Boko Haram exige un rescate de 300 mil dólares por una misionera estadounidense - LeaNoticias.com

Boko Haram exige un rescate de 300 mil dólares por una misionera estadounidense

Los secuestradores de Phyllis Sortor, una misionera estadounidense raptada a comienzos de semana al sur de Nigeria, han exigido un rescate cercano a los 300.000 dólares para su liberación, según confirmaron fuentes policiales.

Sortor desapareció el pasado lunes del centro educativo donde trabajaba, la academia Hope, situada en Emiworo, en el estado de Kogi, después de que hombres fuertemente armados accedieran al recinto. Desde el comienzo de la investigación, se apuntó a la autoría de delincuentes comunes, no a Boko Haram, debido a la forma de proceder de éstos y la situación geográfica del centro (alejada de los nichos islamistas).

misionera-sortor--644x362

Ya a finales de 2012, un informe de The African Insurance Organisation, institución que agrupa a las compañías de seguros regionales, designaba a Nigeria la capital mundial de los secuestros. El documento denunciaba cómo el país africano contabiliza ya el 25% de todos los raptos a nivel mundial. Sin embargo, ha sido Boko Haram en general, y el secuestro de más de 200 jóvenes de una escuela de Chibok en abril pasado, en particular, quien ha dibujado de forma más absoluta en el imaginario colectivo la relación entre Nigeria y esta práctica delictiva.

No obstante, pese a la creencia general, el secuestro como táctica militar por parte del grupo rebelde es relativamente reciente. En enero de 2012, el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, amenazaba por primera vez con iniciar una serie de raptos contra las esposas de los funcionarios del Gobierno, en castigo por la encarcelación de familiares del grupo islamista (más de 100 mujeres relacionadas con Boko Haram fueron entonces detenidas).

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España y más

La primera captura no se produciría hasta febrero del siguiente año,cuando el grupo revindicaba el rapto de una familia francesa al norte de Camerún.

Días antes, eran los islamistas de Ansaru, facción generada en 2012 por exmiembros del propio Boko Haram, quienes habían abierto la trágica veda con la retención forzada de trabajadores pertenecientes a la empresa de construcción libanesa Setraco.

Negocio millonario

Para el analista local Kingsley Igbokwe, el negocio de los secuestros en este Estado tiene su origen en enero de 2006. En aquel momento, el grupo rebelde Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger (Mend) iniciaba una demoledora campaña en el sur del país contra intereses petrolíferos occidentales.

En este sentido, el propio Gobierno nigeriano reconoce que, en solo dos años, el grupo ingresó cerca de 80 millones de euros en rescates.

Y la situación parece continuar, a pesar de los importantes golpes asestados contra este negocio en los últimos tiempos. Primero, la exitosa amnistía general decretada, en 2009, contra los milicianos del Delta del Níger. Y segundo, la muerte, en diciembre de 2010, a manos de las Fuerzas Armadas nigerianas de Obioma Nwankwo «Osisikankwu», líder de uno de los principales sindicatos del crimen del Estado sureño de Abia.

Los chantajes, mientras tanto, se multiplican. En diciembre de 2012, la firma surcoreana Hyundai pagaba un rescate (presuntamente) de 150.000 dólares para liberar a seis trabajadores secuestrados.

Ese mismo mes, la madre de la ministra de Finanzas nigeriana, Ngozi Okonjo-Iweala, era también liberada tras cinco de secuestro por una banda de delincuentes comunes. A fecha de hoy todavía se desconoce si se realizó algún pago.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado