Vivir cerca de una carretera aumenta el riesgo de muerte súbita cardiaca

Un factor de riesgo para la muerte súbita cardiaca tan importante como el tabaquismo, la dieta o la obesidad. Así considera un informe de la Asociación Americana del Corazón (AHA) a la proximidad de la vivienda a autopistas o carreteras con gran densidad de tráfico. Lo dicen en el último de la revista «Circulation», donde advierten que el riesgo es especialmente importante para la mujer.

trafico--644x362

«Es importante que los profesionales de la salud reconozcan que la exposición ambiental puede ser un factor de riesgo subestimado», señala Jaime E. Hart. «Desde un punto de vista población, vivir cerca de carreteras era un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo, la dieta o la obesidad», asegura el investigador del Brigham and Women’s Hospital(EE.UU.).

No es éste el primer trabajo que advierte del riesgo de vivir cerca de una carretera. Hace un año un estudio publicado en «European Heart Journal» y realizado por investigadores del Instituto de Epidemiología del Cáncer de Copenhague (Dinamarca) alertaba que la exposición prolongada al ruido del tráfico elevado podría aumentar el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular o ictus y otro trabajo de la Universidad de la Sorbona señalaba que los niños que viven a menos de 75 metros de una vía pública con mucho tráfico tienen un 14% más de probabilidades de desarrollar asma.

Obesidad y tabaquismo

Los autores de este nuevo estudio ya habían encontrado con anterioridad un modesto aumento en el riesgo de enfermedad coronaria en las personas que residen en las cercanías de las carreteras, pero este nuevo trabajo parece ser el primero en examinar el impacto de la proximidad de la vía con el riesgo de muerte súbita cardíaca. Así señalan que la proximidad carretera podría ser un marcador de la exposición a la contaminación del aire.

En total se han estudiado los datos de 107.130 mujeres (predominantemente de raza blanca con una media de edad de 60 años) que formaban parte del Nurses’ Health Study from 1986-2012. En primer lugar los expertos calcaron la distancia entre la vivienda y la vía y después, de ajustar un gran número de factores, como la edad, la raza, el tabaquismo, la actividad física y la dieta, los investigadores encontraron que el hecho de residir a 50 metros aumentaba el riesgo de muerte súbita cardiaca en un 38% en comparación con las que vive a más menos de 500 metros. Además, explican por cada 100 metros de cercanía a la vía se producía un aumento del 6% en el riesgo de muerte cardiaca. Los investigadores concluyen que la exposición a las vías de comunicación es un factor de riesgo comparable a los principales asociados muerte súbita cardíaca.

El hecho de residir a 50 metros aumentaba el riesgo de muerte súbita cardiaca en un 38%

No obstante los expertos reconocen que no han podido evaluar todos los posibles factores de riesgo asociados con el hecho de vivir cerca de una carretera. También afirman que se necesita más investigación que incluya a hombres y mujeres de diferentes edades, razas y niveles de ingresos, porque casi todos los participantes eran de mediana edad a ancianos, blancos y de clase media.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado