Razones por las que NUNCA debes perdonar una infidelidad

Muchas personas aseguran categóricamente que nunca perdonarían una infidelidad de su pareja; pero solo basta estar metido en la situación para saber cuál sería la decisión a tomar. Y es que una infidelidad es una situación muy dolorosa que afecta a cualquier, pero perdonar o no depende del tipo de infidelidad y las circunstancias en que se haya dado.

No se debe perdonar una infidelidad

Perdonar o no a la pareja infiel es un tema muy personal, porque cada quien decide qué es lo correcto y más conveniente para su vida. Ahora bien, para quienes creen que la infidelidad no se debe perdonar, sin importar la forma cómo se haya dado, existen motivos de peso para nunca volver con un infiel, y estas son sus razones:

Por la autoestima

Para cualquier persona una traición es un duro golpe a su autoestima y dignidad, por muy segura que sea. Las personas que perdonan en diversas oportunidades infidelidades de sus parejas, ven afectada de manera significativa su autoestima. Con cada infidelidad la autoestima va bajando cada vez más.

Se puede repetir

Cuando una persona adopta la infidelidad como un patrón de vida, y ve normal engañar una que otra vez, con toda seguridad seguirá haciéndolo. Continuar una relación con el infiel es un factor de alto riesgo de que vuelva a suceder y se convierta en un círculo vicioso.

Deseos de venganza

Para la persona engañada es muy difícil no sentirse inseguro, poco valorado y con deseos de venganza. De continuar la relación a esta persona le va a parecer sencillo ser infiel, en caso de que se le presente la oportunidad.

No hay amor

Una de las bases principales del amor es el respeto y la confianza, y obviamente cuando una persona es infiel traiciona la confianza de su pareja, además de faltarle el respeto. Cualquiera que haya sido la razón de su comportamiento, el infiel no ama lo suficiente como para valorar y respetar a su pareja y la relación.

Cuando alguien ama realmente, es capaz de comprometerse a tener una relación de pareja; así como a respetarle y no pensar en el engaño como vía de escape a cualquier problema.

Las peleas

Es muy común escuchar la frase “yo perdono pero no olvido”, y después de una infidelidad es difícil superar emocionalmente la situación. Controlar las emociones es muy complicado y en ocasiones estás pueden ganar y generar problemas en la pareja.

Las enfermedades

Las relaciones sexuales con otras personas fuera de la pareja significan un riesgo para la salud, y por lo general los infieles suelen no tomar las debidas precauciones. La persona decide continuar su relación con el infiel, debe asegurarse que no este no contrajo alguna enfermedad de transmisión sexual.

No es lo mismo

Una relación es como una taza de porcelana, una vez que se rompe, así se peguen los pedazos con el mayor cuidado, nunca más será igual. Después de una infidelidad es muy difícil que la persona engañada se vuelva a sentir igual respecto a la relación. La confianza es muy difícil de recuperar después que una tercera persona entra en la vida de la pareja.

Aquellos que dicen que perdonan una infidelidad por sus hijos, no están dando un perdón verdadero y corren el riesgo de causar un grave daño a sus hijos, su pareja y a ellos mismos.

Mereces más

Cada persona debe valorarse y reconocer su esencia y cualidades, por lo que una de las razones para no perdonar una infidelidad, es que quien ama se merece mucho más que un infiel. Todos merecen a alguien que le ame de verdad y que nunca traicione su amor y confianza.

¿Y tú serías capaz de perdonar una infidelidad? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

Si la información te parece de interés compártela en tus redes sociales para que llegue a todos tus amigos y conocidos.

Somos LeaNoticias.com

Contenido Relacionado