Sorprende lo rápido que la mente se adapta a las interfaces cerebro-computador - LeaNoticias.com

Sorprende lo rápido que la mente se adapta a las interfaces cerebro-computador

Pequeños electrodos colocados sobre o dentro del cerebro permiten que los pacientes interactúen con ordenadores o controlen miembros robóticos simplemente pensando en la ejecución de dichas acciones. Esta tecnología podría mejorar la comunicación con las personas de su entorno y la calidad de vida para personas que están paralizadas o que han perdido la capacidad de hablar a causa de un derrame cerebral o de una enfermedad neurodegenerativa. Pero, ¿cuán difícil es adaptarse a la interfaz y cuánto tarda el cerebro en dejar de destinar a tal adaptación los recursos extra que emplea cada vez que aprende una tarea nueva?

img_14380

Unos especialistas de la Universidad de Washington en Seattle han abordado esta cuestión, demostrando que cuando los humanos usamos una interfaz cerebro-ordenador el cerebro se comporta de modo muy similar a cuando emplea habilidades motrices simples tales como darle una patada a una pelota, apretar teclas de un teclado o mover la mano de un lado a otro para despedirnos de alguien. Aprender a controlar un brazo robótico o una prótesis podría ser casi como un acto reflejo e instintivo para la mayoría de las personas que están paralizadas.

Este estudio se hizo sobre siete personas con epilepsia severa que fueron hospitalizadas para hacerles un examen profundo en el que se intenta identificar en qué lugar del cerebro se originan las convulsiones. A tal fin, los médicos hicieron una perforación en el cráneo y colocaron una lámina pequeña y delgada de electrodos directamente sobre el cerebro. Mientras los médicos estaban aguardando a que aparecieran las señales de las convulsiones epilépticas, el equipo de Rajesh Rao, Jeffrey Ojemann y Jeremiah Wander llevaba a cabo su estudio sobre la adaptación a una interfaz cerebro-ordenador.

Se pidió a los pacientes que moviesen el cursor de un ratón en la pantalla de un ordenador utilizando solamente su pensamiento para hacerlo. Los electrodos en sus cerebros recogieron las señales que dirigían el movimiento del cursor, enviándolas a un amplificador y desde allí a un ordenador portátil para ser analizadas. En no más de 40 milisegundos, el ordenador calculaba las intenciones transmitidas a través de las señales y actualizaba el movimiento del cursor en la pantalla.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

Los investigadores encontraron que cuando los pacientes comenzaban la tarea, una gran cantidad de actividad cerebral se centraba en la corteza prefrontal, un área asociada con el aprendizaje de nuevas habilidades. Pero después de tan poco tiempo como diez minutos, la actividad cerebral frontal disminuía, y las señales cerebrales experimentaban una transición hacia patrones similares a aquellos observados durante acciones más automáticas.

En otras palabras, hay un gran uso de recursos cognitivos al principio, pero tan pronto como la persona se vuelve más hábil para desarrollar la tarea, esos recursos dejan de necesitarse y la carga de actividad cerebral disminuye de modo notable.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Contenido Relacionado