Cae el precio de la vivienda en Londres por primera vez en dos años

Tras 19 meses de subidas que parecían no conocer límite, el precio de la vivienda en Londres ha caído en el mes de septiembre un 0,1%, según el informe Hometrack. Toda una sorpresa, porque la escalada de la capital inglesa había sido de un 23% desde el 2007. El coste medio de un piso en Londres es de casi 700.000 euros, lo que hace la ciudad inhabitable para muchas familias y jóvenes profesionales, que se ven obligados a instalarse en habitaciones alquiladas en pisos compartidos. Según el estudio de Hometrack, una reputada firma especializada en auditar el mercado inmobiliario y que sirve de referencia a la prensa local, la demanda de casas y pisos cayó en septiembre un 2,1% en el conjunto del Reino Unido.

efe-londres--644x362

El Reino Unido muestra junto con España uno de los mejores pulsos económicos de la UE

La inesperada bajada de los precios podría insinuar el principio del fin de una burbuja inmobiliaria o atender tan solo a factores estacionales, como la incertidumbre creada por la campaña del referéndum escocés, que habría detraído a muchos compradores, o el anuncio del Banco de Inglaterra de que a final de año pueden subir los tipos de interés. A ello se une un endurecimiento de las hipotecas y el hecho de que el aumento del precio de las propiedades iba absolutamente desacompasado del de los salarios. Y eso a pesar de que el Reino Unido muestra junto con España uno de los mejores pulsos económicos de la UE, con la economía creciendo a un ritmo del 3,1% interanual. Hasta junio, el precio de la vivienda en el Reino Unido había subido un 10,4% desde el mismo mes del año pasado.

La sangría económica que supone

La exuberancia del mercado inmobiliario londinense despertó el pasado mes de junio las alarmas del FMI y la Comisión Europea, que señalaron el riesgo de que se estuviese creando una peligrosa burbuja. «El precio de las viviendas es particularmente elevado en Londres y los hogares son cada vez más vulnerables, porque los sueldos no crecen como las hipotecas», advirtió el FMI. Warnick Business School, una de las escuelas de negocios británicas de prestigio, considera que existe un 77% de posibilidades de que el Reino Unido sufra un reventón en el sector del ladrillo. Hablando en abstracto y sin citar a ninguna nación en concreto, Mario Draghi también ha aludido a ese riesgo.

El boom de Londres atiende a dos razones: el atractivo económico de la ciudad, la capital financiera del mundo y un gran escaparate cultural, que atrae un flujo constante de inmigrantes, y las limitaciones para construir nuevas viviendas. La metrópoli está circundada por un anillo verde intocable por motivos ecológicos y en el centro las normas de rehabilitación son muy estrictas, apenas se permite sustituir viejos edificios victorianos por otros más altos de nueva planta.

La agencia inmobiliaria multinacional Savills anunció hace unos días que Londres había desbancado a Hong Kong como la ciudad más cara del mundo para las empresas a la hora de ubicar a sus empleados en oficinas. El coste anual del espacio por trabajador en Hong Kong es de 90.300 euros, mientras que en Londres se va ya a 121.000 euros, tras una subida del 10% en los primeros seis meses del año. Londres es la ciudad más prohibitiva del planeta para las compañías, seguida de Hong Kong, Nueva York y París.

Pasear por los mejores barrios londinenses y observar los escaparates de sus numerosas agencias inmobiliarias es un ejercicio de vértigo. Es absolutamente usual que en barrios como Chelsea o Kensington un piso de dos habitaciones, cocina, dos baños y sala se vaya muy por encima de 1.300.000 euros. Con frecuencia se trata además de pisos rehabilitados en viviendas centenarias, con problemas de corrientes, cañerías y zonas comunes que distan de ser lujosas.

Fuente [Abc.es]

Contenido Relacionado