmedos porque inconscientemente intentan transferir la testosterona que contiene su saliva para provocar el apetito sexual en las mujeres”.

Además, sostiene la experta que a los varones este tipo de besos les ayuda a medir los niveles de estrógenos en la pareja para hacerse una idea de su grado de fertilidad, mientras que un beso húmedo le sirve a la mujer para detectar cómo está el sistema inmunológico del hombre y saber cuánto se cuida.

Besa y aléjate del medico

Cuando los besos íntimos son divertidos, se dan con verdadero gusto y conectan emociones compartidas, son gestos tan saludables que merece la pena agregarlos a la cotidianidad.

1-Besar aumenta los latidos del corazón, dilata los vasos sanguíneos permitiendo el correcto flujo de sangre hacia los órganos vitales, y alivia hasta el dolor de cabeza.

2-Los besos estimulan el buen humor porque disminuyen los niveles de cortisol, considerada  la hormona del estrés, y aumenta la secreción de oxitocina o molécula de la felicidad.

3-En el acto del beso intervienen unos 30 músculos faciales que se tensan y tonifican retardando el envejecimiento, y de paso se pierden hasta 26 calorías cuando se trata de un gesto apasionado.

4-La ciencia ha comprobado que quienes dan y reciben un buen beso cada día, son laboralmente más productivos porque se sienten amados y esta condición refuerza la autoestima.

5-Con un beso puedes comprobar la compatibilidad de un posible compañero sexual. Si sientes que hay química después de tan íntimo gesto, seguro luego vendrá un roce más carnal. Caso contrario será una despedida o quizás un ´mejor te enseño a besar…´

[Fuente: revistadominical.com.ve]

Contenido Relacionado