“Venga a mí que tengo flor” por Alirio Bolívar - LeaNoticias.com

“Venga a mí que tengo flor” por Alirio Bolívar

Durante la transmisión del programa “Aló Presidente” número 355 el señor Hugo Chávez comentó que durante un recorrido por la avenida Lecuna, en Caracas, había visto edificios, galpones, estacionamientos y depósitos sin uso productivo.

“Vamos por ellos, vamos por esos terrenos, porque tenemos que construir allí las viviendas que necesita el pueblo. Si ven un terreno o un galpón abandonado, métanse. Venga a mí que tengo flor”, exhortó el mandatario en el tono jocoso de los jugadores de truco cuando se regodean porque que dominan la partida.

Si alguien tenía dudas sobre quienes propician las ocupaciones ilegales de inmuebles y terrenos, el señor presidente se encargó de despejarlas y a partir de sus recomendaciones el problema se agravó en este país donde la apropiación indebida de bienes se inicia con la Conquista por parte de los españoles. Desde entonces esa plaga ha azotado a los sectores que con su esfuerzo y trabajo generan riquezas para su bienestar, el de sus familias y la sociedad en general.

Nuevamente el tema de las invasiones ocupa la atención de los medios de comunicación que reflejan como centenares de personas se apropian por la fuerza de casas y terrenos, ante la vista gorda de cuerpos de seguridad del estado, fiscales y jueces.

Detrás del asunto hay también un negociado que propician invasores profesionales quienes utilizan como escudo a mujeres embarazadas, niños y adultos mayores para enfrentarlos a las comisiones policiales que tratan de poner orden. Una vez en posesión proceden a la venta de esos espacios. Por supuesto que también hay un juego político perverso que procura alterar el orden público con miras a crear un estado de excepción que le permita al gobierno suspender las elecciones.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La isla de Margarita, lamentablemente, no escapa a esta situación a pesar de los esfuerzos que hace el gobierno regional, consciente de la gravedad del problema social, pero preocupado porque perjudica nuestra condición de primer destino turístico del país. Y como dijo Morel, están arando en el desierto quienes lo acusan de propiciar invasiones, en respuesta a las maniobras del PSUV que en este caso tira la piedra y esconde la mano.

Nos toca seguir el llamado del Gobernador e incorporarnos a la defensa de Nueva Esparta, el estado con mejor calidad de vida del país, donde la mayoría de sus ciudadanos espera con ansiedad las próximas elecciones para sacar del poder a populistas irresponsables. Entonces será el pueblo el que a todo pulmón gritará: Venga a mí que tengo flor.

 

a Opinion

Contenido Relacionado