Yuca Amarga: “Democracia a la cubana”, por @Emilio_Guzman

@Emilio_GuzmanSoy de los que piensa que la presencia del dictador Raúl Castro en Venezuela en momentos de crisis es un elemento perturbador. Si bien es cierto que a pesar del abuso de poder en Venezuela aún tenemos y tendremos democracia, más cierto es que en la heredada Cuba no la hay. Jamás caeré en el juego de derechas o izquierdas, las dictaduras son las plagas que carcomen y oxidan las naciones, humillan al humilde, mientras una clase privilegiada se enriquece. Fidel en su momento significo esperanzas para su pueblo pero el poder lo enfermó y los ideales que profesaban en la Sierra Maestra se le olvidaron con la vida burguesa. La tiranía cubana implica soberbia, crueldad y por sobre todo supone la desaparición de las libertades políticas e individuales más elementales ejecutadas ahora por Raúl Castro.

El régimen cubano es una dictadura y para eso, comencemos a argumentar las aberraciones de quien junto a Stalin, Hitler, Mussolini y Saddam Hussein está en el club de las peores dictaduras de la historia de la humanidad.

Al asumir el gobierno de Cuba, Fidel Castro hizo muchas promesas, entre ellas: gobernar provisionalmente por año y medio, (efectuando las primeras elecciones el 30 de junio de 1974, es decir 15 años después), total libertad de prensa (hoy solo circula el Granma) y excarcelación de los presos políticos.    Lo recibieron como héroe y decidieron darle su apoyo. Sin embargo, ahora permanecen esclavizados, y lo que es peor, sin la menor oportunidad de elecciones democráticas libres, debiendo soportar la farsa de elecciones municipales donde lo que se eligen son directivos del único partido, el Comunista, quienes serán los encargados de controlar al resto de la población mediante consejos populares, sapos y G2.

Los cubanos han tenido que soportar más de 50 años sin los más elementales derechos humanos, sin elecciones libres, sin libertad de expresión, sin libertad de prensa, sin libertad religiosa, sin la libertad de salir y entrar a su país.

Sin embargo, a pesar de todo esto, existen dirigentes que siguen diciéndonos que Cuba es un modelo a seguir, la isla se está oxidando, cayendo a pedazos, no es potencia ni en medicina ni en el deporte, solo es potencia en tráfico de menores de edad y drogas.    Se jactan de tener el mejor sistema de salud, pero el habitante común de Cuba, muchas veces no tiene acceso a esa “medicina de excelencia”, sino, basta con apreciar las dentaduras deterioradas de la mayoría de los cubanos, lo que demuestra dos cosas; en primer lugar se puede ver la mala alimentación, y luego, la falta de atención médica.     En la Cuba de los Castro no hay justicia, quien sirva de defensor a un imputado por delitos políticos también será preso.

Cuba tiene hoteles cinco estrellas y centros comerciales pero solo para turistas, en cambio, los cubanos, deben comprar en los “almacenes para el pueblo”, bajo la libreta de racionamiento y permanecer horas en colas bajo el sol para poder adquirir medio litro de leche para sus niños.
La peor plaga de la dictadura es anular hasta la libertad de pensar distinto, motivo más que suficiente para ser condenado perpetuamente.

La isla es un paraíso para los enfermos sexuales, venden las niñas de 12 años como objetos consumibles. Para muestras de confesión del régimen dictatorial, veamos lo que ocurrió entre enero y abril de 1959, alrededor de mil desaparecidos fueron denunciados y juzgados por medio de juicios sumarísimos de los cuales 550 fueron fusilados. La opinión personal de El “Che” Guevara sobre los fusilamientos fue expuesta públicamente ante las Naciones Unidas el 11 de diciembre de 1964:

“Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba”.

Emilio Guzmán Rojas / @Emilio_Guzman

Contenido Relacionado