“Chip a PDVSA para frenar regaladera de petróleo”, por @LesterToledo

FOTO LESTER TOLEDO @LesterToledoÉramos felices y no lo sabíamos. No somos defensores a ultranza de las pasadas gestiones que el chavismo denomina “Cuarta República”, pero en cuanto al tema energético hay comparaciones inevitables ante el desastre que se vive actualmente en PDVSA.

Según fuentes petroleras fidedignas, la producción de crudo antes de la llegada del chavismo llegaba a tres millones y medio de barriles diarios. Hoy, según informes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, sólo estamos produciendo 2,3 millones diarios. Eso, aunque lamentable, no se asemeja al verdadero problema que se suma a la inoperancia de la matriz petrolera: la regaladera energética en el mundo.

Mientras a los venezolanos se nos obliga a racionar nuestro consumo de combustible con la colocación de un chip, más de la mitad de la producción petrolera va a parar a manos de otros países, bien sea por la vía del obsequio, o con condiciones tales que ponen en desventaja los múltiples acuerdos suscritos con más de 40 naciones del mundo.

Los economistas venezolanos estiman que en el país se consumen cerca de 700 millones de barriles por día (B/D), otros 800 millones se venden a EEUU y el resto va a parar a los felices bolsillos de naciones como Cuba, Nicaragua, Irán, Bielorrusia y otros, gracias al manirroto sistema de regalos de la revolución bolivariana.

Según cifras del economista José Guerra, a Cuba se le regalan 100 mil barriles diarios. De estos, los antillanos consumen 70 mil y revenden 30 mil. ¿De dónde sino de la regaladera petrolera pueden negociar los hermanos Castro este crudo?

Otros beneficiados son Nicaragua (27 mil B/D) y Argentina (12 mil B/D) al igual que Brasil, Irán, Bielorrusia, Petrocaribe y muchos otros países y consorcios. Por supuesto estas cifras son difíciles de detectar pues muchos de estos acuerdos se realizan a espaldas del país, en complots secretos. Sin embargo las mismas confesiones del extinto Chávez, quien en varias alocuciones hacía alarde de estos regalos, son evidencia de esta obsequiosa actitud para nada revolucionaria.

Si paráramos los regalos a Cuba que ascienden a tres mil millones de dólares anuales pudiéramos comprar en ese lapso: 2.500 patrullas, 432 camiones recolectores de basura y podrían construirse 87 mil casas, por citar un ejemplo comparativo.

Por eso desde el año 2012 iniciamos nuestra cruzada en contra del chip. Porque creemos que es injusto regalar lo que al pueblo se le quita. Porque mientras los regalos petroleros llenan las arcas de otros países, a los venezolanos pretenden humillarlos con largas colas, restricciones y cientos de trámites que sólo sirven para llenar los bolsillos de algunos contratistas. ¿Quién regula cuantos dólares de la renta petrolera se esfumaron por la vía de CADIVI? ¿Quién regula el negocio de la empresa que compró e instaló los chip en las estaciones de servicio? ¿Quién regula los lujos que se dan los directivos de PDVSA con los recursos de los venezolanos?

Instamos a los zulianos, y no puede haber propuesta más pacífica, a no instalar este chip de gasolina. A no permitir que nos humillen. Que nos racionen. Que nos incomoden la vida para beneficio de contratistas, funcionarios inescrupulosos y la intención manifiesta de propagar el socialismo en el mundo con regalitos petroleros.

Por Lester Toledo.-

Contenido Relacionado

Related Topics