7 claves que probablemente desconocías para no destrozar tu organismo durante una dieta - LeaNoticias.com

7 claves que probablemente desconocías para no destrozar tu organismo durante una dieta

Inmersos como estamos en marzo, no son pocos los que empiezan a vislumbrar la llegada del verano y deciden «ponerse las pilas» para desprenderse de esos kilitos de más y lucir un torso como una tabla el próximo verano. Por ello, muchas personas buscan en estas fechas una «dieta milagro» que ofrezca resultados rápidos a cambio de no variar apenas su forma de comer. Es verdad que pueden ser efectivas, pero también es cierto que una buena parte de ellas incluyen prácticas que causan daños en el cuerpo de forma irremediable.

dieta-consejos-nutricion--644x362

Entre las «lecciones» más típicas que traen consigo estas dietas, se encuentran las de evitar el pan o ayunar tras haber cometido excesos. Unos consejos que, en muchos casos, solo llevan a aquellos que quieren perder peso a pasar hambre sin perder ni un gramo. O lo que es peor, desprenderse de varios kilos para recuperarlos a los pocos meses de regresar a una nutrición habitual.

En un intento de acabar con estos malos consejos, ABC ha contactado con Leticia Garnica Baselga (licenciada en Ciencia y tecnología de los alimentos, diplomada en Nutrición y dietética por la Universidad San Pablo CEU y directora de «Dietista y Nutricionista») para que nos dé las claves para no destrozar nuestro organismo mientras hacemos dieta.

Las claves del éxito

1-Evitar las «modas» alimentarias

En palabras de Garnica, vivimos en un mundo en el que se suelen ensalzar o criminalizar los alimentos dependiendo de su disponibilidad en el mercado o, simplemente, por «moda». Su consejo es evitar estas corrientes de pensamiento. «La clave es comer de todo, pero saber qué cosas podemos ingerir más a menudo y cuales menos a menudo», señala la experta.

2-Conocer los alimentos

Otro pilar básico para hacer la dieta perfecta es conocer las características de los alimentos y no dejarse engañar por las creencias generales. Un claro ejemplo es lo sucedido con el huevo, cuyos beneficios han estado en entredicho durante muchos años pero que, realmente, cuenta con muchos beneficios para el organismo.

«En el caso del huevo, se ha visto que no estaba tan relacionado con el aumento de colesterol como se creía. Además, la yema tiene vitamina B12, que es muy útil para combatir la anemia, y ácido fólico, muy buena para las mujeres embarazadas. De hecho, este alimento está entre los pocos en los que se puede hallar dicha vitamina de forma natural», explica Garnica.

Otro ejemplo de «modas» o tendencias que se han demostrado falsas es la falsedad sobre la leche de soja que se creó hace algunos años. «Cuando empecé en el mundo de la nutrición se enfatizaban los beneficios de la leche de soja. Se decía que era buena para luchar contra los efectos de la menopausia y la absorción del calcio. Sin embargo, ahora se ha demostrado que no tiene tantos beneficios como se creía en un principio», señala la experta a ABC.

Según afirma, en la actualidad hay estudios que establecen que la leche de soja no aporta beneficios que se le atribuyeron hace algunos años. «Todo el mundo decía que la leche de vaca era malísima, pero ahora la de soja es la gran olvidada, Se ha demostrado que no es mucho mejor que cualquier alimento que tenga fitoesteroles, los cuales ayudan a las mujeres a contrarrestar el aumento del colesterol», añade Garnica.

3-Evitar las dietas hiperproteicas

Otro de los errores más recurrentes en estas fechas es recurrir a dietas que abogan por ingerir un tipo de alimento (usualmente aquellos con proteínas) desechando otros. Este error es absoluto pues, en primer lugar, suele provocar un aumento de peso cuando se vuelve a una dieta normal. «El problema es que en el momento en que tú dejas esta dieta hiperproteica y vuelves a comer de forma normal, el cuerpo reacciona y vuelves a coger peso», afirma la experta.

A su vez, Garnica también cree que estas dietas son «una locura», pues nuestro organismo tiene determinadas necesidades que no se solventan al comer de esta forma. Con todo, señala que esta es su opinión, pues hay algunos dietistas que la recomiendan como una forma saludable de perder peso.

«El problema es que la gente quiere adelgazar ya y lo más rápido posible. Con dietas como la hiperproteica se baja peso rápidamente, pero daña nuestro organismo. El cuerpo, al digerir carne, crea unos compuestos que, si se dan en cantidades bajas, eliminamos sin problemas, pero en cantidades considerables dañan el riñón y el hígado. Puede que no se vean a corto plazo, pero al final terminan provocando problemas en el organismo», explica.

4-Hay que tener claro que la dieta no es algo transitorio

El mayor error a la hora de afrontar una dieta es pensar que solo la haremos durante un determinado período de tiempo cuando, realmente, en la mayoría de casos nos da hábitos que debemos cumplir toda la vida.

«La dieta trata de educarte y busca que adquieras hábitos a la hora de ingerir alimentos. La dieta es un estilo de vida, tienes que encontrar una que te siga siempre y se adapte a tus necesidades», explica.

5-No eliminar alimentos, pero sí cambiar las formas de cocinarlos y sus acompañamientos

Uno de los errores más recurrentes a la hora de llevar a cabo una dieta es eliminar drásticamente alimentos para evitar engordar. «Estamos en una época en la que se enfatiza mucho el consumo de proteínas o verduras dejando a un lado los hidratos de carbono. Evitamos alimentos cuando deberíamos comer de todo, no tiene sentido. Ahora hay una guerra entre los tres pilares de la nutrición (hidratos, proteínas y grasas) y deberíamos intentar llegar a un equilibrio, pues todos son fundamentales», señala la experta.

Un alimento usualmente demonizado es el pan, cuando realmente debe aparecer en la dieta debido a que contiene nutrientes esenciales. «No existe ningún alimento malo malísimo ni bueno buenísimo. Tiene que haber un equilibro en lo que vamos a comer. Hay algunos que debemos no comer tan a menudo porque tienen, por ejemplo, mucho colesterol, pero no por eso debemos eliminarlos, sino que se deben ingerir con cabeza», destaca Garnica.

Además, la experta afirma que hay que saber cómo combinar los alimentos y luchar, en algunos casos, contra las tradiciones. Un ejemplo es la carne roja. Y es que esta se suele acompañar de patatas fritas, kétchup o bacon, cuando realmente debería servirse con verduras como el pimiento rojo. ¿La razón? Cuentan con unos compuestos antioxidantes que contrarrestan a nivel celular los efectos de las grasas saturadas.

6-El secreto es la variedad

«El secreto de una dieta adecuada es la variedad. Si un día hacemos un exceso no pasa nada, pero debe estar dentro de una dieta equilibrada. Tampoco es bueno comer en exceso alimentos considerados más sanos», explica Garnica.

7-Tras excesos, nunca hay que ayunar

Finalmente, la nutricionista afirma que uno de los peores hábitos que tenemos es ayunar tras cometer algún exceso mientras llevamos a cabo una dieta.

«Cuando una persona está haciendo dieta y comete un exceso no debe dejar de comer al día siguiente. Simplemente debe comer algún alimento más ligero de lo normal. Esto se debe a que nuestro organismo se activa cuando ingerimos un alimento y gasta calorías en metabolizarlo. Estoy totalmente en contra de los ayunos», completa.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado