Tips para salvar tus zapatos mojados

En épocas de lluvia se nos hace muy difícil llegar a casa con los zapatos secos. Cada calzado tiene sus propias reacciones al agua, algunos más graves que otros. Pero para que no te quedes sin zapatos antes de que terminen los palos de agua, te tenemos algunos consejos para rescatarlos.

zapatos

1. Piel. Uno de los materiales más problemáticos. La piel requiere de ayuda inmediata, así que no esperes hasta después para aplicar este remedio.

Rellena el zapato de papel periódico. Asegúrate de que quede bien apretado y no dejes espacios. Esto sirve para que la humedad se transfiera al papel y así evitar el moho.
Cuando termines, el zapato debe estar tan relleno que se sienta duro. Aquí es donde el truco se vuelve especial. Si tu nevera tiene parrilla que se calienta, cuelga los zapatos detrás de ella para que las suelas queden cerca del calor. Déjalos secar ahí por medio día (no más) o, si no cuentas con esta herramienta, cuélgalos frente a un ventilador.
Después de 48 horas podrás volver a usarlos. Si huelen mucho a humedad coloca una cucharada de bicarbonato dentro para que absorba el aroma.

2. Zapatos de goma. Nada complicado. Puedes pasarles un cepillo para quitarles toda el sucio usando jabón para ropa y agua. Para los zapatos blancos puedes usar un cepillo de dientes y pasta dental, ¡funciona muy bien!
Ponerlos a secar al sol, es lo mejor. Pero si sigue nublado puedes sacarles la suela, airearlos un poco con el secador de cabello, dejarlos reposar unas horas y, cuando ya no estén empapados, aplicar el truco del papel periódico. También los puedes secar colocándolos detrás del refrigerador.
Te recomendamos que les quites las trenzas y las laves por separado.

3. Zapatos de plataforma de corcho. Pueden ser difíciles de limpiar. Primero usa agua con jabón y un cepillo para limpiar las tiras superiores, después, usando un trapo, limpia el corcho suavemente en la misma dirección hasta que le quites la mayor cantidad posible de sucio. Usa otro trapo limpio para secar.
Probablemente te quedaron algunas marcas oscuras, que puedes quitar con un borrador suave.

4. Gamuza. Estos zapatos son complicados. Necesitas llenarlos de papel periódico y después usar una toalla de papel para presionarlos por fuera y quitar el exceso de agua. Déjalos secar completamente (sin usar calor) antes de limpiarlos.
Para quitarles la tierra usa un cepillo de dientes limpio y seco, y peina en una sola dirección.

5. Botas. Las botas para la lluvia, aunque no pasa nada si se mojan, también necesitan secarse. Llena un tobo de plástico con piedritas pequeñas y colócalo en la puerta de tu casa. Cuando entres, deja tus botas paradas sobre las piedras para que el agua escurra y se acumule en el tobo, así evitarás encharcamientos.

Fuente: [erikatipoweb.com]

Contenido Relacionado