¿Sabes hasta dónde puede llegar el poder de un hacker? ¡Descúbrelo ya!

¿Será cierto que un hacker puede destruirle la vida a cualquiera mientras teclea sin cesar en su laptop? ¿Qué tipo de hackers existen? ¿Criminales o Robin Hoods de la era digital? Descubre aquí la respuesta para ésta y otras preguntas.

hacker

Para empezar debemos romper uno de los mitos más esparcidos sobre los hackers: su apariencia. Para ser sinceros, la imagen de un hombre con una máscara detrás de una computadora no es un hacker. Esta mitificación ha logrado que la mayoría de las personas imaginemos al hacker como una criatura hecha para y por el mal – Nada más lejos de la realidad.

Para algunos, un hacker es aquél que crea un espacio para la libre expresión. Es un programador que decidió divulgar los secretos corporativos más espeluznantes por el simple placer de hacerlo. Para otros, el hacker es quien programa los virus de computadora para atacar a la presa más vulnerable, a los internautas primerizos. ¿Será?

Mito No. 1 El hacker puede atacar cualquier tipo de red en Internet

Tema tan recurrente en el cine, el hacker de las películas es un personaje delgado, casi enfermizo, que viste de manera estrafalaria y prefiere estar sólo con “sus juguetes”. Este tipo de hacker es usualmente empleado por el antagonista de la historia para infiltrarse en alguna red gubernamental con fines malévolos.

Este tipo de representaciones han hecho creer a la gente que los hackers tienen el poder de infiltrarse a los sistemas de defensa de cualquier país y ponerlos en su contra. La realidad es que la red de Internet no es tan sencilla para permitir eso.

La mayoría de las redes de servicios esenciales para una organización o nación trabajan dentro de su propia red para, precisamente, evitar que caiga en las manos equivocadas.

Según comenta un hacker veterano en el portal Cracked, un cibercriminal no puede acceder a ninguna red esencial a través del sitio público de, por ejemplo, el Departamento de Defensa de algún país.

La realidad es que ningún sistema computarizado deja que nadie ajeno pueda ingresar al mismo. “Es como raspar una pared de piedra con una cuchara”.

Mito No. 2  Los hackers son criaturas del mal

Claro, existen hackers que se dedican a robar información a través de varios métodos y distintas razones; sin embargo, la mayoría de los hackers se dedican a analizar la web y todos los códigos que la componen para explotarla de una u otra manera. Unos para hacer un navegador más seguro, y otros para crear sus propias aplicaciones.

Algunos hackers trabajan para atrapar o detener a otros. El término adecuado es Vandalismo Preventivo, una forma de “romper” una web para encontrar sus fallas y arreglarlas para evitar que el usuario tenga problemas de seguridad.

Compañías populares que “retan” a los hackers para detectar fallas en sus productos son Facebook y Google. Estas firmas organizan concursos con premios de hasta 20,000 dólares por encontrar un error en su navegador o red social.

Existen organizaciones de “hacktivistas”, hackers que se dedican al activismo online atacando organizaciones que consideran corruptas mediante ataques de Denegación de Servicio o la filtración de información confidencial.

Mito No. 3  Los hackers son impredecibles soldados de la anarquía

Para muchos un hacker está al servicio de la anarquía y la lucha contra la corrupción de “las instituciones”. Sí, existen algunos cuya única misión es ver destruido un banco internacional con supuestos nexos a algún gobierno corrupto u organización criminal; pero la realidad es que la mayoría de los hackers buscan una forma honesta de vivir a través de la explotación de un servicio o la creación de herramientas para navegar o intercambiar archivos.

Muchos hackers trabajan encontrando virus para las compañías que fabrican antivirus; otros trabajan para mejorar los sistemas de seguridad digital de un banco. El hacking, en su mayor parte, es un trabajo que mejora la experiencia online.

Como muestra de lo legítimo del hacking, existen los hackatons, concursos de hackeo para contratar al mejor programador para sitios como Facebook o Google.

Mito No. 4 Habilidades supersónicas

En las películas los hackers suelen estar pegados a sus múltiples teclados disparando un código tras otro como si se tratara de una ametralladora informática. Los hackers de Hollywood siempre están en una especie de carrera contra el reloj o contra un rival para contrarrestar la seguridad de una red importante. La realidad es que el trabajo de un hacker es más tranquilo de lo que se cree.

La mayoría de los hackers trabaja para compañías informáticas que usan sus servicios para encontrar fallas en sus sistemas

Según la experiencia de varios hackers reales, la mayoría de sus herramientas consiste en “disparar y olvidar”: Se usa un código específico para quebrar otro y se presiona “Inicio”. Es todo. El hacker incluso tiene tiempo de ir por un café en lo que la herramienta hace su trabajo una y otra vez. Si ésta no funciona, simplemente se prueba otra.

Los hackers usan estas herramientas para ver cuáles son más efectivas que otras.

Mito No. 5 Sólo un genio puede ser un hacker

Los hackers no son seres que viven en habitaciones llenas de computadoras, monitores, tubos catódicos y comida chatarra por todos lados. Son personas reales como cualquiera de nosotros que, incluso, salen a las ferias de computación para socializar y reclutar gente para enseñarles programación básica.

El hacking no es un movimiento en donde uno tiene que entregar su vida entera para dominar un código o dos, sino una forma de vida en donde personas apasionadas por la computación están dispuestas a compartir su conocimiento para que el resto de nosotros entienda como funciona un navegador, una página web o un virus.

Existe el “hacking ético” que ayuda a las personas a construir un mejor y más seguro internet. Este tipo de personas son las que consiguen un trabajo en el ramo de la informática y ayudan a su compañía a contar con un mejor sistema de archivo – o a apagar y prender su módem cuando “el internet se va”-.

“El hacker malvado”

Por otra parte, existen hackers que consideramos “malos”. Esas personas que preferimos visualizar como internautas encapuchados detrás de un poderoso ordenador y un monitor lleno de código malicioso cuyo único fin es fabricar un malware que infecte nuestras computadoras.

No negamos que hay peligros en Internet, y estos son creados por lo que podríamos considerar “hackers”; sin embargo, debemos aclarar que la mayoría de las ciberestafas y los anuncios de “Ganaste un millón de dólares por no hacer nada” no son creados por hackers expertos que al primer clic pueden acceder a tu álbum familiar, sino por criminales con cierto conocimiento en el tema que decidieron poner sus habilidades al servicio del delito.

Un verdadero hacker vive de su conocimiento y habilidades, no de engañar a los internautas.

También hemos escuchado que incluso se puede controlar una cámara web a través de internet; sin embargo, una cultura de prevención y el conocimiento de que la mayoría de nosotros no somos el objetivo de ningún hacker, puede tranquilizarnos al respecto.

Los hackers tienen muchas limitantes, y estos no tienen el poder de vigilarte en cuando te conectas a internet. Sólo el conocimiento del tema y una actitud preventiva harán que tu experiencia online esté libre de inconvenientes.

[Fuente: terra.com.pe]

Contenido Relacionado